Fútbol, el deporte que reconecta a los hombres con los dioses

Lorenzo Jiménez

Publicado el: 28/04/2021

Publicidad que nos ayuda a mantener el sitio.
Te invitamos a hacer click en el anuncio.
    


Antiguamente el deporte no gozaba de la misma reputación que se tiene como forma de entretenimiento, competencia, y mucho menos como una forma de ganarse la vida. Este se reducía solamente para preparar a los hombres para posibles enfrentamientos en tiempos de paz, así como agradar a los dioses durante los festivales más importantes.

 

                                                               Facebook    



Antiguamente el deporte no gozaba de la misma reputación que se tiene como forma de entretenimiento, competencia, y mucho menos como una forma de ganarse la vida. Este se reducía solamente para preparar a los hombres para posibles enfrentamientos en tiempos de paz, así como agradar a los dioses durante los festivales más importantes.

La era dorada

Fue particularmente en Grecia, donde el espíritu competitivo de sus habitantes y un interés en el desarrollo holístico de la mente y el cuerpo dio pie a las máximas expresiones del deporte en su época. Carreras, combates, luchas y lanzamiento de jabalinas o disco se practicaban en eventos de diferentes ciudades. Pero era cada cuatro años cuando los Juegos Olímpicos atraían a los hombres libres de todas las regiones a ponerse a prueba.

Entre los destacados competidores se encontraba a Milón de Crotona, capaz de levantar un buey adulto en sus hombros; Leónidas de Rodas, cuyo récord olímpico de 12 medallas no fue superado sino hasta 2000 años después por Michael Phelps, e incluso un joven Alejandro Magno involucrado en las carreras de carros antes de tomar a toma velocidad al mundo bajo su poder. El ganador de todas estas actividades era premiado con una corona de olivos salvaje, símbolo del reconocimiento de los hombres y los dioses a su talento.

Con el auge del Imperio romano, la afición al espectáculo y las apuestas de sus ciudadanos incentivó la creación del circo y el emblemático coliseo donde hombres de todas las naciones se enfrentaban para entretener al público a través de combates entre gladiadores, y las carreras de caballos.
Fuera de las caóticas ciudades, en los campos de batalla, los soldados romanos mataban su ocio jugando al Harpastum, un predecesor de muchos juegos de pelota y que guardaba cierta similitud con el rugby y el fútbol, combinando estrategia y fuerza bruta. El juego era rápido y rudo implantándose rápidamente a su llegada a Britania (actual Reino Unido) durante la expansión romana a esas tierras.

Nace un rey

Al igual que el tenis, las carreras de caballo y el criquet, los orígenes del fútbol se deben a los ingleses. Desde el siglo 17 se tienen registros de su práctica como un multitudinario juego (o entrenamiento) entre los habitantes, donde una gigantesca pelota tenía que ser llevada de un extremo a otro de pueblos y ciudades valiéndose de todo lo que hubiese a la mano. Con la llegada de la revolución industrial, el juego reduce tallas pasando a ser entretenimiento de los trabajadores en las primeras fábricas, desde donde despegó hasta ser el fenómeno mundial que cautiva a miles de millones.

El máximo evento de todos, la Copa Mundial, reúne a 32 naciones de los 5 continentes cada cuatro años a disputarse el máximo galardón. Pero, al igual que los griegos, tan larga espera es ocupada con otros eventos de igual prestigio, como los torneos de liga de cada país; la Champions League, una debacle entre los mejores equipos de Europa y, en un similar formato, la Europa League; donde actualmente los equipos italianos como el Milán se ha convertido en una de las mejores apuestas al liderar la fase de grupos pese a su derrota. De hecho, es gracias a jugadores como Romelu Lukaku que mantienen una gran reputación, ya que las predicciones de las apuestas deportivas le sitúan entre los favoritos como máximo goleador. Sorprendentemente, Lukaku no está solo, pues se disputa esta posición con otros grandes goleadores como Cristiano Rolando y Luis Muriel. Sin embargo, ya dependerá del espíritu, la preparación y el favor de los dioses del balompié para decidir al ganador. Tal y como se ha venido practicando a lo largo de la historia del deporte.



Comentarios sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2021. Política de uso de Antroposmoderno