JAMES JOYCE-Cuando el juego con la letra hace un nombre para los siglos

Néstor R. Erlejman

Publicado el: 2002-09-09


       Facebook               Texto en Word 


    


La lectura de los textos de J.Joyce desde la dirección que imprime la enseñanza de Jacques Lacan resulta atrapante,pues permite ubicar cuestiones de la estructura de Sujeto que el Psicoanálisis plantea;



JAMES JOYCE

Cuando el juego con la letra hace un nombre para los siglos

Néstor R. Erlejman*


?Es pues entre el significante del nombre propio de un hombre y el que lo cancela metafóricamente donde se produce la chispa poética, aquí tanto más eficaz para realizar la significación de la paternidad cuanto que reproduce el acontecimiento mítico en el que Freud reconstruyó la andadura, en el inconsciente de todo hombre, del misterio paterno.?

JACQUES LACAN -La instancia de la letra en el Inconsciente ó la razón de Freud

La lectura de los textos de J.Joyce desde la dirección que imprime la enseñanza de Jacques Lacan resulta atrapante,pues permite ubicar cuestiones de la estructura de Sujeto que el Psicoanálisis plantea; y el escrito joyceano, es un testimonio de autobiografía literaria sumida en los juegos de la letra ...que nos lo brinda en un arte con una nueva lógica que brilla por la gramática que inaugura en su especial tratamiento del lenguaje.

Sus textos brindan la posibilidad de ubicar la función del "Nombre-del-Padre" - inscripta en lo Real - en tanto el ordenamiento y ejercicio de goce que ha establecido y autorizado, en lo que J.Lacan llamara la sal del descubrimiento freudiano y la práctica del psicoananálisis, el recurso a la letra, en tanto el sujeto del inconsciente producto del lenguaje, ahí lo leemos... pues ahí habita; y allí eso habla.

Escribe James Joyce:"...Mis antecesores arrojaron su propia lengua para aceptar otra. Permitieron ser sometidos por un puñado de extranjeros, ¿ y te imaginas tú que voy a pagar con mi propia vida y persona las deudas que aquellos contrajeron?..."

Se trata de una posición en relación al misterio paterno, al nombre propio, y la deuda simbólica con las generaciones, que James Joyce despliega en los enigma de su obra.


® El ego de J.Joyce como enigma

Cuando J.Joyce propone su enigma, no es un enigma que provenga del Otro vehiculizado en la pregunta Che voi?.Eso no es para él la cuestión, la función de enigma en J.Joyce es la presentificación en lo escrito del sujeto mismo, instituido por un enigma escrito y propuesto al desciframiento de quienes lo lean, creando personajes que interrogan el enigma de su posición.

Enigma como una enunciación tal que no se encuentra el enunciado, que al elevarse , en Joyce, el enigma a la función de la escritura (R.S.I.) determina la función enigmática del ego de Joyce

Este ego de función enigmática, su arte decir, su escribir , su costura ?mal hecha? de función reparatoria, esta falta de enunciado, significantes que rellenan como picadillo al significado, son la metonimia del enigma.Un escritor otro no crea enigmas...da amplitud de significaciones.

J.Joyce escribe tal que no hay significación, Joyce es el escritor por excelencia del enigma: por eso es ilegible y rechazado,falta un enunciado, no hay significación que venga del Otro, hay una Bedeutung que está forcluída.

Este ego es distinto del ego narcisista.Hay una disolución imaginaria.El imaginario de Joyce en tanto ego,en tanto suplencia fálica, ocupa en forma singular-particular el lugar de la metáfora primordial .Lo que en J.Joyce se verifica es que su ego, este escribir del enigma, metaforiza su relación con su cuerpo.Hay una suplencia dada por un ego enigmático.



® Al goce de la letra joyceana; no se lo comprende se lo lee

Tanto en J.Joyce como en la practica analítica no se trata de comprender sino de leer

Bien ya lo había explicitado en sus inicios, cuando apenas contaba son 16 años de edad, en su ensayo de 1898 , " Los estudios de idiomas" :

"En las historia de las palabras se contienen muchos rastros de la historia de los hombres.......Muy a menudo, cuando los hombres se excitan, parecen perder el don del idioma, balbucean con incoherencia, reiteran las palabras, y sus frases antes son sonido que significado"


Su obra lo sostiene, constituyéndose en sostén fálico y produce hacerse él mismo un libro (book himself), un hacerse por si mismo, querer ser "el espíritu increado de una raza", y da cuenta del enigma que resulta para J.Joyce la cuestión de la función paterna , que se despliega en sus escritos persiguiendo algún orden simbólico que lo sustente... y en "su vida-sus obras escritas" es donde la paternidad, el nombre, la mujer, la descendencia, la sexualidad, la vida , la muerte ; son un real no apresable que inunda y se "impone" en la letra escrita, constituyendo en el legado el acto creador que realiza al saber- hacer con ello, inmerso en el mundo que hay entre la palabra y la letra...pues no es con palabras que se escribe lo real.

Lo que desde el exterior hace llamado; su carácter de impuesto desde afuera...lo impulsará a escribir, en todo caso a pensarlo como escrito...como pensamientos escritos...como pensamientos revelados; que se pueden ir ubicando en sus obras (Escritos críticos literarios, Esteban el Héroe, Exiliados, Dublineses,Retrato de un joven artista, Ulyses) , ciertas expresiones llegaban a él reclamando ser interpretadas. El se decía :"Debo esperar a que la Eucaristía venga a mí.Luego se dedicaba a transformar la expresión, apartándola del sentido común".

En "Esteban el héroe" podemos leer:
"Se las repetía a si mismo hasta que perdían toda significación instantánea para convertirse en vocablos maravillosos"

Son fragmentos fuera de contexto, lonjas de descripción o conversaciones captadas al vuelo en lugares públicos, trozos entresacados de discursos, que extrayéndolos de su contexto, logra desestimar su significación, pues esta solo se sostiene a condición de que un significante esté referido a otros.

En las epifanías desmontan al Otro del sentido común, al Otro del discurso corriente y por este hecho, cargado con el peso de un enigma desconectado del Otro y de los efectos de comunicación. Son un fenómeno tan opaco al que la comprensión llevaría a un callejón sin salida.

Es un saber hacer con la lengua que culmina en una forclusión del sentido. James Joyce, no respeta ni al Otro, ni a la lengua.


Es por medio de la escritura que James Joyce descompone la palabra resultando una deformación tal donde la interrogación se establece es si se trata de liberarse del parásito palabrero, de esas palabras triviales ó se produce una masiva invasión de lo esencialmente fonémico de la palabra, lo polifónico de la palabra, en un permanente ir y venir de homonimias y homofonías. No por casualidad pudo decir Joyce que a causa de su significación trivial, las palabras "le faltan el respeto".

En Finnegans Wake esta destrucción del lenguaje llega más lejos aún. Joyce no solo embiste contra la sintaxis de su lengua sino también contra los elementos de la lenguados deshace, los combina, les inyecta lenguas extrañas.

J.Joyce a las palabras las ha descompuesto, enlazado, hachado, anudado y finalmente las entrega como letra escrita. De ahí un imposible a descifrar que impulsa el equívoco hasta lo ininteligible.



En esa perspectiva podemos leer: ?...Bloom enlazaba, desenlazaba, anudaba, desanudaba... Inundación de caliente jaleojalea lámelotodo secreto fluía para fluir afuera en música, en deseo, flujo oscuro para lamer, invasor. Tocarla, toparla, tentarla, tirarla. A tope. Poros a dilatar dilatándose. Top. el gozo de tocar el calor el. Top. Derramar sobre compuertas chorros derramados. Inundación, chorro, flujo, chorro de gozo, latido top-top.?

En "Retrato de un artista adolescente" se lee:
"Encarnaría altivamente en la libertad, y el poder de su alma, como el gran artífice cuyo nombre llevaba, un ser vivo, nuevo, alado y bello, impalpable, imperecedero...".

Esa es la misión que el se dala esperar tan poco del Otro, sospecha de ser o de que él mismo se hace a si mismo lo que se llama un redeemer, un redentor?..., él ha escrito, y esa es la diferencia: en que cuando se escribe, se puede tocar lo real, pero no lo verdadero (la verdad pasa por la estructura de ficción que es el lenguaje y solo se puede decir a medias) , y James Joyce encuentra un goce en ese ejercicio.

Esa imaginación de ser el redentor.... hace considerar a la obra de James Joyce como respuesta, solución a un desanudamiento primordial, que se despliega en sus textos

Difícilmente se deba al azar, que en esa búsqueda, en esa interrogación por la función paterna, que aún sin saberlo J.Joyce que en su producción se ubique la "pregnacia" y "llamado" que la obra de Henrik Ibsen tuvieron en sus textos , en particular el último drama ibseniano titulado "El despertar de nuestra muerte" - ubicable en otras traducciones como "Cuando despertemos los muertos" - ; que da lugar a lugar a "El nuevo drama de Ibsen" del año 1900 , y trazas de la estructura de la obra criticada son ubicables "Exiliados" de 1914; ó cuando se dirige a la obra de W. Shakespeare, en especial a ?Hamlet?.

En el "Ulises", se puede leer:
?El cadáver de John Shakespeare no anda ahí por la noche. De hora en hora se pudre y se pudre. Descansa, desarmado de paternidad, habiendo transmitido ese estado místico a su hijo.?

?La paternidad;. Es un estado místico, una sucesión apostólica, del único engendrador al único engendrado... Sobre la incertidumbre, sobre la imposibilidad...Amor matri... quizás sea la única cosa verdadera de la vida... La paternidad quizás sea una ficción legal..."

?Así a través el padre inquieto resplandece la imagen del hijo que no vive?
?...Un padre... es un mal necesario."


En el ensayo "Epilogo para Espectros de Ibsen" del año 1934, cuando contaba ya 52 años J.Joyce traza la figura del libertino padre, compuesto por el difunto rey shakespireano y el bribón ibseniano.Donde se lee de su relación singular con la mujer y la "fidelidad" , que en las "Cartas a Nora", en el "Ulises" y en este poema insiste :

"Paternidad, tu nombre da alegría
cuando el prudente señor sabe de quien es quién."

Hay una compensación de esta dimisión de la función paterna, en el hecho de que Joyce se haya sentido imperiosamente ?llamado? a que el nombre que le es propio le sea rendido el homenaje y se ocupen del mismo al menos los universitarios durante nada menos que trescientos años.

En J.Joyce la significancia en tanto escrita da cuenta de cómo se resuelve en el genio irlandés la función forcluída de la fonación (soporte del significante- vehículo del Nombre-del-Padre en tanto pulsión invocante)

Es en el Ulyses donde leemos?...Pero el que me hurta mi buen nombre... Ha escondido su propio nombre, un hermoso nombre...??...?

O en "Retrato de un artista adolescente" :
"...ahora más que nunca le parecía profético aquel extraño nombre que llevaba" (....) "ahora el nombre del fabuloso artífice...." ,

La cuestión es la siguiente: si lo que él escribe, es la consecuencia de lo que él es, ¿ hasta donde llega eso? lo importante es que eso habla... lo que se hilvana en el texto de Joyce, en sus obras fundamentales da lugar a que no parecen piezas definitivas sino permanentes hilvanes a la espera de un abrochamiento final, un limite del cual no dispone.

Vasta obra que desde la recopilación "Los Escritos Críticos Literarios" hasta el "Finnegans Wake"; produce letra escrita, "significancia escrita", dando lugar a lo que J.Lacan denominara sinthome.

Es su arte-decir, su ego enigmático , su obra escrita y publicada, la que le ha brindado un nombre y un lugar en la cultura, que se sostiene en la hipótesis lacaniana formulada en el Seminario 22 : "... quizás podamos precisar que después de todo, no sea sólo lo simbólico lo que tenga el privilegio de los Nombres- del-Padre. No es obligado que la nominación esté conjunta al agujero de lo simbólico ..."

En tanto su arte-decir es nombrante, en el ?Ulises? podemos ubicar :
?... En el intenso instante de la imaginación, cuando la mente, es un ascua que se extingue, eso que era yo es lo que soy y lo que en posibilidad puedo llegar a ser",

ó en en el ensayo sobre los "Espectros de Ibsen " escribe en el final:
"Ni tampoco, si no hubiera sido todo lo que fui,
Débil, lujurioso y un perdido,
Hubiera habido mundiales aplausos
Ni nada sobre lo que escribir, maldita seas."

No se trata de establecer que cosa en lo que escribe pertenece a un orden poético antes que a las palabras impuestas; que es meramente fruto de un estilo literario deliberado y que del orden de ese arte-decir que cumple función de suplencia, de todos modos ha sido cubicado para ser leído, ha tenido un lugar de circulación en la cultura; y ésta es la vía por la que con su sínthome, su juego con la letra hizo un nombre para los siglos de los siglos.

*Psicoanalista, Miembro de Discurso <> Freudiano, Escuela de Psicoanálisis










Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno