LA EVOLUCIóN DE LA ESPECIE HUMANA

Fabio Santibañez
Fabio346@gmail.com Publicado el: 05/10/10

Publicidad que nos ayuda a mantener el sitio.
Te invitamos a hacer click en el anuncio.
    


El sistema Proceso Evolutivo del sistema Especie Humana, como el de otros sistemas, ha sido considerado, hasta ahora, como un proceso del que los seres humanos sólo podemos ser pacientes espectadores. Tal como sucedería con otras especies, en la nuestra tendrían mayores oportunidades de sobrevivir sólo los más capaces de sortear los requerimientos más fuertes del sistema-entorno en donde nos damos, por lo que la competencia, el poder, serían una necesidad. En este contexto, ‚??evolución‚?? sería entendida como una suerte de colador por el que pueden pasar sólo algunos sistemas, ya sea un sistema especie o un sistema miembro de una especie, pero en ningún sentido una instancia positiva de ‚??evolucion‚?? de los mismos.

      Facebook   


LA EVOLUCIóN DE LA ESPECIE HUMANA

Fabio Santibañez
Fabio346@gmail.com

El sistema Proceso Evolutivo del sistema Especie Humana, como el de otros sistemas, ha sido considerado, hasta ahora, como un proceso del que los seres humanos sólo podemos ser pacientes espectadores. Tal como sucedería con otras especies, en la nuestra tendrían mayores oportunidades de sobrevivir sólo los más capaces de sortear los requerimientos más fuertes del sistema-entorno en donde nos damos, por lo que la competencia, el poder, serían una necesidad. En este contexto, ‚??evolución‚?? sería entendida como una suerte de colador por el que pueden pasar sólo algunos sistemas, ya sea un sistema especie o un sistema miembro de una especie, pero en ningún sentido una instancia positiva de ‚??evolucion‚?? de los mismos.

Pero si mentamos a las especies en la perspectiva de los sistemas complejos, caracterizados por un patrón de ordenamiento no-lineal, veríamos a la evolución como una instancia de armonía y cooperación, en vez de competición. En esta perspectiva, los sistemas (como una especie cualquiera) jamás se pensarían no relacionados con el contexto en el que están. Y, en virtud de esa conexión, aquellos sistemas tendrían la posibilidad de evolucionar en armonía ‚??no lineal‚?? con los contextos en los que se dan.

Bajo la posición epistemológica Mecanicista (posición que da sustento a la manera lineal en la que hemos considerado el estado general de las cosas, y a nuestra especie en dicho contexto), es un sin sentido, y hasta una osadía, postular la evolución de nuestra especie como parte de una evolución mayor. De acuerdo a dicho contexto epistemológico, no sólo hemos surgido en este planeta por una suerte de ‚??milagro‚?? fortuito y fuera de lugar, sino también resultaría que es una suerte que tengamos conciencia de cada uno de nosotros, y una utopía tener conciencia de nuestra Especie como un todo.

Las certezas que sostenemos respecto a las demás especies de seres vivos que habitan nuestro planeta, a nosotros mismos y nuestro lugar en el vasto cosmos y, por ende, la manera en que nos organizamos en el planeta en que vivimos, muestran a las claras la valoración de sólo algunos aspectos de la realidad.

asmovimiento de los sistemas, la realidad está constituida, se mueve y se organiza de manera autosimilar (recursivamente). Esto es, cada parte de una cierta totalidad (que es parte de otra totalidad) es siempre similar a dicha totalidad. Piénsese, como vimos, en la forma de un árbol (cada rama es similar a la forma de las ramas más pequeñas que la constituyen, y es similar a la forma de la rama en donde está).

Un copo de nieve, una nube, los principios de la clonación, la organización de los ecosistemas, la costa de Gran Bretaña, una conversación, la relación que se puede establecer entre los seres humanos, los niveles de conciencia, el proceso de la meditación, etc., etc., son también ejemplos de formas Fractales en los sistemas.

1. Atractores.

De acuerdo a esta noción, cada sistema (‚??físico‚??, o no), se mueve hacia ciertos estados de comportamiento que le dan las características primordiales que posee. Hay algunos de esos estados que son comprensibles (como por ejemplo, el estado que da la forma a un círculo), ya que las dimensiones en las que se mueven son muy pocas (en el caso del círculo, dos). Pero, como la mayor parte de los sistemas se mueve en Aleph Uno dimensión (esto es, infinitas elevado a infinitas dimensiones), se dice que tienden hacia estados atractores Extraños, no por ser incomprensibles, sino por ser entendibles en cuanto al movimiento y no en cuanto a la cantidad.

La característica principal de un Atractor Extraño, coincidente con la de Fractal, es que su movimiento tiende a organizarse de manera autosimilar (recursivamente). Piénsese, por ejemplo, en los movimientos (o relaciones) casi invariantes que hacen que se forme el cuerpo de los seres humanos, o un remolino de agua, o una galaxia, un sistema solar, una especie, una sociedad, o una organización social: todos ellos se organizan en virtud de ‚??fuerzas que los atraen‚?? para ser lo que son.


2. Estructuras disipativas.

Como las ‚??cosas‚?? no son sino sistemas inestables de relaciones plegadas sobre sí, entenderlos como Estructuras Disipativas nos da la posibilidad de entender el orden inestable que permite el mantenimiento del Orden en la fluctuación de los sistemas.

En un Estructura Disipativa cambia la estructura (el componente que llamamos ‚??físico‚??), se mantiene el proceso (el sistema que se mueve como totalidad), moviéndose en virtud de un cierto patrón (de una cierta manera). Un Estructura Disipativa es algo que se mantiene siendo ‚??el mismo‚?? (recursivamente hablando), mientras sus componentes cambian continuamente.

Como en los conceptos de Fractal y Atractor Extraño, en la Estructura Disipativa los movimientos que la hacen surgir están determinados por la recursividad. Son ejemplos de Sistemas Disipativos, el cuerpo de un ser humano (ingresa y desecha mucha materia y energía al cuerpo, pero se mantiene siendo ‚??el mismo‚?? en escalas ascendentes y descendentes), un remolino de agua (ya que en él entra mucha agua, sale mucha agua, se mueve de una cierta manera, y, por un ‚??tiempo‚??, se mantiene el remolino como totalidad), una universidad, una ciudad, una especie (como la humana), un cuerpo humano, un ser humano, un Yo, una conciencia, un sistema social, etc., etc.


3. El estado general de las ‚??cosas‚??.

La Realidad, el Universo, el estado general de las ‚??cosas‚??, fluctúa complejamente. Sin importar la escala de atención que utilicemos, el movimiento recursivo es la norma, y no la excepción. En virtud de ello, varios científicos de renombre mundial han propuesto interesantes teoría que nos ayudarían a entender la Realidad y relacionarnos también recursivamente con ella.

4. Nuestro lugar en el cosmos.

Los supuestos de las ciencias actuales, distan mucho de lo que, por lo común, mentamos de la realidad. La realidad propuesta en la actualidad es más profunda, y nuestro papel en ella es fundamental. De acuerdo al nuevo paradigma no lineal, ya no podemos seguir pensando ni organizándonos como si fuésemos como una manzana sobre una mesa. Nuestro lugar en el universo (del que no estamos desconectados), y la manera de organizarnos en él, deben ser repensados, en consideración a todo lo demás: nuestra especie en relación a nuestra razón más vital. Cabe hacer un alto en este punto.

De común, nos hemos considerado como una suerte de sistema aislado en el vasto cosmos en el que estamos. Lo extraño es que, aún cuando somos una parte más de él, nos consideramos algo diferente de todo ‚??natural‚??. Me explico.

Al mirar una colonia de hormigas y sus asombrosas construcciones, nadie estaría dispuesto a decir que ellas (la colonia y sus construcciones) sean algo no natural. Al contrario, sabemos que ellas forman parte de un sistema mayor en el que se dan, y al que aportan con su movimiento.

En cambio, respecto a nuestra Especie y sus construcciones, no pensamos así. Es común escuchar que nuestros edificios, nuestras casas, etc. son algo artificial, algo construido por el hombre. Es decir, pensamos y decimos que lo construido por el hombre (y el hombre mismo) no es natural.

Sin embargo, bajo una visión holista de la realidad, se sigue que cualquier ser vivo, junto a sus construcciones y forma de organización, es parte de la realidad. Y eso incluye a nuestra Especie. Obviamente aceptar una perspectiva como la bosquejada aquí no es inofensivo. Los supuestos a incorporar en nuestra mente son radicales. Y las consecuencias que se siguen de nuestra aceptación de ellos también lo son.

Pero, el sistema proceso evolutivo del sistema Especie Humana, como el de otros sistemas, ha sido considerado, hasta ahora, como un proceso del que sólo podemos ser espectadores. Tal como sucedería con otras especies, tendrían mayores oportunidades de sobrevivir los sistemas más capaces de sortear los requerimientos más fuertes del sistema-entorno en donde se dan, por lo que la competencia sería una necesidad, más que una posibilidad.

En este contexto, ‚??evolución‚?? sería entendida como una suerte de colador por el que pueden pasar sólo algunos sistemas, ya sea un sistema especie o un sistema miembro de una especie, y en ningún sentido una instancia positiva de ‚??crecimiento‚?? de los sistemas, fundamentada en la cooperación.

Pero si mentamos a las especies en la perspectiva de los sistemas complejos, caracterizados por un patrón de ordenamiento no-lineal (esto es, en jerarquía no piramidal), veríamos a la evolución como una instancia de armonía y cooperación, en vez de competición.

En esta perspectiva, los sistemas (como una especie cualquiera) jamás se dan no relacionados con el contexto en el que están.
De la misma forma, los sistemas conscientes de sí (como cada uno de los miembros de nuestra especie), tendrían no sólo la posibilidad de evolucionar, sino, y más fundamental, la obligación de evolucionar, conscientes del contexto en el que se dan junto a los demás.

Obviamente, los sistemas especies (como la Especie Humana), constituidos por sistemas conscientes de sí (como un ser humano), estarían en esta dinámica de evolución.

Así, se seguiría que la evolución de nuestra Especie se enmarca de una evolución Mayor: la del sistema Universal.

Ya que, en el fondo, la Especie Humana, un Ser en particular de ella, un árbol, un cardumen de cualquier tipo de pez o una Bandada de cualquier tipo de ave que habita en nuestro Planeta, una Colonia de Hormigas, un Vegetal, un conglomerado de Bacterias (incluso un Remolino de agua), una Ameba (también las Ideas que pensamos los humanos ‚?? y otras aún más abstractas que no podemos pensar, y que son más abstractas) todos ellos tienen un punto en común.



Comentarios sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2019. Política de uso de Antroposmoderno