Un tribunal como Dispositivo Patriarcal:

Anita Peña Saavedra
anitaypunto@gmail.com
Publicado el: 14/04/08


       Facebook               Texto en Word 


    


¿Quien controla tu cuerpo? Un tribunal, la decisión de 10 magistrados del tribunal constitucional de Chile, que resuelve 5 contra 4 votos y una abstención terminar con la planificación familiar en Chile. Esta miserable votación, absurda y misógina, hace oídos sordos de la búsqueda por la “recta justicia”.


Miércoles 2 de abril:
Un tribunal como Dispositivo Patriarcal:
Entre una Democracia encubierta y el Control de nuestros cuerpos
“bipolítica del disciplinamiento”

Por Anita Peña Saavedra

¿Quien controla tu cuerpo? Un tribunal, la decisión de 10 magistrados del tribunal constitucional de Chile, que resuelve 5 contra 4 votos y una abstención terminar con la planificación familiar en Chile. Esta miserable votación, absurda y misógina, hace oídos sordos de la búsqueda por la “recta justicia”.

El Tribunal que debe velar por la constitucionalidad del marco legislativo de nuestro país, se sitúa como dispositivo que restringe la autonomía de nuestros cuerpos, “mujer”, con esta votación el Tribunal ha bailado al son de una destemplada cueca fascista. A este tribunal se le otorga el poder de decidir a quien le corresponde tu vida, a quien le corresponden tus decisiones. ¿Será indispensable la consulta al tribunal sobre las materias de políticas públicas de salud? ¿Será requisito que ante un tribunal se discuta la designación de lo que es determinación femenina? ¿Debe un órgano Judicial del Estado actuar como panóptico del cuerpo del 50% de la sociedad?

La decisión del TC (Tribunal Constitucional), que estipula la no entrega de fármacos que contengan Levonogestrel, por considerarlo ignorantemente en contra del derecho vida, y el termino del uso del los dispositivos Intra Uterinos como la T de cobre (conocido como el tratamiento), es una arbitrariedad absurda y caprichosa por parte de la autoridad judicial, que complace ideas dogmáticas y fundamentalistas de una minoría de la sociedad, llamados grupos pro-vida, representados por 32 diputados de la alianza por Chile que interpusieron este recurso.

Las decisiones caprichosas se escapan con sangre de la búsqueda por la justicia, pues negar que las mujeres podamos acceder en nuestro sistema público de salud a recibir métodos hormonales o tratamiento para decidir cuando ser madres, sólo mueve el crecimiento del mercado clandestino de abortos, con lo cual sabemos que son las mujeres más pobres quienes son víctimas de la violencia de un aborto mal practicado en condiciones de insalubridad, son las mujeres más pobres a quienes afecta de mayor manera una política misógina, ya que son ellas a quienes se les niega una atención cuando llegan a la salud publica con hemorragias tras abortos deplorables, son las mujeres pobres las condenadas por el determinismo biológico de su sexo, son principalmente ellas quienes están encadenadas a la imagen marianista, del padecer e incondicionalidad maternal, son mayoritariamente ellas quienes viven la dictadura del patriarcado de la peor expresión, de la máxima expresión de violencia que es el feticidio. ¿Qué pensó el tribunal para tomar esta decisión? ¿Se basó en hechos o simplemente en probabilidades? ¿De qué causa por la vida hablamos, a caso no se esta llamando a la muerte, si del total de abortos practicados más del 75% de las mujeres corren alto riesgo de muerte?

1) El 58% de las mujeres que se atienden en el sistema publico de salud mujeres que utiliza este DIU, y 42% utiliza métodos Hormonales.

El cuerpo de nosotras ha sido territorio de disputa y control por años, los mandatos, las heterodesignaciones han penetrado las subjetividades, transformando en violencia simbólica los discursos y acciones cotidianas, frases como “él es celoso porque me quiere”, es fiel reflejo discursivo de esta violencia.

El escenario político chileno nos convoca a la rebeldía de decir no más controles, este cuerpo es mío y yo decido, no se debe ser benevolente con practicas que atentan contra la Democracia, que simbólico es para la imagen internacional un Estado con apertura económica, con un riesgo país muy bajo pero que reprime los derechos sexuales y derechos reproductivos de nosotras, ¿Qué vendrá ahora? ¿Qué se nos niegue la posibilidad de obtener condones porque atenta contra la vida? ¿Contra la vida de quién?.

Hay cuerpos que importan más que otros, hay un segmento categorizado como femenino donde el poder circulante lo controlan agencias externas categorizadas con lo másculizante, es en el territorio material feminizante , el cuerpo, donde está la ruptura, donde se plantean las discusiones de éste orden, sabemos que el “cuerpo es político” por lo tanto su control por parte de la agencia es Bipolítica de disciplinamiento, donde a través del cuerpo se cementan direcciones del hacer, del modo de significar la imagen del sexo y el género.

Esta disciplina instaurada ahora con acérrimo valórico secular por parte de la decisión del TC, fortalece la cultura estructurante Patriarcal, y el fascismo de unos pocos.

La discusión en la institucionalidad política hegemónica debe actuar interponiendo una reforma legal para que no ocurran estos sucesos aberrantes en el ámbito de los derechos y garantías ciudadanas, poniendo fin a la decisión tomada caprichosamente por el TC.

Pero nosotras, nos debemos movilizar desde la fuga, desde la Autonomía de la acción colectiva feminista, de lo que no se nombra en la esfera de “la política”, sino en el ámbito de la resistencia de las reconstrucciones del ámbito de “lo político”, donde se accionan redes micro-culturales desde multitudes de discursos, de cuerpos, de subjetividades, es en el espacio de “lo político” donde se tejen rebeldías, donde se critica la normatividad y se resignifica mil veces la democracia.

El cuerpo de las mujeres esta en disputa, los derechos sexuales y reproductivos para el gobierno y la coalición de turno es un problema que desajustan las conciliaciones, pactos y acuerdos otorgados por cuotas a objeto de mantenerse en el poder.

En todos los espacios públicos y privados debe estar la discusión sobre la justicia social y la Autodeterminación de nuestro cuerpo.

Con la decisión del TC hablar de democracia es un referente imaginario, un espejo empañado por el vapor de la injusticia y desigualdad social, un lugar que debe ser cuestionado, debemos visibilizar las contradicciones de un grupo que pretende guardar el derecho a la vida, a costa de la muerte y el riesgo social de más del 60% de la población femenina, porque el restante es la elite, que paga un “trabajito” en condiciones de higiene y seguridad.

La política de salud pública sobre planificación familiar, no es sólo un tema que convoca a cuantificar a cuantos hijos o hijas queremos tener, si no qué país queremos, qué democracia practicamos y en qué nivel de justicia social nos desarrollamos.

El número de los 32 diputados representados por el Abogado Jorge Reyes que interpusieron el recurso, Juan Colombo Campbell, José Luis Cea, Raúl Bertelsen, Marcelo Venegas y Mario Fernández, los 5 magistrados que votaron a favor de retroceder 50 años la políticas de planificación familiar, corresponden al conservadurismo esclerótico, misógino y coercitivo, que actúa con propiedad en las tablas de la política Chilena.

La organización autónoma feminista es la alternativa de liquidar el panóptico patriarcal, no negociaremos nuestros derechos, no conciliaremos a quien recae el control de nuestros cuerpos, este cuerpo es mío, estaremos en la disputa ejerciendo desajustes a la estructura normada, de-construyendo cada proyecto, creando nuevas posibilidades de expresión desde nuestras multitudes resistentes, firmes y activas.



México, Abril 2008








Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno