ELOGIO DE LA INDISCIPLINA*

Gabriel Amos Bellos
gabellos@gmail.com
Publicado el: 24/01/08


       Facebook               Texto en Word 


    


Cuando la Modernidad impone la exigencia de una percepción sujeta a los parámetros de la razón, de un lugar privilegiado de enunciación, y de una perspectiva universal de observación, la ilusión de ver con el ojo de Dios instaura un sujeto ciego a sí mismo y a sus condiciones de existencia y de producción de saber.


Gabriel Amos Bellos
gabellos@gmail.com
Lic. en Psicología; Auxiliar Graduado
de Historia de la Teoría Antropológica
Carrera de Arqueología – F.Cs.Ns. UNT

Cuando la Modernidad impone la exigencia de una percepción sujeta a los parámetros de la razón, de un lugar privilegiado de enunciación, y de una perspectiva universal de observación, la ilusión de ver con el ojo de Dios instaura un sujeto ciego a sí mismo y a sus condiciones de existencia y de producción de saber. Suele ser Descartes quien carga con esa culpa, aunque fuese especialmente Kant quien postulara unas condiciones formales del conocimiento no vinculadas a la experiencia, los textos o los discursos, sino a la propia estructura cognitiva de un sujeto trascendente. El momento fundante para las Ciencias Humanas surge con un par de siglos de mora, cuando las condiciones creadas por las prácticas discursivas mismas de la Modernidad, vuelven
necesario hacer pasar a ese sujeto al otro lado de su propia impoluta mirada, como objeto.

Desde entonces, propone Foucault, el Saber podría describirse configurando un triedro: en una cara se explayarían bidimensionalmente las ciencias matemáticas y físicas; en otra, la lingüística, la biología y la economía; en la tercera, la reflexión filosófica. A lo largo de las tres líneas definidas por el encuentro de estos planos, se extenderían unidimensionalmente la formalización del pensamiento, lo matematizable en las ciencias empíricas, las diversas ontologías... Las ciencias humanas se repartirían nebulosamente en el volumen así delimitado, situación que justificaría lo persistentemente difuso de su rango.

Frecuentemente minorizadas, émulas del método y celosas siempre de la potencia explicative de sus hermanas mayores, pretenciosas de objetividad justo cuando la Física renunciaba a ella, útiles -aunque poco deseadas- hijas tardías de la Razón y el Progreso, debieron para colmo de males afrontar la crisis de objeto de los '60, la de paradigma de los '70, la del sujeto de los '80, sufrir en los
'90 el doloroso deceso de su padre y las humillantes dudas sobre la virtud de su madre, y asistir atónitas al reiterado fracaso de sus promiscuas primas multi, inter y trans-disciplinariedad.

Les falta rigor, se afirma, y -como si fuese posible- les sobra libertad...

Ceñudos académicos -sinceramente convencidos de ser verdaderos restauradores- sostienen la necesidad de re-disciplinarlas, expurgando el peligroso desvío de los años '80, el emborronamiento de los bordes, la contaminación post-moderna. Para velar por la identidad disciplinar -que temen
severamente amenazada- ejercen un curioso tipo de xenofobia, reaccionando contra cualquier infiltración desde otros campos del saber. En una postura que cabría calificar de fundamentalismo disciplinar, emprenden una defensa de las incumbencias, metodología, campo, objeto, abordaje y límites disciplinares cuyo contenido, énfasis y hasta estilo discursivo se corresponden antes al del
gendarme que al del científico. Y en actitud condenatoria se embarcan en un virtuoso repliegue, de vuelta al supuesto legado de los Padres Fundadores.

Salvo que -y valga sólo como ejemplo- la antropología clásica sentó sus bases respondiendo e interrogando a otras disciplinas, o que aportes cruciales en toda actividad humana vinieron de mano de quienes transgredieronI los bordes disciplinares: algunos fueron, inclusive, seres extremadamente difíciles de situar; de ellos, ninguno se privó de circular entre una ingente variedad de saberes dentro y fuera de las Ciencias Humanas, como Geometría, Historia, Lingüística, Política, Mitología, Lógica, Economía, Filosofía, Física, Psicoanálisis, Artes y Letras.

El tenaz encapsulamiento que recomiendan nunca existió, y mucho menos en el período fundacional, época en que los conocimientos existentes circulaban entre áreas y la exposición de unos discursos académicos a los otros era tan extensa como intensa. Piénsese que Freud y Durkheim -autores inmersos en su tiempo y países- publicaron con sólo un año de diferencia (1913 y 14) sus modelos teóricos –Tótem y Tabú y Las Formas Elementales de la Vida Religiosa-, ambos tomando clave en las comunidades totémicas para conjeturar aquello que hace posible la convivencia humana y la organización societaria.

Para los años '50, Levi-Strauss dejaba establecido que antropología y psicoanálisis comparten raíz en el Tabú del Incesto... filogénesis y ontogénesis, ambas teorías remiten a un mismo origen la humanidad, la cultura, el sujeto. Mitos de creación en culturas muy diversas replican el simbolismo -universal, según parece- de una expulsión del paraíso, fundante de la ley que inaugura el mundo; tal escena originaria instaura una ratio: establece posiciones, distribuye interdicciones e impone roles, valores y atribuciones, poniendo al poder a la base de todo lo propiamente humano.

Ninguna de las Humanidades puede desde entonces librarse de indagarlo, no sólo en sus aspectos constrictores, sino además -y tal vez con énfasis mayor- en su vertiente propiciadora.

Pero en las actuales condiciones de producción de saber, el poder se expresa bajo la forma de un sistema de autoridad que asume en nombre de la comunidad científica el deber de establecer -externamente y para toda área- los parámetros para juzgar lo que es un problema y lo que no, y -peor, si cabe- lo que es o no Ciencia. Muy al gusto de los restauradores fundamentalistas (quienes le atribuyen una mítica tradición) lo que últimamente llámase rigor científico está siendo definido conforme a lineamientos epistemológicos anglosajones, que con no poca frecuencia tienden a confundir tecnología con ciencia II. Delineando esta desolada topografía de fronteras disciplinares claramente demarcadas, hiperespecialización y comunicaciones abstrusamente indescifrables para los legos -quienes por contraste viven en cotidiano y fluido diálogo con las tecnologías más avanzadas-, lejos de mí alentar a nadie a ninguna pretendida revolución científica: antes llevo -con elegancia, espero- la intención de eludir ese fácil pero riesgoso resbalón hacia la ingenua dialéctica kuhneana, porque me es claro que todo paradigma, por serlo, no puede sino ser -en el mejor de los casos- conservador.
Apenas estoy aquí atreviéndome a sugerir que -como en el período fundacional- todavía en esta era de las sociedades de control y quizás más propiamente en ella que en ninguna otra, cualquier aporte trascendente al discurso sobre lo humano -al conocimiento racional y transmisible de lo humano- probablemente tenga por condición de posibilidad una metódica, rigurosa, formalizada y
sólidamente fundada falta de disciplina.-



*- Para ser discutido en el Simposio ANTROPOLOGIA SIGLO XXI. CRUCE DE SABERES, organizado por el Instituto de Estudios Antropológicos y la cátedra de Antropología Filosófica. Museo de la UNT; 13 y 14 de agosto de 2007.

I- Cambiando en mis enunciados lo que haya que cambiar, lo que afirmo podría aplicarse a cualquier campo.

II- Malinowski -gusto fantasear- diría que es por no haber tenido en su origen religión, sino magia...



BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:
- DELEUZE, Gilles: Diferencia y repetición; Amorrortu, Buenos Aires, 2002.
----- “Posdata sobre las sociedades de control” en Ferrer, Christian (Comp.) El lenguaje literario, Tº 2,
Ed. Nordan, Montevideo, 1991.
- FOUCAULT, Michel: (1966) Las palabras y las cosas; Siglo XXI Buenos Aires,1968.
- GARCES, Marina: (2005) “La vida como concepto político: una lectura de Foucault y Deleuze” en
Athenea Digital, 7, 87-104. Disponible en http://antalya.uab.es/athenea/num7/garces.pdf




Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno