Teoría atómica del malhumor.

Ricardo Pérez
ricardoperez649@yahoo.com
Publicado el: 03/11/07


       Facebook               Texto en Word 


    



La teoría atómica del malhumor presentada magistralmente por el fallecido periodista venezolano Arístides Bastidas, quien en vida fuere acreedor de numerosos reconocimientos entre los que figuran: Premio nacional de periodismo 1962, premio




Arístides Bastidas.
12-03-1924. –23-09-1999.
Por: Ricardo Pérez. 26/07/2006.
Publicado en: http://www.unex.es/sociolog/BAIGORRI/portico.htm.1/08/2006 17:20 / http://miguelcancio.com/ 1/08/2006 17:42/ es.wikipedia.org/wiki/Sociología.08/08/2006 3.16 PM.
Antroposmoderno.com © Copyright 2005, 07’04 2007 3.00 PM.

Teoría atómica del malhumor.

ricardoperez649@yahoo.com



Nació un 12 de Marzo de 1.924 en San Pablo, Estado Yaracuy, cuna de hombres Ilustres. Reportero, periodista e investigador científico, Prodigioso autodidacta que sin haber cursado enseñanza superior, era profesor honorario de varias universidades y sobre su figura se han hecho tesis doctorales y otros estudios y se han publicado biografías. Escritor de: El Átomo y sus Intimidades, Científicos del Mundo, Aliados Silenciosos del Progreso, El Anhelo constante, Los Órganos del Cuerpo Humano, La Ciencia Amena, etc. Fundó en 1969 la Asociación Iberoamericana de Periodismo Científico. Ganó dos veces el Premio Nacional de Periodismo, El Premio Latinoamericano de Periodismo Científico “John Reitermeyer”, varias veces el Premio Municipal. Ganador del prestigioso certamen Kalinga, otorgado por la UNESCO, considerado el Premio Nobel de la divulgación científica, recibido entre otros por Julián Huxley, Beltrán Russell y Augusto Pi Suñer. Horas antes de su muerte, un 23 septiembre de1992, llegó a saber que había sido premiado por la Universidad de Florencia con el “Capire,” Premio Internacional para un Futuro Creativo.



Teoría atómica del malhumor. Arístides Batidas.
Por: Ricardo Pérez. 26/07/2006.


La teoría atómica del malhumor presentada magistralmente por el fallecido periodista venezolano Arístides Bastidas, quien en vida fuere acreedor de numerosos reconocimientos entre los que figuran: Premio nacional de periodismo 1962, premio Latinoamericano de periodismo científico John Reytermeyer 1970, orden francisco de Miranda en primera y segunda clase, orden Andrés Bello primera y segunda clase, condecoración como miembro de honor del instituto de cultura Hispánica conferido por el Gobierno de España 1976, y quien fuere nombrado profesor honorario de la Universidad Central de Venezuela 1975, de la Universidad Simón Bolívar 1979 y de la Universidad Simón Rodríguez 1979. Hace mención en su obra: el átomo y sus intimidades:


´´Los iones, átomos anormales que a veces nos quitan la calma y a veces nos estimulan la alegría de vivir ´´ Pág. 74.


Sin embargo, dicho texto versa sobre el conocimiento de la energía nuclear y las intimidades relacionadas con el átomo. A nuestro modo de ver, consideramos este enunciado como causa suficiente para llamar la atención de cualquier profesional dedicado a la sociología científica y al mundo del conocimiento en general.

Dicho ejemplar contiene, ––de manera muy peculiar––, información detallada sobre las intimidades del átomo y su utilización en los procesos industriales y energéticos desarrollados en centenares de reactores nucleares a nivel mundial.

Resulta importante destacar, que en su prólogo, el Teniente de Navío e Ingeniero nuclear: Leancy Giovanni Clemente, advierte sobre la deuda contraída con el periodista Arístides Bastidas, por parte de los estudiosos de las ciencias nucleares, puesto que a su modo de ver, son muy contadas las publicaciones en español que hablan en forma clara y amena sobre las particularidades de la materia, y en donde Arístides traduce en forma llana y simple los conceptos y definiciones abstractas y complejas que caracterizan el liado mundo de la física y la química, haciendo de este texto, un ejemplar que alcanza a todo tipo de lector.

Comenzaremos por ahora y sin explicar, que el humor es un fenómeno inherente al ser humano. Con ésta premisa: ¿Qué relación existe entre átomo y el ser humano? Lo cierto es, según las palabras de nuestro apreciado autor, todo ser vivo no es otra cosa que el resultado de la acumulación de átomos, y que toda existencia es precisamente esto. Por lo tanto, aunque nos parezca sorprendente, toda materia está compuesta por los mismos componentes básicos, y dichos componentes son los mismos para todo tipo de existencia material. Según lo antes afirmado, por muy diferentes que se nos presenten tales existencias, todos sin excepción contienen protones y electrones en sus estructuras atómicas.

Dentro de estas concepciones, no es menester señalar, que la apariencia de los cuerpos nos engaña de forma muy peculiar, así al creer que el plomo es más pesado que el hidrógeno es cierto; pero la realidad es otra, puesto que el hidrógeno se encuentra por encima del plomo dentro de su clasificación, siendo el hidrógeno el elemento número uno dentro de la tabla periódica. Así no los indica Arístides, en una relación similar del hierro con el oxígeno:


“El hierro tiene una gran significación para la vida animal, pero no por las numerosas partículas de sus átomos, sino porque es un fiel sirviente usado por la sangre para que transporte a nuestro señor el oxígeno hasta las células y las ayude a obtener la energía que nos mantiene en actividad” Pág. 16.


Sentado esto, se dice que la materia en cualquiera de sus manifestaciones, líquida, sólida, gaseosa o plasma, es la suma de neutrones, protones y electrones. Así todo ente es materia altamente organizada y estrechamente conectada por una igualdad que indica que somos partes de un mismo sistema universal.

Dicho sistema, advierte, está compuesto por un número infinitesimal de átomos, los cuales se encuentran en constante movimiento, alegando por demás, que nuestro cuerpo conserva el movimiento que contiene la materia. Así en el día a día de nuestras vidas, desechamos y adquirimos constantemente por medio de los alimentos y la respiración, los elementos necesarios para nuestra subsistencia, entendiendo aquí, que en la vida todo cambia y se mueve en una constante evolución sin tregua.

Creemos por lo tanto, que la interrogante sobre la relación entre ser humano y átomo, queda resuelto del todo en las palabras de Arístides:


“Hay quienes han calculado que un hombre promedio está constituido por sesenta trillones de átomos, es decir, un 6 seguido de diecinueve ceros.” Pág. 16 y 17.



Ya encontrada la relación entre átomos y seres humanos, nos preguntamos: ¿qué entendemos por malhumor?, hallando aquí servida la mesa para entrar en acción en lo que tiene que ver con Sociología, motivados por la realidad que señala que el término al cual hace referencia nuestro autor, no está del todo liberado ni definido, entendiendo al mismo tiempo, que Arístides no lo hizo por no ser éste el tema principal de su libro. Así que decidimos realizar en su nombre dicha labor.


Con la intención de limitar nuestro concepto sobre malhumor, comenzamos haciendo referencia a las múltiples causas que generan los cambios en el estado de ánimo, (término que definiremos posteriormente), y que obviaremos con la intención de avanzar en uno de sus sentidos para finiquitar con este al final. Así vemos que una de las causas que genera los cambios en el estado de ánimo se encuentra en la comunicación verbal. Aunque estemos contentos y alegres, una mala noticia o palabra, puede terminar por derrumbar todo el edificio de energía que nos mantenía contentos. Pero en esta oportunidad, no estamos interesados en explanar sobre las causas psicológicas de dichos cambios. Tampoco estamos interesados en aquellos efectos que produce la visión sobre un acto determinado, el cual, pudiendo ser contrario a nuestro interés o sentimientos, nos afectan de tal manera que pueden sumergirnos en la más profunda de las depresiones. Quizás tampoco nos interese aquellas reacciones sobre los malos olores y las rabietas que pasamos cuando abordamos un autobús, y nos encontramos con algún descuidado personaje, que haciendo uso de su libertad, nos somete a la más terrible de las torturas, obligándonos a disfrutar de su falta de higiene, y que termina por lo general, causando un descalabramiento de nuestro estado de humor. Otra de las causas de cambios de humor o enojos, la encontramos en lo que tiene que ver con el sentido del gusto, en ocasiones, algún amigo de la infancia puede colocar a escondidas algo de salsa picante en uno de nuestros platos favoritos y, aunque sea gracioso, la sensación que produce genera una transformación en nuestro rostro, que termina por enojarnos, auque por decencia demostremos lo contrario. Pero ninguna de las causas anteriores nos sirven en la teoría del malhumor, y si alguna se asemeja, es aquella que se refiere con el sentido del tacto y el dolor, así vemos como nos causa un gran enojo una quemadura con la sartén, este dolor captado por el sistema nervioso central, produce un efecto repulsivo que en ocasiones nos lleva a decir alguna mala palabra, y por ser esta causa muy parecida a la que ocasiona los cambios en el medio ambiente sobre nuestro humor, resumimos que en éste caso, hacemos hincapié en el efecto climático derivado por los cambios brusco de humedad y presión atmosférica, que son percibidos por el sistema nervioso central, ocasionando cierto desequilibrio en la materia con que estamos hechos, perdiendo cierta estabilidad que desemboca en un cambio el cual es denominado como malhumor, y que este se caracteriza principalmente por volvernos hoscos y obstinados.


Por ahora nos interesa definir con rigurosidad cuales son las características esenciales del humor, y que entendemos cuando hablamos de él. Así deducimos, que cuando platicamos de ánimo, comprendemos sobre la premisa de estado, y que este se remonta a situaciones o condiciones determinadas, por lo tanto: queda entendido como la condición anímica para realizar una actividad, aunque en ocasiones se dirija también a mantener o soportar la existencia humana misma, siendo frecuente las expresiones como: “No estoy de ánimos para eso” o “tengo el ánimo por el piso”. Así vemos que en ocasiones versa sobre acción y en ocasiones sobre un simple estar o existir.


Pero el concepto sobre ánimo nos remonta al de alma, este a su vez nos obliga a refugiarnos en los conceptos que tienen que ver con el de atmos, que en resumidas cuentas indican la presencia de energía, la cual fue identificada así en los libros sagrados de la India. De igual manera sintetizamos, que el humor involucra a cierto estado de ánimo y a el uso de la energía que nos mantiene vivos, y que las variaciones en el flujo de esta energía, es captada por el sistema nervioso central, ocasionando diferentes estados de ánimo que terminan reflejándose en nuestro humor, por lo tanto, el humor no es otra cosa que un estado de ánimo determinado por las variaciones de energía, y que tiene que ver con las ganas de realizar una actividad de manera alegre. Así podemos incluir para finalizar, que es esa fuerza de voluntad con que vivimos día a día, y que al variar, se desplaza a su extremo opuesto, que nos hace parecer de repente, obstinados, poco tolerantes y hasta agresivos.


De manera muy jocosa, Arístides nos advierte sobre las dificultades para conocer las estructuras atómicas, y nos habla sobre los enigmas y misterios que se esconden en sus intimidades. Así nos dice que el pensamiento religioso considera que lo inexplicable justifica la presencia de Dios, y que en contraposición, la dialéctica materialista (Karl Marx) rechaza tal afirmación, puesto que sugiere, que lo inexplicable se hará explicable aunque siempre exista parcialidades aún desconocidas, pero que con el tiempo, dichas realidades serán conocidas por nuestros sentidos. Sin embargo, cierto es que mientras más se sabe, se sabe que se sabe menos, aunque parezca un trabalenguas.


La inmensidad del universo es tan impresionante como la del átomo, en particular afirmo, que inferir es deducir y deducir es inferir, y la razón porque lo digo se basa en que el universo es tan infinito como lo diminuto del átomo. Por lo tanto, vemos que las posibilidades de conocer el universo son tan remotas como internarse en los átomos. Sin embargo, errar es de humanos, Niels Bohr y Rutherford creyeron llegar al núcleo, pero ya en la actualidad se sabe que existen otras divisiones en su interior y que este es atravesado constantemente por partículas cósmicas llamadas neutrinos que viajan en línea recta a trescientos mil kilómetros por segundo, por lo tanto, Arístides nos habla sobre el Premio Nóbel Chen Ning Yang, el cual afirmaba que el átomo en un micro universo del cual no sabíamos nada. Arístides suele ser más explicativo:


“Más al continuar la incursión en el referido núcleo encontraron una masa, como el cemento, que unía a los protones con los neutrones. La examinaron y hallaron que tal masa estaba formada por partículas mucho más pequeñas que llamaron mesones. Sin salir de su asombro, los investigadores identificaron los mesones y supieron que habían numerosos tipos de estas partículas.” Pág. 21.


En el mundo filosófico siempre ha triunfado o tenido mayor éxito el idealismo platónico y aristotélico. Sin embargo, es en Demócrito y Leucipo donde encontramos los primeros aciertos sobre el átomo y, aunque su popularidad se deba ciertamente a las bombas de Hiroshima y Nagasaki lanzadas 1945, buena parte de su conocimiento fue deducido por estos dos pacíficos pensadores.

Pero es en el pensamiento marxista donde encontramos todo su desarrollo que afirma que los aspectos inexplicables del conocimiento se subsanaran a medida que la mente humana explore los secretos del universo y de la vida, y que la inteligencia de la materia y su energía, no se deben a explicaciones religiosas de orden divino, sino a la fuerza del átomo para moverse perennemente que permite a los 92 electrones del uranio girar a grandes velocidades sin perder su orden y sin chocar unos con otros, dejando aquí un buen acertijo para los sociólogos que indagan sobre el problema del orden social.

Sin presumir, ahora la pregunta es, ¿quien o qué fuerza mantenía en constante movimientos a sus electrones? Así al bombardear el núcleo de un átomo, que es invisible a nuestros ojos, se introduce cierto desorden en su estructura que termina ocasionando la emisión de una gran fuerza que puede ocasionar daños como los de Hiroshima y Nagasaki, y que ni siquiera un sabio como Einstein pudo dar con tal respuesta. A la par, podemos decir que todo el universo está conformado por átomos de hidrógeno, que es el padre de toda la materia, y nuestro cuerpo se compone en un porcentaje muy alto de este componente.

Lo que si sabemos al respecto, es que ellos se mueven constantemente por electricidad, y que dicha energía es inagotable, pero más cierto es ––y pido disculpa por Arístides y por mí––, que la respuesta sobre el génesis de dicha energía no la hallaremos aquí, puesto que a pesar de todos los adelantos de la nanociencia, nadie sabe sobre su origen. Lo que sí queda claro, es que ellos guardan estrecha relación con nuestra salud, y cualquier deficiencia en su estructura daría lugar a muchas enfermedades, dependiendo nuestra vida ampliamente de su estabilidad y equilibrio.

Sorprendentemente podemos afirmar que existe más oxígeno en el agua que en el aire, pero si quisiéramos respirar de él, tendríamos que tener branquias como los peces. Sin embargo el aire es un océano transparente de grandes e inmensas proporciones, integrado por nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, helio, neón, criptón y zenón. Todos estos elementos ejercen una fuerza increíble sobre nuestros cuerpos, conocida por nosotros como presión atmosférica, que es regulada por nuestro organismo internamente, logrando así un equilibrio entre la presión externa y la presión interna. De estos principios extrae Arístides su tesis principal.


“Se ha dicho que los iones pueden estar relacionados con las trifulcas conyugales. Es probable. Cuando aumenta la humedad, baja el peso del aire sobre nosotros, o sea la presión atmosférica, y nuestras mujeres se ponen malhumoradas. Nosotros también”.Pág. 75.


Como afirmamos en líneas anteriores, toda materia siempre está conformada por átomos. Así decimos que todos los seres son hijos del átomo de hidrógeno, el cual para nuestros efectos es huérfano, pues no sabemos nada sobre su origen y, cuando alguien nos pregunta sobre su génesis, quedamos estupefactos y llenos de incógnitas sin poder dar respuesta contundente sobre el mismo, dándole oportunidad a los idealista de hacerse de su teoría divina y explicarlo.

Cuando los átomos absorben energía, se les denomina iones. Esta carga eléctrica puede ser tanto negativa como positiva, si es positiva se llaman catión y si es negativa la carga se les llama aníón. La atracción ejercida entre un átomo positivo y uno negativo da como resultado diferentes compuestos químicos como la sal.

A su entender, cuando respiramos dióxido de carbono cargados con carga positiva, sufrimos un desequilibrio en la materia. El sistema nervioso central capta dicha inestabilidad en el cambio y nos volvemos obstinados y poco tolerantes. Es decir. Que al disminuir el oxigeno por el aumento de la humedad sufrimos un desequilibrio en nuestros átomos que es captada por el cerebro, tornándonos de malhumor. Este fenómeno físico, ocurre cuando de pronto aparecen en el cielo inmensas nubes negras que advierten sobre un aguacero, por lo general, el malestar dura unos cuantos minutos y cesa rápidamente con la caída del chaparrón. Aquí Arístides advierte que en ese período de tiempo ocurren mayor cantidad de accidentes de transito, se presentan conflictos en las comunidades y se registran un mayor número de delitos.

En esta parte de nuestro ensayo, encontramos una buena oportunidad para desarrollar con las afirmaciones del párrafo anterior, una investigación que ayude a comprobar con mayor rigor las afirmaciones de Arístides. Vemos como por ejemplo es posible realizar un estudio comparativo entre las estadísticas de transito terrestre y los datos climáticos del observatorio Cagigal para de ésta manera ver la efectividad de la teoría.

Con respecto a su uso, podemos decir que es de poco alcance temporal, pero en relación con su espacio, puede servir como herramienta en los estudios del conflicto, las relaciones internacionales y la política, por lo tanto, puede que sea necesario suspender una entrevista entre dos presidentes con la intención de esperar un momento más apropiado que garantice el éxito de la reunión, ahorrándonos con esto posibles empeoramiento en situaciones bélicas y conflictivas.





Bibliografía.


• El átomo y sus intimidades. Arístides Bastidas. Premio Kalinga de la UNESCO 1980. Publicado por cortesía de Alcasa. Aluminio del Caroní S.A.












Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno