ANTROPOSMODERNO
Sexualidad Prehispánica
Marcelo Saavedra Osorio

La investigación bibliográfica relacionada con la información acerca de la Sexualidad de los pueblos prehispánicos, se ha convertido en este estudio en una aproximación al desarrollo del conocimiento antropológico sobre las culturas Nahual, Andinas, Mapuche y Rapa Nui y Selk´nam, desde mediados del siglo XIV - XIX. No se abordan las transformaciones económicas sino aquellas sociales y culturales en torno a la sexualidad que han experimentado estas culturas y los conocimientos generados sobre estos pueblos, a la luz de la interpretación de los distintos investigadores pero fundamentalmente a la exégesis de los códices y relatos de transmisión oral en la evolución e interpretación del fenómeno cultural de la sexualidad, considerando que un importante cúmulo de los datos obtenidos han sido transcritos por los primeros evangelizadores y su particular visión dogmática con respecto a la cosmovisión de los pueblos prehispánicos.

Imprimir el artículo  |  Volver al Home



Introducción

La investigación bibliográfica relacionada con la información acerca de la Sexualidad de los pueblos prehispánicos, se ha convertido en este estudio en una aproximación al desarrollo del conocimiento antropológico sobre las culturas Nahual, Andinas, Mapuche y Rapa Nui y Selk´nam, desde mediados del siglo XIV - XIX. No se abordan las transformaciones económicas sino aquellas sociales y culturales en torno a la sexualidad que han experimentado estas culturas y los conocimientos generados sobre estos pueblos, a la luz de la interpretación de los distintos investigadores pero fundamentalmente a la exégesis de los códices y relatos de transmisión oral en la evolución e interpretación del fenómeno cultural de la sexualidad, considerando que un importante cúmulo de los datos obtenidos han sido transcritos por los primeros evangelizadores y su particular visión dogmática con respecto a la cosmovisión de los pueblos prehispánicos.

Es evidente, que los conquistadores no repararon que el continente americano acogía una inmensa variedad de culturas indígenas en las que residía un concepto primordial de la moral y de la sexualidad, ligada fundamentalmente a sus espiritualidades. Estas dos nociones poseían para la cosmovisión indígena un acervo cultural cuya significación era más explícita que aquella europea. La información sobre América cambió de estilo cuando los misioneros prohibieron la escasa vestimenta tradicional de los naturales como indigna, desde el punto de vista cristiano y se ordenó sustituirla por ropa más “decente”. Al mismo tiempo se quemaron y se destruyeron objetos del culto religioso indígena, y códices escritos en los que había valiosa información de lo cotidiano particularmente de los pueblos mayas y mexicas, también se prohibieron fiestas, danzas y cantos. Los últimos se prohibieron por razones de la moral y de la decencia por causa del hecho de que en ellos participaban personas desnudas. Los españoles no se dieron cuenta de que los ritos religiosos se ejercían desnudos, porque la desnudez era entendida por los indígenas como símbolo de semejanza a los dioses o emanación divina, como pureza ante una deidad. En los ritos de fertilidad hombres y mujeres se presentaban por parejas también desnudos o escasamente vestidos. Es a partir de aquí donde surge el problema de investigación, a la luz de las interpretaciones que le dieron los conquistadores, a la sexualidad indígena. En efecto, al destruir un significativo número de tratados de las grandes culturas por ejemplo en México se perdieron elementos formativos y sociales de la vida cotidiana de esas culturas, quedando ellos sujetos solo a la interpretación cristiana.

Hoy existe un gran esfuerzo de las disciplinas científicas por reconstruir esos significados culturales, que permitan acceder a un profundo cúmulo de saberes perdidos.
Quizás cabría hacernos la siguiente pregunta
¿La sexualidad prehispánica tenía un sentido cultural por el que se manifestaban los vínculos entre el deseo y la prohibición, y sugiere un campo de experiencias subjetivas y de prácticas concretas en un espacio social determinado, frente a la mirada eurocéntrica?


Desarrollo

En el imaginario de los conquistadores que llegaron al nuevo mundo, lo hacían con la predisposición por encontrar las más variadas y exóticas realidades, la mayoría asombrosas que poblaban los nuevos territorios, ello en la afiebrada ficción construida con antelación, significó que los territorios que estaban ante ellos, contenían riquezas inmensurables en las que habitaban seres fantásticos de prácticas sexuales apostatas, paganas y contra natura.
Es así como se hablaba de seres hermafroditas que poblaban algunas islas, de hombres de falos colosales, hombres que caminaban de cabeza, gigantes sodomitas, hombres con el rostro en su pecho. Toda una zoología inquietante, que hacía aun más ávida la curiosidad de los conquistadores.

La sexualidad de los pueblos prehispánicos, sus prácticas y costumbres se pierden por falta de conocimientos que nos permitan dar cuenta de ellos de forma concreta, hasta nosotros sólo han llegado algunos antecedentes que han podido ser conocidas mediante narraciones y algunas recuperaciones antropológicas además de relatos orales que han sido alterados por las traducciones y adaptaciones que hicieron los españoles y portugueses, comprendiendo que esas adaptaciones estaban regidas por el estrecho horizonte cultural y religioso de los europeos y la censura que sesgó algunas de esas narrativas. Lo cierto es que las concepciones culturales y religiosas serán definitivamente las que se impondrán desde un arquetipo sagrado, trasladando esto a la cultura convirtiéndola en patrón de vida para las personas, sea beneficiando o reprimiendo aquello que la deidad aprecia o niega. El hispano durante la ocupación siempre mantuvo una mirada desaprobadora hacia la sexualidad de los pueblos conquistados, a través de los laicos y religiosos, quienes salvaguardando en todo momento la no práctica de la sexualidad del ser supremo. Considerando por siglos, aberrantes las prácticas sexuales, ritos y costumbres de los pueblos conquistados. Con ello se eliminaron riquísimas fuentes, que podrían hacernos comprender mejor las prácticas sexuales de los pueblos originarios. Y que hoy llegan en forma sesgada hasta nosotros de manos de la ciencia antropológica, etnográfica y arqueológica.

Intentar dar una mirada crítica a las prácticas sexuales prehispánicas, supone un interesante desafío para una exposición breve, sin embargo se intentará bosquejar una noción de esa realidad previa y posterior a la conquista.

Los pueblos prehispánicos en Mesoamérica, consentían la poligamia, la sodomía y hasta la pedofilia, aunque sancionaban con la mutilación o la muerte el adulterio y otras transgresiones según el arqueólogo Enrique Vela, (2014) un pasaje de la Historia General de las cosas de Nueva España, de Fray Bernardino de Sahagún, acumuló nutridos testimonios en torno a la sexualidad entre las sociedades prehispánicas. Uno de ellos refiere sobre el enamoramiento de una princesa tolteca atraída por un vendedor de chiles de la huasteca, cuyos pobladores mostraban propensión a la liberalidad sexual y a la desnudez, en ese relato la hija del señor de los Toltecas estaba en el mercado “y vio al dicho tohueyo (vendedor) desnudo y el miembro genital. Y después de lo haber visto, la dicha hija entróse en palacio y antojósele el miembro de aquel tohueyo, de que luego comenzó a estar muy mala por el amor de aquello que vio” Sahagún cuenta que el padre ordenó buscar y traer al vendedor al que obligó a “sanar” sexualmente a la hija y a casarse con ella.
Otra historia citada por Fernando de Alva Ixtlixochitl (historiador novohispano, descendiente en línea directa, de la casa gobernante en el señorío acolhua de Texcoco, 1648) y que recoge Hoyo, E. D. (1957) es la de una princesa mexica hija de Axayacatl, que fue entregada a Nezahuallpilli, tlatoani de Texcoco e hijo del legendario Nezahualcoyotl.

Esta princesa, cuenta De Alva, comenzó a ordenar en secreto que buscasen "cualquier mancebo galán y gentil hombre acomodado a su gusto y afición para que se aprovechará de ella y, habiendo cumplido su deseo, lo hacía matar y luego mandaba hacer una estatua de su figura o retrato", que colgaba en una sala.

En una ocasión el rey descubrió a la joven en un encuentro amoroso con tres de sus galanes y ordenó matar a la princesa, a sus enamorados y a todos los sirvientes que participaron en esos hechos.

Una de las prácticas prehispánicas fue la homosexualidad, que fue recogida en numerosos testimonios de los misioneros y en las mismas Cartas de Relación de Hernán Cortés, quien escribió: "hemos sabido y sido informados de cierto que todos son sodomitas y usan aquel abominable pecado" que consideraban "nefando contra natura". Sobre esta particular visión de los conquistadores, es razonable detenerse para analizar esta noción de nefando.
En efecto, la descripción relativa a la homosexualidad en la cultura mexica precedente a la llegada española es distinta a la del pecado nefando.

La descripción sobre la homosexualidad en el mundo mexica prehispánico tiene diferentes aristas. De acuerdo con el historiador Guilhem Olivier, por un lado, los testimonios recopilados por los frailes muestran reacciones de asco y rechazo hacia las prácticas homo-eróticas, así como cierta condena al hecho. Esto es visible en la última parte de la descripción del “cuiloni”, en lengua náhuatl, cuiloni era el equivalente a “puto” en el México prehispánico, pero no solo se trataba de un insulto, también funcionaba como denuncia y alerta, ya que si un ciudadano mexica descubría a dos hombres dándose cariño, tenía la obligación de gritar ¡CUILONI! ¡CUILONI! De esta forma los amantes en cuestión eran detenidos y llevados ante las autoridades para recibir su castigo. El amante pasivo (el penetrado), era asesinado y al activo (el que penetra), lo golpeaban y humillaban públicamente. De hecho, el término cuiloni era tan machista, que solo aplicaba para los mexicas pasivos. De esta definición que también fue elaborada por Sahagún, en la cual menciona: “Se hace pasar por mujer. Merece ser quemado, merece ser puesto en el fuego”. En (Olivier, 2004). Homosexualidad y prostitución entre los nahuas y otros pueblos del posclásico. Historia de la vida cotidiana en México, 1, 301-38. Al sugerirse una sanción a la conducta, los frailes, asegura Olivier, elogian de alguna manera la moral prehispánica al asegurar en sus relatos que cada vez que se descubre un acto de sodomía, es castigado.
La visión de los soldados es que en los pueblos mesoamericanos, existía una permisividad social de la homosexualidad y dichos actos van muy de la mano de las ceremonias rituales donde había antropofagia, como se lo describe Hernán Cortés al rey Carlos I de España en sus cartas: “…aun allende de lo que hemos hecho relación a Vuestras Majestades de los niños y hombres y mujeres que matan y ofrecen en sus sacrificios, hemos sabido y sido informados de cierto que todos son sodomitas y usan aquel abominable pecado”. (Oliver, 1992)

En ambos casos, los conquistadores como religiosos transcriben los términos indígenas para nombrar a las personas homosexuales como sodomitas, en franca alusión al pasaje bíblico de Sodoma y Gomorra, cuyo contenido evoca el castigo de Dios hacia los habitantes de la ciudad de Sodoma por la intención de haber “conocido” (término con el que se sobreentiende “hacer suyo”) a un par de ángeles varones.

En las palabras “pecado nefando” hacían alusión a la gravedad de la falta desde la perspectiva cristiana, debido a que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo transgreden la naturaleza de las relaciones, si se tomaba en cuenta que la pareja humana primigenia, había sido la de Adán y Eva.

Si tomáramos en cuenta que los clérigos y soldados que procedían de diversos reinos de España, estaban fundados en el contexto punitivo hacia todo lo que fuera impropio a la moral y costumbres de los fieles cristianos, la visión con que se ha fundado en relación a la homosexualidad en el mundo mexica previo a la conquista, está fundada en esa visión de pecado y reprensión de las relaciones entre hombres o entre mujeres.

Tal vez a partir de nuevas interpretaciones críticas tanto de códices, crónicas y documentos elaborados en los primeros decenios del siglo XVI, que no consideren los prejuicios registrados, y que analicen sin el sesgo religioso los conocimientos de las culturas prehispánicas, podría dar a lugar el surgimiento de nuevo cuerpo fundado de saberes sobre el tema y a partir de allí comenzar a reconstruir la historia de las variedades sexuales en México.

Quezada (1996) Refiere que entre los grupos mexicas se diferenciaba al homosexual activo del pasivo. Mientras que el activo seguía personificando su rol genérico masculino, el pasivo, al ser penetrado en el acto sexual, transgredió su rol de hombre y se feminiza.
Por este motivo, al pasivo le sacaban las entrañas y le prendían fuego, en tanto que al activo lo enterraban con ceniza y ahí moría, como ha sido descrito precedentemente.

Como refiere Austin (1993) El adulterio era uno de las más importantes transgresiones y que entre los cronistas existen numerosas referencias a la pena de muerte por adulterio, aunque también se dejaba en ocasiones que el castigo lo aplicará el mismo marido, quien arrancaba a mordiscos la nariz a su esposa y al amante.

Sobre la prostitución, entre los mexicas fue ambivalente, pues por un lado la prostituta era estigmatizada y repudiada socialmente, pero por otro su actividad era tolerada, pues no había penas judiciales contra ella.

Según Castellanos, (1980) cuando Colón arriba a la isla de Cuba en octubre de 1492, halló una sociedad en la que dominaban relaciones humanas fundadas en una especie de “comunismo primitivo” Vincent (1998) Refiere los procesos particulares de emergencia de formaciones tributarias "primarias" sin la existencia de la propiedad privada, clases sociales ni explotación. La sociedad se caracterizaba por un régimen matriarcal, por tanto la mujer desempeñaba un rol y posición muy apreciado por la comunidad, dedicándose tanto a la agricultura como a las labores domésticas, en tanto los hombre cazaban y pescaban. En consecuencia, su trabajo tenía una alta estimación ya que proporcionaba el sustento alimenticio de la comunidad, para Jiménez (2004) en la obra de Fernando Oviedo “Sumario de la naturaleza histórica de los indios” refiere que: “Los autóctonos cubanos, tenían sus propias normas morales surgidas espontáneamente, entre ellas que el incesto era prohibido y los hombres tenían mujeres propias, no estableciendo relaciones sexuales con sus hijos, hermanas, ni madre”.

Esta concepción equilibrada de orden social, será brutalmente escindida con la llegada de los españoles y la instalación de la esclavitud en Cuba.
El esquema que se consigna a continuación, representa las principales diferencias, entre la visión hispánica colonizadora de los españoles y la visión, prehispánica según diversos autores como Beltrán, Rodríguez y Rosales Mendoza:


Culturas Andinas

Dentro del espacio andino, una de las manifestaciones más interesantes de la sexualidad prehispánica, es aquella que nos brindan los ceramios de la cultura Mochica. En cuanto al carácter y propósito de los ceramios con expresiones eróticas podríamos llegar a comprenderlas en relación al cuadro de Beltrán, Rodríguez y Rosales Mendoza descrito más arriba, en la medida que vamos entendiendo que los símbolos y valores de los pueblos pre-colombinos en la dimensión que ellos tenían para las culturas andinas y las doctrinas hispánicas, que la relacionaron con manifestaciones sexuales de pecado y condenación.
Las manifestaciones eróticas que están representadas en la cerámica preínca parecen haberse perfeccionado en la época clásica de la cultura moche, llegando a un refinamiento en los ceramios sexuales, que llega a una expresión de máximo apogeo. Esparza (2005) Nos refiere al interpretar el contenido simbólico o representativo de los cerámicos arqueológicos en los que podemos ver: besos, caricias, representación de genitales, prácticas sexuales urogenitales. Ello nos indica la variada práctica sexual de los antiguos peruanos. En ellos existen evidencias de carácter místico religioso.

La cultura moche en el horizonte cultural prehispánico, es la que más destaca por sus representaciones eróticas. Los “huacos eróticos” son la herencia de los hábiles mochicas, cuyos ceramios manifiestan la genitalidad humana, el coito en diversas posiciones.
La cultura mochica también conocida como Moche ocupó el mismo territorio que siete siglos después dominó el imperio Inca, sus ceramios reflejaron el alto nivel que expresó su cosmovisión. Plantas, animales y escenas de la vida diaria que dan cuenta de su mundo: la sexualidad.

Según Federico Kauffman Doig (1993) La sexualidad era comprendida no solo como la unión carnal entre un hombre y una mujer, sino más bien como la representación de la fertilidad de la tierra que los cobija. De este modo, la lluvia que riega el suelo para dar fruto y la semilla entregada por el hombre y fecundada por la mujer, corroboran el ciclo de la vida y su dualidad sexual.

Los Incas

La cultura inca del Perú fue el Tahuantinsuyo, que entre 1438 y 1525 se caracterizó por una ocupación territorial de más de 1.500.000 Km2, que se extendía desde el río Ancasmayo, en Colombia y el Maule en Chile, a la que la civilización Inca incorporó más de 100 etnias, señoríos o naciones. Es así como el Tahuantinsuyo se identificó principalmente por su organización administrativa, fundamentada en la planificación de todas las esferas de su vida; comunicación, tributación, agrupación decimal, sumado a la religión y lengua las que tuvieron una especial relevancia, en la búsqueda de la unidad del imperio.
El Estado Inca, arbitraba directamente todas las relaciones sociales. La unión conyugal era consentida y regulada por el Estado. Es así, como la unión entre familiares directos era una prerrogativa de los nobles. Los Incas cohabitaban con sus hermanas a fin conservar los privilegios de la casta. Mientras que los señores podían ser polígamos, la monogamia era la regla entre el común del pueblo.

La conducta sexual en la cultura inca, podríamos analizarla desde la perspectiva de la virginidad de la mujer andina. Sara Castro (1996) nos refiere lo que en el siglo XVI el padre Joseph de Acosta, escribía: «Existe también entre los indios un abuso común, que debe desaparecer inmediatamente, y es que las mujeres no cuidan su virginidad ante nuptias que es respetada y honrada por todas las naciones del mundo; antes bien consideran a ésta como una afrenta, y se consideran desgraciadas si nadie no les ha arrebatado».
El tema del desprecio de la virginidad en la sociedad prehispánica va desde el desfloramiento ritual y público, hasta su protección reglamentada impuesta por los Incas. El desprecio de la virginidad, tuvo, sin embargo, durante el Estado Inca, un valor nacional. La virginidad está en el sistema de valores de los individuos vinculados por una «coincidencia colectiva » y aparece claramente definido en el acllahuasi (Casa de las Escogidas) y el sacrificio de vírgenes, instituciones que responden evidentemente a este carácter de valor nacional, que afectaba el prestigio de toda la cultura.

El servinacuy o matrimonio a prueba, es la primera etapa de esta convención social, que debe tener remotos antecedentes en la lengua indígena actual, se denomina sirvinacuy o tincunacuspa, y en el Cusco rimayucuy o munacuy; y consiste en que un hombre y una mujer pueden convivir libremente -algunas veces después de una declaración ante los padres- sin formalizar su unión ante un representante público. Esta prueba dura un tiempo determinado y al finalizar queda formalizada por el Estado Inca y aunque aun se práctica ella queda aceptada, a través del matrimonio católico. Si la prueba no ha sido satisfactoria devuélvase la mujer con los hijos, si los hubo a la casa de los padres.

Por otro lado, el uso de estimulantes sexuales, sustancias que excitan y aumentan el instinto y el placer sexual, tampoco fueron desconocidas en el antiguo Perú, y particularmente entre la nobleza y sacerdocio inca. Chotarpo (Jatropha macrantha, Mull) y huanarpo (Jatrohopa basiacantha, Par y Horffman), se usaron con cierta liberalidad para conseguir la excitación sexual:

El chutarpo era la planta macho y «sirve para adaptarse a la fornicación». Mientras que el guanarpo servía «para lo contrario». Tampoco puede dejar de mencionarse, el uso de los khochga o guacanqui, destinados a traer la buena suerte, proteger al ganado o traer la muerte. Particularmente cabe señalar un amuleto fabricado en alabastro, que aún supervive entre la población indígena del sur del Perú y Bolivia, que se denomina jatachicu, monolito, atasi jatachicu, warmimunachi o cuya cuya, que consiste en un hombre y una mujer unidos en acto sexual, y cuyo objeto es obtener el amor de la persona deseada.

Existieron otras muchas características, en la sexualidad andina, como la referidas a la prostitución, dos de los más importantes cronistas, Blas Valera y Garcilaso Inca de la Vega, defensores de las instituciones y costumbres Inca, nos transmiten la más completa y detallada información sobre este trato sexual anónimo permitido por los soberanos del Tahuantinsuyu: «Permitía (el Inca) que en semejantes juntas de borracheras y bebidas viniesen las mujeres rameras ó solteras que no fuesen vírgenes ni viudas, o las mancebas ó las mujeres legítimas de cada uno, y en casas o escondrijos, que por allí había muchos, cometieron sus fornicaciones y torpezas, porque cesasen los incestos, los adulterios y estupros y nefandos».

La sexualidad mapuche

Kurretu es aquella designación que utiliza un mapuche para citar al acto sexual o coito y significa “"toda aquella acción circular y recíproca que se hace con la kure o esposa". Para esta etnia la sexualidad formaba parte de su cosmovisión, considerado como un suceso trascendente, era el contacto con la divinidad.

La cultura tradicional mapuche, poseía ritos como “curenquenuel” (nubilidad femenina) que trazaba ritualmente la posición femenina en la ceremonia, comprendido el sacrificio de los animales, estaba a cargo de las mujeres, en tanto los hombres tenían una participación secundaria. Esto se acompañaba de una manifiesta libertad sexual femenina y de una poliginia limitada al sororato ( se entregaban en matrimonio o trueque dos hermanas para hacerse compañía) Estos aspectos, además de la filiación matrilineal, hicieron que Latcham erróneamente la expusiera como “matriarcado” al confundir entre sistema de filiación y sistema de gobierno.

Las investigaciones sobre la sexualidad mapuche nos indican, que la iniciación sexual de este pueblo, comenzaba a edad temprana entre los 12 y 13 años, sin embargo el compromiso espiritual y la vida en comunión que hoy conocemos como matrimonio solo se iniciaba años más tarde tras alcanzar la madurez sexual a los 20 años. El sociólogo de la Universidad Central, Rodrigo Larraín señala “la virginidad de la mujer mapuche no era un tema relevante en absoluto” Con respecto a la poligamia ella era ejercida por los hombres, aunque esto dependía de sus capacidades económicas, algunos solo tenían una esposa, en tanto otros tenían múltiples.

Ziley Mora (2006) Explica distintas etapas de la cosmovisión mapuche y como cada evento de sus vidas está vinculado a una ceremonia. Es así, cuando las niñas comienzan con su primera menstruación se denomina ulchatum (ulcha, diosa mujer joven, una de las cuatro deidades mapuche), el rito indica que la madre y abuela conducen a la niña a una casa de piedra, la madre le dará una manta simbolizando su transformación corporal a mujer, en tanto la abuela transmitirá sus saberes ancestrales para su vida como mujer.

El autor nos refiere en su obra que la sexualidad sea pensada como una experiencia espiritual, una fuerza sagrada. “Por eso, la partícula lingüística clave para comprender el concepto de "sexo" o de "sexualidad" es el prefijo ku, que en mapudungun significa concavidad, canal fecundo, canalización de energía y está presente en palabras como kuram (huevo), kutri (vagina) o kudañ (testículo)” (Mora, 2006) El autor reflexiona sobre el amor o ayún y que no está ajena a este juicio, dado que contiene tres elementos primordiales en su raíz. Representa “belleza”, algo así como una luz especial, y transparencia, palabra que surge desde la matriz “aywon” o “ayon” que expresa “luz que mira” es decir el amor significa una especie de clarividencia lúcida. Es así como el sexo deviene en una fuerza vigorosa, creadora que envuelve a todas las facultades humanas. A la llegada de los conquistadores y su hegemonía militar y religiosa, los indígenas hubieron de doblar la rodilla a muchas de sus ideas del buen comportamiento sexual, decoro y pecado para sortear la coacción, mezclándose y reduciendo la transmisión de sus creencias a las nuevas generaciones frente a la sociedad dominante, nos refiere Mora.

Sexualidad Rapa Nui

La cultura Rapa Nui, y la isla han avasallado al imaginario. Por el otro, aparece como isla antropógena (en términos de Sloterdijk 2009) que al ser construida humanamente y gracias a su aislamiento, la relación que se establece con ella se nutre de fantasía, de extrañeza y de dominio.

Por otro lado, El territorio habitado por los rapanui es denominado kainga, que significa útero o matriz. Como explica Virginia Haoa (1993) El territorio de cada tribu tiene que ver también con el territorio en el útero materno y tiene un significado muy similar. Cada tribu se alimenta de su territorio, o sea tiene su tierra, tiene su mar y viven de lo que les da el territorio y el mar. “Es lo que pasa con la mujer que engendra el hijo, que se alimenta de lo que pasa a través del útero materno, de su territorio. Es el territorio de la vida que se engendra ahí” (Haoa, 1993)

La sexualidad pascuense fue tratada por algunos antropólogos de forma errónea como es el caso del trabajo de Margaret Mead, en Adolescencia y Culturas en Samoa publicado en 1928, asignando al resto de las culturas polinésicas el mismo juicio mitificando las culturas a partir de un estudio que solo consideró las referencias de dos niñas samoanas, sobre la sensualidad como señala Collyer (2010) exaltó a partir de dicho relato, la libertad sexual en Samoa obviando sus inhibiciones y tabúes, como aquel de la virginidad a partir del trabajo de Mead que fue considerado como un tratado serio.

Lo cierto que Collyer indica con claridad que en la isla de Pascua, la cópula solía ocurrir al aire libre, lo que era y es bien aceptado hasta el día de hoy. Las relaciones entre las parejas cuyos enlaces eran eróticos-amorosos bastaba solo con la anuencia mutua para que ella quedara refrendada y ritualizada en una cena colectiva, unión que se disolvía ante la aparición del menor conflicto, resultando ambos libres para tomar nuevamente estado. Como lo señala el naturalista Rodolfo Phillipi en su investigación “La Isla de Pascua i sus habitantes” publicado en 1873. Además nos dice “En esa vena, la bigamia y poligamia solían ser un honor antes que un motivo de reproche para los varones, pero la escasez de mujeres hacía de esta práctica algo infrecuente” Phillipi además nos indica que los viudos y viudas no tardaban nuevamente en hallar pareja, esto probablemente se debía al instinto de supervivencia. Según Collyer, la homosexualidad entre hombres tenía un status de legitimidad, la que estaba relacionada con las actividades artesanales y artísticas, en el trenzado de cañas, tallas de piedra, los juegos manuales de hilos, que son comunes entre los habitantes de la isla. Un elemento interesante para el autor, es la forma en que eran tratados los mellizos y gemelos y hasta discapacitados, se les consideraba como sujetos con un sello diferente, indeterminado en su naturaleza, vagamente sugestivo de una carencia. Los gemelos originan fantasías pecaminosas basadas en la fase prenatal, se les presumía una relación incestuosa en la vida intrauterina y precedente al nacimiento lo que era razón de recelo para la comunidad. Por ello en opinión de Collyer esto sugiere “…una renuencia arcaica ante el incesto, considerado en un sentido amplio” (Collyer, 2010)
Las festividades cíclicas de Orongo y Mataveri, de la Paína y los Areauti, o el rito anual de Tangata-Manu en que tanto hombres como mujeres nadaban hasta los riscos aledaños intentando hacerse del huevo que “el hombre pájaro” ponía allí y que ellos traían al retorno para brindarle al líder eventual de la comunidad, estos ceremoniales poseían una fuerte carga de frenesí colectivo y ambiente dionisíaco expresados en sus danzas de características suave y ondulantes para dar paso a gestos provocativos de hombre y mujeres en destemplados movimientos pélvicos y coitales las que refrendan su propia sexualidad. Como las culturas originarias de América la pascuense sería analizada bajo la misma anteojera de los europeos al asignarles una interpretación prostibularia o de lascivia a las ofrendas sexuales a los visitantes, a través de sus dioses arcaicos como Make - Make como el Dios que engendra al universo a través del contacto sexual, cuyo principio masturbatorio como lo señala Collyer, se disemina la semilla al aire dando origen a los pájaros, para fecundar las aguas y crear a los peces, para más tarde fecundar la piedra embebida en un polvillo rojo introduciendo en un hueco su falo divino, para dar origen al hombre quien acompañará a su creador. La mujer llegará de la costilla en el sueño de Make- Make, aunque esto último ya sugiere influencia del mito cristiano.

James Frazer (1993) refiere en su obra “La Rama Dorada”, la forma originaria de ritualismo con que homenajeaban a los dioses a través del desenfreno orgiástico Frazer cita como estas ofrendas sexuales, poseían un profundo contenido místico y generatriz:
“…el libertinaje que notoriamente se deba en estas ceremonias fue, en algún tiempo, no un exceso accidental sino una parte esencial de los ritos y que, en opinión de los que lo hacían entonces no sería fértil el casamiento de los árboles y las plantas sin la unión verdadera de los sexos humanos” (Frazer, 1993)
Selk´nam

Finalmente, nos referiremos a los Onas o Selk´nam, pero no se hará desde la perspectiva de su sexualidad en el contexto histórico pre-europeo, sino más bien a partir la presencia de estos últimos.

El archipiélago fueguino, era el territorio de las sociedades indígenas Selk´nam, quienes eran cazadores-recolectores con movilidad pedestre que residió el norte de la Isla Grande, los Yámana-Yahgan y Alakaluf-Kaweskar, estos últimos cazadores-recolectores-pescadores con movilidad canoera que vivieron desde el sur de la Isla Grandes de Tierra del Fuego hasta el Cabo de Hornos y el suroeste del archipiélago fueguino.

Abordar las existencias de los Selk´nam supone una sensación aflictiva antropológicamente ante la pérdida irreparable de esta cultura, como también fueron las persecuciones que tuvieron lugar en contra de los pueblos alacalufes y yaganes, reducidos como raza hasta sus extinciones. Hablar de su sexualidad supone el uso de fuentes limitadas por el contacto tardío, pese a que su ocupación territorial Karunkinká como denominaban a su zona de influencia cultural, puede datarse en las tierras australes de América del Sur aproximadamente en 10.000 años A.C. Si soslayamos a modo de información al respecto de las iniciaciones sexuales Selk´nam podríamos decir según Gusinde (1982) dentro de su fuerte configuración patriarcal que las relaciones amorosas fueguinas en esta cultura, se manifestaban mediante el Hain, ritual colectivo de bailes eróticos y cuerpos pintados. Esta ceremonia de iniciación también daba cuenta cómo el hombre engañó a la mujer, para justificar a través del miedo su primacía patriarcal. Previo a esta ceremonia tanto niñas como niños se mantenían separados, hasta que las niñas tuvieran su primera menarquía, lo que claramente significada el paso a la madurez sexual. En tanto, los varones alcanzarían su adolescencia entre los 17 y 18 años.

La ceremonia de emparejamiento, se daba dentro de ciertos requisitos ritualistas. Como señala el religioso y etnólogo Gusinde, los jóvenes que llegaban a esta ceremonia no debían tener ningún parentesco con la joven, esta forma de asegurar que no hubiera uniones endogámicas tenía como propósito la “ventilación” de los genes, en una comunidad reducida de sujetos. Pese a lo anterior, también los matrimonios podían ser asimétricos en edad, hombres mayores se casaban con mujeres jóvenes y hombres jóvenes con mujeres mayores. La cultura selk´nam no era ajena a los conflictos por la posesión de ellas lo que les llevó a crímenes enfrentando a los hombres por las que había disponibles o por celos. Esto puede explicarse aunque no lo dice directamente Gusinde por la ocupación y colonización de sus ancestrales territorios, sumado a las enfermedades introducidas por el hombre blanco y la disminución de la población y la preservación de la comunidad.

Conclusiones

La colisión cultural fundada e impuesta por la supremacía hispánica y los europeos conquistadores, arrasó la identidad colectiva y psicológica de los pueblos originarios colonizando sus saberes, despojándoles el sentido de vida.

La vida y sus convenciones, sus tradiciones y simbolismos en sus proporciones duales y circulares, terminaron por transmutarlas a un régimen vertical e individual.
Sin embargo, previo a las conformidades morales y religiosas asignadas por los conquistadores también rechazaron la sexualidad indígena.

En efecto, la sexualidad prehispánica, de ser vista, dentro de su contexto circular y dual. El sexo estaba relacionado con lo divino, la naturaleza y el orden del universo, esto lo podemos refrendar en la masturbación ritual de los pueblos mayas como una forma de fecundar a la tierra, considerada por muchos pueblos como un símbolo femenino. Por tanto según la investigaciones las culturas mesoamericanas, andinas, mapuche Rapa Nui y Selk´nam entre otras consideraban el erotismo no solo como su elemento central, sino más bien como la forma de ordenar el mundo que ellos concebían, la dualidad femenino y masculino. Allí se valoraba más el felicidad individual sobre el colectivo. Lo legítimo se convirtió en tabúes morales y religiosos que fragmentaron la organización social, religiosa y psicológica inaugurando un sincretismo, que más que articular tradiciones, asignó una serie de concepciones distintas acerca de la vida y de la muerte, en donde la diferencia de género se hizo más evidente y se basó en la violencia hacia las mujeres, inventando a estas la incitación al pecado por lo que fueron poco valoradas. Es a partir de este instante que la cosmovisión indígena cambia y se transforma en una filosofía de vida disímil basada en un sistema vertical y no cíclico, con raíces judeo – cristianas sustentadas en la prácticas conductuales de pecado –culpa. Se imputa violentamente el miedo a la sexualidad y a la muerte, encubriendo ambas ideas y menguándolas, a pesar de que son parte inseparable del ser humano, ello aún se exterioriza en la época moderna conflictuando nuestra existencia como seres humanos tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Finalmente concluyó examinando la verdad que encierra la frase de Bourdieu “Toda acción Pedagógica implica una violencia simbólica”.





Bibliografía
Aedo, Á. (2003, May). Imágenes de la sexualidad y potencias de la naturaleza: el caso de las esculturas fálicas chalchihuiteñas de Molino, Durango. In Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas (Vol. 25, No. 82, pp. 47-71). Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Estéticas.
Austin, A. L. (1993). La sexualidad entre los antiguos nahuas. Gonzalbo, Pilar (Comp.) Historia de la familia, México, UAM/Instituto Mora.
BELTRÁN, M Y RODRÍGUEZ, E. Discursos sacramentales, un acercamiento antropológico a la literatura colonial. Tesis de licenciatura en Ciencias Antropológicas. Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, 2000.
Binford, L. & Sabloff, J. (1982). Paradigmas Sistémicos y Arqueología. Revista Investigaciones de Antropología 28: 383-407.
Castellanos Simons Beatriz y Alicia González Hernández. Desarrollo histórico de los sexos en Cuba. Magister. Boletín 4. Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”. La Habana, 1980.
Cáceres, J. (2007). La sexualidad en el Perú prehispánico. Lima, Perú.
Castro-Gómez, S. (2012). Sobre el concepto de antropotécnica en Peter Sloterdijk. Revista de Estudios Sociales, 43, 63-73.Texto Crítico, 9(1), 51-64.
Castro-Klaren, S. (1996). Las pacarinas y la virginidad, o de la sexualidad en Guaman Poma. Nuevo T
Collyer, Jaime (2010) Pecar como Dios manda Historia Sexual de los Chilenos. Desde los origenes hasta la Colonia. Catalonia Editores, Santiago de Chile.
Crivos, M. (1988). Teorías interpretativas y teorías explicativas en el trabajo de campo etnográfico. Informe inédito.
Curiel, O. (2007). Género, raza, sexualidad debates contemporáneos. Revista Nómades, 26 (92.101).
Deleuze, G. (s.f.). Causas y razones de las islas desiertas: http://www.uaemex.mx/plin/colmena/Colmena41/Aguijon/Gilles.html
Esparza, C. G. (2005). La sexualidad en el Perú pre-colombino: Kamasutra Indiano. Vivat Academia, (65), 1-92.
Espinoza Soriano, W. (1995). La civilización inca. Colegio Universitario de Ediciones Istmo. Madrid.
Frazer, J. G., Campuzano, E., & Campuzano, T. I. (1995). La rama dorada (pp. 115-117). México, Distrito Federal : Fondo de Cultura Económica.
Freeman, D. (1983), Margared Mead and Samoa. The Making and Undmaking of Anthropological Myth, Londres, Penguin Books.
Anthropological Myth, Londres, Penguin Books.
Gándara, M. (1987). Hacia una teoría de la observación en arqueología. Boletín de Antropología Americana, (15), 5-13.
Guerrero, María Luz. (2001). “La Entrevista en el método Cualitativo”. Documento incorporado al Magíster en Antropología y Desarrollo. Universidad de Chile. Santiago. Chile.
Gusinde, M. (1982). Los indios de Tierra del Fuego: pts. 1-2. Los selk'nam(Vol. 1). Centro Argentino de Etnología Americana, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.
Hoyo, E. D. (1957). Ensayo historiográfico sobre D. Fernando de Alva Ixtlilxóchitl. Memorias de la Academia Mexicana de la Historia correspondiente de la Real de Madrid, 16(9), 4.
Jiménez, A. S. (2004). Memoria y utilidad en el Sumario de la natural historia de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo. Colonial Latin American Review, 13(2), 263-273.
Kauffmann-Doig F. (1978) Comportamiento sexual en el antiguo Perú. Lima: Kompaktos G.S.
Kauffman Doig, F. (1993). Historia general de los peruanos. Primera Parte. Ediciones Peisa. López Hernández, M., & Echeverría García, J. (2011). El cuerpo femenino en estado liminar: connotaciones entre los nahuas prehispánicos. Cuicuilco, 18(50), 159-184.
Olivier, G. (1992). Conquistadores y misioneros frente al pecado nefando. Historias, 28, 47-63.
Olivier, G. (2004). Homosexualidad y prostitución entre los nahuas y otros pueblos del posclásico. Historia de la vida cotidiana en México, 1, 301-38.
Quezada, N. (1996). Sexualidad, amor y erotismo: México prehispánico y México colonial. Plaza y Valdés.
Rodríguez-Shadow, M. J., & Hernández, M. L. (2009). Antropología y arqueología de la sexualidad: premisas teóricas y conceptuales. Contribuciones desde Coatepec, (16), 77-89.
Vicent García, J. M. (1998). La Prehistoria del modo tributario de producción.
Wallerstein, I. M., León, R. B., & Sonntag, H. R. (1999). El legado de la sociología, la promesa de la ciencia social (pp. 11-61). Caracas: Nueva Sociedad.
Ziley Mora. (2006) Magia y secretos de la mujer mapuche: Sexualidad y Sabiduría Ancestral. Chile. Uqbar Editores.
Referencias Bibliográficas
De Sousa Santos, B. (2009). Una epistemología del sur: la reinvención del conocimiento y la emancipación social. Siglo XXI.
EDMUNDS PAOA, F., & HAOA CARDINALI, M. Virginia; HEY PAOA, Catalina; THIESEN A. DE WEBER, Nancy; TUKI PAKARATI, M. Candelaria Hilaria; WEBER CH., Roberto, authors. 1993. Programas para la enseñanza de la lengua rapa nui.
Rodolfo Phillipi (1873) "La isla de Pascua i sus habitantes”, publicado en Santiago de Chile.
Derechos Reservados. Marcelo Saavedra Osorio 2018.



Volver al Home