El siglo XX contempla el sglo XXI

Forum Barcelona

Publicado el: 08/05/06


       Facebook               Texto en Word 


    


La directora de los diálogos, Mireia Belil, inició el diálogo citando una frase famosa de autor desconocido: "lo que pasa en las ciudades pasa en las naciones". La ciudad es un ágora, un fórum, un lugar organizacional, un lugar para la creatividad, una ci



Ciudad y ciudadanos del siglo XXI

La directora de los diálogos, Mireia Belil, inició el diálogo citando una frase famosa de autor desconocido: "lo que pasa en las ciudades pasa en las naciones". La ciudad es un ágora, un fórum, un lugar organizacional, un lugar para la creatividad, una ciudad es una agencia del cambio social, es un acumulador de memoria.??Jordi Borja sostuvo en su exposición que tiene dudas sobre el siglo XXI y sobre la ciudad que se extiende discontinua, fragmentada. Hay que repensar la ciudad. Construir la ciudad y hacer ciudadanía es un horizonte imposible de alcanzar pero que marca el camino a seguir.??Uno de los debates de hoy se refiere a si deben existir o no límites entre las zonas rurales y las zonas urbanas. Además de este debate se distinguen 4 temas polémicos a discutir en los próximos años:??1. La relación entre profesionales del urbanismo y la arquitectura y el poder.?2. Si la arquitectura debe ser concebida como una moda o bien la arquitectura debe hacer ciudad. ?3. Cuáles son los miedos de la ciudad actual. ?4. Debate entre alcaldes y expertos sobre la ciudad y la globalización.??Estos 4 temas son el esquema del diálogo "Ciudades y ciudadanos del siglo XXI".??Ante los temas que se tratarán, Jordi Borja tiene dudas sobre el peso que las ciudades tienen en la toma de decisiones que les afecta de manera directa como, por ejemplo, la capacidad de incidir en las políticas de extranjería ante fenómenos que se suceden en la ciudad como es la inmigración.??Oriol Nelo expresó que es un honor representar a la Generalitat de Catalunya en este acto. Y remarcó que este es un diálogo muy oportuno e imprescindible.??Durante años se ha asociado a la ciudad con la inseguridad ciudadana, la pobreza… La ciudad se ha reflejado en el imaginario colectivo como un problema, un conflicto.??La paradoja es que las ciudades aparecieron como el intento humano de superar los problemas que suponía la vida en el campo, en la naturaleza; sin embargo, ahora la naturaleza representa la tranquilidad, la paz, y la ciudad se ha asociado al problema (ruido, contaminación, segregación social...).??Hay que reconocer que la ciudad tiene muchos potenciales, pero también muchos problemas; la solución de estos pasa obligatoriamente por la propia ciudad. Es necesaria una voluntad ordenadora y la primacía del interés colectivo, la voluntad de una urbanización colectiva, la recalificación y distribución social.??Solucionar los problemas de la ciudad es imposible sin una voluntad política. Para generar esa voluntad política hay que realizar una reivindicación social por parte de la ciudadanía hacia los políticos. Éste debe ser uno de los objetivos de este diálogo, generar ese debate y reivindicaciones.??Lluís Hortet explicó a los asistentes cómo él y algunos de sus colegas, desde los años 80, ya participaron en las políticas de reordenación de la ciudad. Ahora trabajan en el marco del Programa Europeo Gaudí. Este programa es un club de líderes, es un diálogo entre profesionales.??Hortet aprovechó la ocasión para comunicar las actividades que se están realizando en el 75 aniversario de la exposición del 1929 de Montjuïc. Dentro de la celebración, se han puesto en marcha algunos programas de actualidad, entre ellos el estudio de la vivienda social compatible con el espacio público.??Jean-Louis Cohen, director del instituto francés de urbanismo, consideró que la ciudad de Barcelona es un buen ejemplo del tema que trata este diálogo, ya que en los últimos años ha contado con excelentes urbanistas como Bohigas y Busquets. Gracias a su trabajo, Barcelona se convertirá en una ciudad paradigmática.??Según su parecer, la ciudad es un producto muy complejo, puesto que en ese espacio colectivo interaccionan gran cantidad de elementos que deben ser gestionados: ciudadanía, movilidad, seguridad, arquitectura, artes plásticas, etc.??Según Oriol Bohigas la ciudad se define por dos cosas: la información y la accesibilidad. La ciudad te da la posibilidad de encontrar información y te da la accesibilidad para realizar o utilizar esa información. Pero además añade un tercer elemento que es el azar, puesto que en la ciudad se encuentra frecuentemente sin buscar información.??El futuro de nuestras ciudades depende de cómo mejoremos las condiciones en las que se desarrollan, por eso es importante tener un objetivo político muy claro. Las ciudades en el futuro pueden mejorar mucho o empeorar mucho, la mejora o el empeoramiento vendrá dado por la voluntad política. El arquitecto Bohigas enumeró algunos de los problemas de las ciudades actuales europeas.??La ciudad actual europea, concentrada, se está descentralizando y dispersando, con el consiguiente derroche económico que esto supone, además de la discriminación social, la clasificación social que favorece guetos y otras consecuencias como la anulación de los límites entre ciudad y campo.??Según Bohigas él volvería a poner murallas en las ciudades para diferenciarlas de las zonas rurales.??La configuración de las grandes ciudades en áreas metropolitanas es un problema, ya que su gestión y control es difícil. Primero hay que pensar en la agregación de los municipios de alrededor.??Otro problema es la insolidaridad de la arquitectura sin identidad morfológica de la ciudad. Se han puesto de moda los edificios singulares que dan la espalda a la ciudad y construyen una ciudad dispersa y sin un núcleo de expresión colectiva; se trata de una arquitectura irrepetible.??Otro problema más es la excesiva funcionalidad o especificidad. Se trata de una reformulación urbanística equivocada, algunas ciudades crecen aceleradamente al servicio de las demandas de clases sociales concretas.??Los conflictos que la ciudad presenta deben absorberse, no intentar eliminarlos.??Para el futuro deseable se deberían tener en cuenta los 4 puntos siguientes:??- Polifuncionalidad en toda la ciudad: no especializar puntos, ni por clases sociales, ni por lugares conflictivos. Hay que superponer las diferentes funciones de los espacios públicos para ampliar la posibilidad de la información, la accesibilidad y el azar. ?- Complejidad: las ciudades deben tener tensiones, deben ser activas y tener continuidades vivas. ?- Legibilidad: la ciudad debe tener una forma legible. Barcelona es un buen ejemplo, ya que te orientas muy bien; la ciudad debe ser fácil de interpretar. ?- Una arquitectura que vuelva a sus orígenes, de vuelta a la funcionalidad, a la modelística, una arquitectura debida a la realidad urbana.??En relación a la manera de llegar a ese futuro deseable, según Bohigas la batalla está perdida en algunos aspectos. La mejor herramienta para lograrlo es la política. Hay que definir claramente el plan urbanístico que cada gobernante propone, cada político debería explicar cuál es su modelo de ciudad. Él apuesta por una ciudad compacta, impuesta por las instituciones y bien planificada.??Giuseppe Campos Venuti, importante planificador urbano, especialmente conocido por su trabajo en la ciudad de Bolonia, comentó cómo el desarrollo urbanístico desde los años 50 ha creado un grave desequilibrio entre las ciudades del norte de España e Italia, y cómo el mismo desarrollo se gestionó en Francia y Alemania de tal manera que se evitó ese desequilibrio urbanístico.??España e Italia apostaron en aquel momento por una gran cantidad de viviendas de mala calidad, concentradas en las zonas industriales del norte de estos países. Esta gestión urbanística generó la aparición de áreas centrales con viviendas populares y de barrios residenciales en las periferias.??En los años 70, después de la primera crisis del petróleo, las ciudades pasaron de reclamar necesidades básicas como el agua y la electricidad, a demandar necesidades complejas como temas de medioambiente o transporte público.??En este marco nacen las políticas territoriales, que crearon redes de transportes que permitieron enviar las industrias a la periferia.??Venuti advierte de la poca atención que se da al impacto de los cambios en la actividad productiva sobre los territorios. El autor se muestra en contra de los planes urbanísticos que lo regulan absolutamente todo y los compara a la desregularización total. Es importante que el proyecto y el plano se integren.??El futuro va hacia la integración de las ciudades pero teniendo en cuenta los contenidos estratégicos. Actualmente, la situación de Bolonia se dibuja de manera que la industria ha sido expulsada y se ha dado una concentración del terciario de excelencia y de vivienda de alto standing, que ha generado, a su vez, un aumento de la contaminación, de la congestión de la ciudad y de la inseguridad ciudadana. (También es el caso de otras ciudades como Stuttgart.)??En Cataluña, los urbanistas se han centrado demasiado en la transformación urbana y poco en la territorial. En el futuro se debe tender hacia el reequilibrio territorial metropolitano.??Jorge Wilhem, el mejor planificador urbano de Brasil, opina que para mirar el siglo XXI y entender qué pasará hay que analizar las rupturas, las interrupciones de los procesos; es ahí donde podemos encontrar las semillas del futuro. Wilhem analiza 8 rupturas:??1. La producción industrial ha cambiado de paradigma. Ha caminado la relación entre el capital y la manufactura, y la destrucción de la estructura del empleo. ?2. La concentración del capital: es la diferencia cuantitativa y cualitativa, el capital es independiente de la producción, el mundo financiero es más autónomo y se ha separado, aunque con influencias, de la producción. ?3. La participación de la sociedad civil en los últimos 40 años. La sociedad civil tiene otras maneras de representación, no sólo mediante los gobiernos, sino que ahora tiene más participación formal e informal. ?4. La urbanización como fenómeno: ahora hay más personas que nunca viviendo en las ciudades. La urbanización se extiende y esto cambia políticas, problemáticas y genera nuevas tensiones. ?5. Cambios generales en países de África y Asia, en temas de descolonización. ?6. Las nuevas tecnologías, especialmente referidas a armas cada vez más letales, así como nuevas formas de guerra como el terrorismo. ?7. Importantes cambios en la vida privada: cambios en la relación entre padres e hijos, la relación entre géneros, etc, así como la elevada cantidad de personas mayores que tienen la posibilidad de hacer cosas y que ni las leyes ni las costumbres los tienen en cuenta. ?8. Cambio en el campo del conocimiento y en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Ha aumentado el número de datos disponibles, pero esto no se traduce directamente en más información, o en más conocimiento. Es necesario inventar disciplinas que puedan generar, a partir de esos datos, el conocimiento.??Una palabra clave para intuir el futuro es la de aceleración y velocidad de los procesos. Todo sucede tan rápido que no hay tiempo para la reflexión. Pero este momento de transición que vivimos no es puro caos, tiene una lógica. De hecho, es un conflicto con diferentes intereses y cada interés tiene su lógica, lógicas que se deben comprender para intuir el futuro. Esta especie de caos se refleja en la ciudad, ya que los conflictos se concentran y se agravan en el fenómeno de la urbanización.??Habló también sobre las ciudades globales, aquéllas que están en el hemisferio norte, en los países desarrollados, y que no siempre coinciden con las ciudades más pobladas, frecuentemente situadas en el hemisferio sur. Las ciudades globales son islas de consumidores modernos. Estas islas se encuentran rodeadas de océanos dónde viven los ciudadanos marginados; en estos archipiélagos formados por islas y océanos, las islas son en algunos casos muy pequeñas y están rodeadas de mares enormes.??Mediante la conectividad global se conocen mejor las ciudades entre ellas que las islas conocen a sus respetivos mares.??En el caso de las ciudades, la tensión crece traducida en forma de crimen. Esto genera la fortificación de las viviendas y el abandono de la utilización del espacio público, que es relegado a los marginados y criminales.??En esta situación de transición es el momento de definir y crear valores, decidir cómo queremos vivir. Es importante reflexionar sobre si la ciudad es necesaria en la era de la comunicación.??Wilhem lanzó una hipótesis: el siglo XXI debe quedar en la historia como el siglo del nuevo renacimiento; para ello debemos trabajar la educación y la transversalidad del conocimiento. Esto seria una nueva utopía, la del nuevo humanismo.??Saskia Sassen comenzó su ponencia comentando que hablar del siglo XXI es hablar de política. El desafío está en cómo construir puentes analíticos entre las grandes transformaciones políticas y el espacio urbano.??El primer puente analítico es que el estado liberal pierde vigencia. En la década de los 80, las políticas neoliberales han quitado poder al parlamento, mediante la privatización, la liberación de mercados, etc.??El poder ejecutivo ha quitado peso y poder al legislativo, generando una privatización de la política formal del estado nacional. Así ha surgido el vigor y la importancia del espacio urbano, que permite a la política informal manifestarse.??Un segundo puente seria que "el neoliberalismo global (...) está en crisis". El poder ha llegado a un límite, está agotado; un ejemplo es que hay demasiados pobres que no consumen. Esto es el principio del fin.??Un tercer puente es el del comercio, puesto que no hay mercado libre.??El cuarto punto es que después de 14 años de neoliberalismo, existe una gran desigualdad en los mismos países ricos.??Otro punto a tener en cuenta es la pérdida de poder hegemónico de los Estados Unidos de América.??Estas crisis son muy especializadas, parciales y múltiples. Ante estas crisis, las luchas políticas informales tienen más capacidad y lugar, crecen, aumentan y encuentran una escala global.??En un futuro no lejano tiene que surgir un orden social que aglutine las energías: la ciudad como espacio de expresión del informal político.??David Harvey, antropólogo, recordó su última visita a Barcelona hace algunos años, cuando se pensaba en la construcción del Fórum. Ahora, al regresar, se siente un poco incómodo ya que lo que ha visto le ha impresionado positivamente.??Es cierto que vivimos en un momento de crisis del capitalismo global. El neoliberalismo está restaurando el poder de las clases en países como China, mediante un proceso acelerado, radical y muy concentrado.??Es preciso examinar de dónde vendrá la oposición del neoliberalismo y cómo será la transición del neoliberalismo a algún otro tipo de poder. En el caso de los EEUU, parece ser que el neoliberalismo se convierte en un autoritarismo populista liderado por Bush que, a la larga, puede desarrollar un fascismo. Por eso vivimos en un momento muy peligroso.??El objetivo del espacio urbano es el de dar alternativas, por ejemplo, al caso de Porto Alegre y su singular redistribución del poder, o al caso de la Bolonia Roja de los años 70.??El neoliberalismo ataca cualquier forma de solidaridad social. Como Margaret Thatcher en Gran Bretaña dijo alguna vez: "La sociedad no existe, sólo existen individuos y sus familias".??Según Harvey hemos visto una transformación de las ciudades bajo la batuta del neoliberalismo. Las ciudades han perdido la capacidad de actuar como una colectividad, se han fragmentado y ya no pueden actuar como cuerpo político.??Después del 11-S, la ciudad de Nueva York comprobó que podía actuar como una colectividad y las autoridades se asustaron. Lo importante es que las ciudades tienen memoria colectiva y esta memoria es una fuente de energía que puede cambiar las cosas, como decía Balzac, "producir un estado de esperanza". En muchos entornos urbanos se están dando iniciativas y actividades transformadoras como la Agenda 21, Presupuestos Participativos, Porto Alegre, etc.??Harvey citó también a Robert Park: "la ciudad es el intento humano más exitoso para remodelar el mundo en el que vive". Según Harvey, hacer la ciudad es rehacer al ser humano. Y antes de pensar la ciudad que queremos hay que tener claro qué humanos queremos ser, qué tipo de relaciones queremos tener, etc. Este debate es muy importante para no acabar en el autoritarismo y para comenzar a modelar un modo de vida urbano alternativo.??Peter Hall tiene un enfoque diferente en general. Para él lo más importante es que en algún momento cercano se ha producido un hito, ahora viven más personas en las ciudades que en el campo, y este proceso va a toda velocidad.??La urbanización ha sido un requisito básico para el desarrollo de muchos países. En Berlín hace 5 años se presentó un informe donde se distinguían tres tipos de ciudad:??1. Ciudades que se enfrentan al hipercrecimiento de la economía sumergida. ?2. Ciudades de ingreso dinámico medio. ?3. Ciudades que se enfrentan al envejecimiento de su población.??Las ciudades del primer tipo se caracterizan por una alta natalidad y, por tanto, un elevado y rápido crecimiento de su población, altos niveles de pobreza muy extendidos y viviendas de muy baja calidad, entre otras características.??Son básicamente ciudades del África Subsahariana y de la India. La solución en estas ciudades es principalmente la educación de su población, especialmente de las mujeres, con el objetivo de reducir la natalidad. Y, por otro lado, emerger la economía sumergida y el trabajo temporal.??El segundo tipo de ciudades se caracterizan por las clases de nuevos ricos y pobres, problemas medioambientales, pero atraen la inversión ya que su población está formada, cualificada y el número de población activa es elevado. En este caso, las soluciones adoptadas se pueden diferenciar. Las ciudades de América Latina siguen más programas de autoayuda entre barrios, mientras que en las ciudades del Asiático-Pacífico se ha apostado por la creación de vivienda de alta calidad y la conexión de las ciudades con buenas redes de transporte público. Un ejemplo sería el de Shangai, que se ha transformado en un proyecto de megaciudad donde atraer la inversión y transformar la ciudad en el espacio de los servicios de tecnología de la información. Ciudades como ésta se denominan "las ciudades del milagro asiático", pero hay que vigilar ya que el mantenimiento en alza de estas ciudades no es fácil.??¿Este modelo es exportable?, se pregunta Harvey, aunque inmediatamente después le surge la siguiente pregunta: ¿es esto lo que queremos? Lo cierto es que estas ciudades han pasado de la pobreza a la riqueza en unos escasos 30 años y un elemento clave ha sido el sector de la construcción.??Por último, el tercer tipo de ciudad, aquél que se enfrenta a un fuerte envejecimiento de la población, se caracteriza también por la división de los hogares en unidades cada vez más pequeñas y aumenta la polarización social. En estas ciudades el problema económico está resuelto, por eso el problema del envejecimiento no va tan ligado a la paga de pensiones, sino a la necesidad de la ciudad de implicar e integrar a las personas mayores en la economía y la sociedad.??Joan Busquets, profesor de urbanismo, expuso que una conclusión está clara: el siglo XXI será el siglo de las ciudades, y de aquí la importancia de este debate y de sus puntos clave, que son:??- La arquitectura comprometida con la ciudad. ?- El modo en que las propuestas de unas ciudades se reflejan después en otras; por ejemplo, cómo se ha exportado a otras ciudades el modelo de Bolonia. ?- La importante demanda de la transversalidad, de la no especialización y de la necesidad de integrar disciplinas. ?- La importancia del sector informal, la política no institucionalizada y el espacio urbano. ?- El compromiso ético y crítico de los urbanistas.??Como conclusión, Joan Busquets añadió que "el urbanismo es un saber práctico" con responsabilidades técnicas, pero siempre ha tenido dos componentes:??1. La capacidad de mirar hacia el futuro. ?2. El urbanismo como reparación de los problemas del pasado.

Fuente: http://www.barcelona2004.org/esp/



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno