¿QUÉ DEL SUJETO AL FINAL DEL ANÁLISIS? (1)

Florencia Farías

Publicado el: 2028-04-05


       Facebook               Texto en Word 


    


Interrogarnos sobre qué sujeto resulta al término de su análisis, implica sostener la tesis lacaniana:“hay un fin de análisis”. Allí donde Freud encuentra un tope, Lacan ve una posibilidad.



Interrogarnos sobre qué sujeto resulta al término de su análisis, implica sostener la tesis lacaniana:?hay un fin de análisis?. Allí donde Freud encuentra un tope, Lacan ve una posibilidad.

Ahora bien, ¿Por qué un sujeto eligiría embarcarse en un psicoanálisis? ¿Qué justificaría su inversión de tiempo y dinero?. Bombardeados por el discurso capitalista que nos pide eficiencia y resultados, por múltiples ofertas psicoterapéuticas que responden a los ideales de felicidad y bienestar a corto plazo y con un reducido costo de esfuerzo, detenernos a pensar que le aporta nuestro trabajo a aquellos que lo demandan, no es de poca importancia.

Lacan a través de su invención, el pase, logra que podamos acercarnos a las preguntas que conmueven a toda la comunidad analítica :qué produce un análisis y qué es un analista, dos momentos que son cronológica y lógicamente diferentes en el tiempo. Es diferente el momento en que el sujeto finaliza su análisis de aquel en el que decide tomar a su cargo la tarea de dar cuenta del mismo a otros que ya no es su analista. Dar su testimonio sobre el tiempo del acto analítico.

Lacan propone el pase como forma de verificar como un analizante se hace analista, de acercarnos a la emergencia del deseo del analista. Será categórico: lo único que produce a un analista es su análisis, al final se está en condición de ejercer la función, lo que no quiere decir que todos opten por este camino. El pase se convierte en la ocasión de enterarse acerca de ese fin de análisis, que aquello más singular pase a ser transmitido.

El pase es un acto y como tal produce un cambio en el sujeto. Se necesita de una Escuela como el lugar donde se puede transmitir el acto analítico, para que cada analista pueda disponer del acto analítico y transmitirlo, teniendo en cuenta lo que el psicoanálisis descubre: ?la relación del sujeto con lo real?. El analista tiene por misión hacerle frente a lo real.

Por lo tanto, el final de una cura no será pensada como identificación al analista, en tanto ideal, que es una de las formas de defenderse contra lo real.

Según la época de su enseñanza, Lacan pondrá el énfasis en que al final el fantasma se reduce a la pulsión, o bien que al final el sujeto se identifica con su síntoma, con aquello del síntoma que se muestra más real, imposible de transformar, forma de enfrentarse a lo incurable.

Pensar en el fin de análisis es detenernos a pensar en la transferencia y su destino, el analista puede ser perfectamente olvidado, o al contrario resultar inolvidable. En esta diversidad hay incidencia del deseo del analista. Seguramente la transferencia se irá disolviendo en forma lenta y paulatina, lejos del ámbito analítico.

También podemos pensar que ocurrió con el fantasma, es decir con la condición de goce. Hay atravesamiento del fantasma cuando el sujeto ya no cree en su ficción, esto produce efectos tanto en la relación al Otro, como en el proceso de cambio en los fundamentos del ser, con consecuencias en la vida del sujeto.

Pero el punto que quisiera desarrollar es el cambio que sufre el sujeto, es decir los efectos subjetivos. En el inicio nos encontramos con un sujeto sufriente, dividido en su síntoma, alienado en los significantes del Otro, y nos encontramos en el final, paradójicamente, también con un sujeto dividido, que al decir de Colette Soler, produce una mutación que si bien no hace desaparecer la división, la trata sin reducirla. El sujeto se encontrará seguramente aliviado de sus síntomas, ya que se producen efectos terapéuticos, los síntomas se reducen, se transforman, hay alivio del padecer, el sujeto deja de dar consistencia al Otro, esto es, se enfrenta con la castración, y logra cambiar su posición respecto de ella.

Lacan utiliza el término de ?destitución subjetiva? para describir el final, en la cual el sujeto ve abolirse, realizándose como deseo. Uno de los ejemplos que da del sujeto destituido es el del ?guerrero aplicado? de Jeans Paulhans, en medio de la guerra, rodeado de muertos, bombas, hace simple y crudamente la guerra, sin hacerse preguntas , ni hacérselas al Otro, sin pedirles explicaciones a nadie. El sujeto destituido ya no espera del Otro, sabe que el sujeto supuesto saber es imposible.

Una analizante en los últimos tramos de su análisis refiriéndose a los ?otros del amor?, decía:

..?Viví engañada, él no era lo que yo creía (por su marido), mi padre es sólo un hombre común , mediocre, uno más ,mi odiada madre, creo que es una pobre mujer, cuando descubro que tengo algunas cosas parecidas a ella, ya no me enfurezco, hasta me río, mis niños están cada vez más grandes, con su vida, ¿y hora qué? ¿cómo se sigue?,sólo me tengo a mi. El resto de mi vida la quiero diferente, pero no sé cómo, estoy decidida voy esta vez a animarme y ejercer mi profesión.

Su entrada se precipitó ante el descubrimiento de la infidelidad de su partenaire. El Otro ya no era más confiable, el transcurso fue develando un fantasma de sacrificio y abnegación, servir al Otro, y en los albores de su salida comienza a revelársele la verdad sobre el engaño del amor, sobre la apariencia, el velo que recubre la división, como forma de sostener la propia.

La mayoría de los testimonios de los pasantes sitúan los mayores cambios a nivel del amor, lograr poner límite, soportar la falta, mayor libertad en las elecciones del partenaire.

Al cambiar de posición cesan los reproches y quejas, en mi analizante sobre todo la pelea con una madre denigrada, que le permitía poder sostener a un padre completo, excepcional. Dice Lacan,?El sujeto ve zozobrar la seguridad que le otorgaba su fantasma? Desprenderse del peso del Otro provoca alivio, pero también angustia, ya nada de aquí en adelante puede relevarlo de su castración.

En el caso de esta analizante, deberá finalmente hacer caer al Otro de la transferencia, el analista irá a ocupar el lugar de deshecho, reducido a objeto, ya sólo queda separarse de él, lo que no es sin un duelo, que con el tiempo ,en el mejor de los casos logrará también desprenderse, y el sujeto estará más para libre para actuar según su deseo y no su fantasma.

Más allá de los logros terapéuticos, es importante lo que el sujeto hace con el saber adquirido.

En la ?Nota a los Italianos? Lacan se refiere a un ?falso fin?, en aquellos sujetos que una vez adquirido un saber lo utilizan para ?hacerse ser?, en sus obras, amores, hacerse un nombre, apunta a encontrar una posición de ser que vela por la falta en ser. Si bien quizás este fin no está mal para la enfermedad de la neurosis, no basta para autentificarse analista.

El analista debe ir más allá, animarse a atravesar la puerta del saber, para dar cabida a un deseo nuevo, inédito. El deseo del analista es por definición un deseo donde el Otro falta, más allá de los ideales, soportando el rechazo de la humanidad, la que no quiere saber.

Le queda al sujeto, dice Lacan en ?Radiofonía?, ?hacerse a ser?, ya sin el Otro, no es haber adquirido el ser, sino es un ser que incluye la castración, el sujeto de algún modo se acepta.

La función deseo del analista, es hacerse causa del deseo, :?hacerse una causa de de plus de gozar?, una pequeña ganancia de goce, un pequeño plus que responde al menos de goce de la castración.El deseo del analista en la medida en que es un deseo de ?la diferencia absoluta?, es un deseo de revelación de lo que es el sujeto.

Pero el final no nos deja en la impotencia, abatido, o en el sin sentido de la vida, El haberse desprendido del Otro, no implica que el encuentro con el Otro no es posible, al contrario no es un fin solitario, autista, regodeándose en su deseo. En varios textos Lacan remarca que un fin de análisis auténtico deja muchas posibilidades al sujeto. Dice en Televisión:?de la prueba de lo imposible ,el sujeto sabrá hacerse una conducta?.

La vida comienza a tener otra significación, el sujeto querrá vivirla porque encuentra un plus de gozar en vivir, las miserias cotidianas adquieren otro valor, el asumir la castración, la muerte hace que cambie el punto de vista de lo que vale la pena. Una nueva satisfacción pulsional se produce al abrirse la deriva pulsional retenida en las fijaciones propias del narcisismo.

Algo se aprende sobre sí mismo en el análisis, sobre lo que se es, pero eso deja lugar a lo que no se sabe, aún un análisis llevado a su término, deja una parte de no sabido.

El deseo no es un deseo triste, es un deseo que conmociona, y que puede llevar al entusiasmo.

Conmoción y entusiasmo, posibles de encontrar en la poesía, y que mejor que estos versos para el final, escritos por Miguel Hernández y cantados por Serrat, que nos acompañaron a muchos de nuestra generación: ?Para la libertad?:



?Porque donde unas cuencas vacías amanezcan

ella pondrá dos piedras de futura mirada

y hará que nuevos lazos y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño

reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol talado, que retoño

Porque aún tengo la vida.?



Bibliografía Consultada

J.LACAN

- ?La proposición sobre el psicoanalista de la escuela?. Momentos Cruciales Ed.Manantial

- ?Discurso pronunciado por Lacan el 6 de dicembre de 1967 en la EFP

- ?Seminario XV:?El acto analítico? Inédito

- ?Nota a los Italianos? Revista Uno por Uno

- ?Radiofonía y Televisión? Ed. Paidós

C.SOLER

- ?¿Qué psicoanálisis? ?Ed. Eol

- ?Finales de análisis? Ed. Manantial.

- ?Estudios sobre la psicosis? Ed. Manantial

VARIOS

- ?¿Cómo terminan los análisis? Ed. EOL

[1] Trabajo presentado en las 1ras Jornadas de los Foros Psicoanalíticos de Argentina, "Encrucijadas: del Psicoanálisis y los Psicoanalistas", 06 al 08 de Octubre de 2000 en el Paseo La Plaza, Buenos Aires.







Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno