Conferencia sobre Nuevos Estudios Sobre la Histeria

Pablo E. Grosz Schwarz

Publicado el: 2014-09-04


       Facebook               Texto en Word 


    


Marie Charlotte Cadeau, nos recordaba que en este seminario Melman tomaba dos capítulos en que ponía a la Histeria, en lo que podríamos decir un diagnóstico diferencial con respecto a la psicosis, en un caso una vertiente esquizofrénica y en este capítulo



Conferencia sobre Nuevos Estudios Sobre la Histeria
(Cáp.- Contribuciones al estudio de la Paranoia)

http://www.freud-lacan.com/articles/article.php?url_article=pegroszschwarz260103

Pablo E. Grosz Schwarz
Noviembre del 2002

"Es imposible representar en el mismo plano el significante, el significado y el sujeto."
Seminario 5 - Clase del 6 de noviembre de 1957

"La paranoia es un pegoteo imaginario. Es la voz que se sonoriza, la mirada que se vuelve prevalente, es un asunto de, congelación del deseo."
Seminario 22 - Clase del 8 de abril de 1975

Marie Charlotte Cadeau, nos recordaba que en este seminario Melman tomaba dos capítulos en que ponía a la Histeria, en lo que podríamos decir un diagnóstico diferencial con respecto a la psicosis, en un caso una vertiente esquizofrénica y en este capítulo un despliegue pseudoparanoide.

En general estos Nuevos Estudios sobre la Histeria, nos han obligado a revisar un camino que los lacanianos podríamos con buenos argumentos haber dado por superados. En el caso particular de los que nos iniciamos en Chile Con Michel Thibault, habíamos encontrado en el concepto de forclusión del nombre del padre, las aguas que separaban a la histeria de toda confusión posible con la psicosis; sólo precisábamos un número de sesiones tal vez no pocas, y mucha paciencia para descubrir esa forclusión o deducir que no existía. La aparición del mecanismo de la represión, intrínseca de la Histeria, era ya la señal de que era una histeria y por lo tanto una neurosis.

Pues bien este seminario, si alguien estaba ya tranquilo con que habíamos superado la ambigüedad en el diagnóstico de las corrientes que se basaban en el juicio de realidad, viene a revolver nuestros esquemas, y nos obliga a reconstruir nuestra casa después de la tormenta. Además nos muestra que las interrogaciones diagnósticas que nos habíamos formulado eran insuficientes, y que no habíamos trabajado las contradicciones clínicas que habríamos de continuar recorriendo.

Al menos nos debemos consolar con haber pasado a una segunda revolución diagnóstica, cuando la psicología del yo y la del self, no han hecho ninguna, sino más bien una involución que los aleja de la paradojas del inconsciente, porque es de él mismo que huyen.

Lo primero que nos removió los cimientos, fue reconocer que en la histeria puede no haber represión, y que el objeto a lo toma prestado de su pareja. Debimos haber notado, que si la mujer es "no toda" si es no toda castrada, las cosas no podían seguir igual. A decir verdad Michel Thibault, no nos acompañó tan lejos, y los que escucharon algo más tuvieron que buscar fuera de Chile.

No deja de mostrarnos una vez más, cuan colonizados somos aún, según parece nadie pudo cuestionar localmente en Chile con un argumento rigurosamente formulado, lo que ahora estamos aprehendiendo. La colonización, parafraseando a Lacan en su concepción de lo necesario, no deja de escribirse, actuamos con ella como si nos fuera necesaria. Este crítica es a nosotros mismos.

En esta oportunidad tenemos que referirnos a términos y conceptos validados por Lacan, pero será de un modo muy sucinto, para poder dar lugar a la palabra de Melman.

El nombre del padre es lo que no habría en la psicosis. En el seminario Número 5, sobre Las formaciones del inconsciente, Lacan decía :

(...) ese algo que autoriza el texto de la ley es algo que se basta por estar él mismo a nivel del significante, es decir el nombre del padre, lo que yo llamo el nombre del padre (...)

(...) que el padre en tanto que promulga la ley, es el padre muerto, es decir el símbolo del padre; el padre muerto es el nombre del padre

Clase del 8 de enero de 1958

El nombre del padre es lo que promulga la ley, lo que le da validez, es decir puede haber ley que no ha sido promulgada, que no está autorizada, validada. En la psicosis la ley no habría sido promulgada. No es lo mismo que decir que no hay texto de la ley, ese texto no tiene validez por no haber sido promulgado como ley.

Recordemos que el término forclusión alude en francés y tomo para esto al traductor del seminario 3 (de Juan-Luis Delmont-Mauri y Diana Rabinovich), alude 1) en derecho : al vencimiento de una facultad o derecho no ejercido en los plazos prescritos; y 2) Figurativamente : exclusión forzada, imposibilidad de entrar, de participar.

La forclusión del nombre del padre, quiere decir que pasó ya, que ya no habrá promulgación de la ley, lo que no quiere decir por ejemplo, que el sicótico no la conozca, que no conozca la prohibición del incesto, sino que en el esa ley no se ha validado, que no está castrado simbólicamente. Podría entonces castrase realmente retornando esa ley rechazada en lo real. Es entonces el status de la Ley el que difiere en las psicosis.

Lacan propone tratar los registros como cintas de M?bius anudadas : El nudo borromeo compuesto tres por tres cintas de M?bius, para lo real, lo simbólico y lo imaginario. Modifica su propuesta con un cuarto registro que es el nombre del padre (Seminario R, S, I), que ese anudaría a los otros.

Así visto el nombre del padre, es lo que sujeta a los otros tres de desarmarse.

¿Cómo ver esto a nivel del discurso, y cómo a nivel de la imagen del cuerpo?. Pensando en estas cuerdas de Lacan, he propuesto la imagen de esos muñecos de madera según eran en mi infancia, que está constituido de partes, generalmente era algún animalito como un burro, por ejemplo. Esas partes están unidas por un hilo que sujetaba el cuerpo íntegro; si se presiona la base el animalito se cae, porque el hilo pierde su tensión. En la psicosis el hilo se rompe, es decir se desintegra la imagen del cuerpo. (Propongo que la debilidad asociada al nombre del padre en la fobia, se represente por esa presión pero que allí la integración del cuerpo es reversible, y la angustia es la fobia que es una transposición de la angustia de desintegración).

En el discurso el nombre del padre sería lo que permite justamente la hilvanación del habla. En la fobia uno puede muy bien quedarse sin habla pero no catatónico. Es la hilvanación la que hace la diferencia de los discursos. Es también por consecuencia de la existencia de las particularidades del discurso, los neologismos que se develan en la concatenación de la cadena significante.

Antes de continuar abordando el nombre del padre por el camino topológico, recordaré el grafo más elemental del deseo, que me parece un modo de retomar esto de la falta de localización en el Otro de la paranoia y también en la pseudoparanoia histérica :

Seminario 5, 6.11.57

Cadena significante

Puntos de capitón
Discurso hablado

En el primer esquema se indica el deslizamiento del significante y el significado, tal como lo rescata de Lacan de Saussure. Es representado como un colchón : Lacan propone el punto de capitón como una manera de relativamente fijar las plumas dentro del colchón, para que no pasen sino con dificultad de un lado a otro. El punto de capitón en el lenguaje, sería lo que evita el deslizamiento eterno entre significante y significado, permitiendo una fijeza con cierta flexibilidad pero no infinita.

El discurso fluye y es el Otro el que da la puntuación, y por ello el sentido. El sentido fluctúa con cada significante que se agrega, hasta el momento en que hay un punto. Así el Otro determina tanto al Sujeto como al sentido, y el Sujeto no termina de "localizarse", mientras el Otro no hace el corte. Esta es una referencia posible de Melman en :

"Así el Sujeto no tiene lugar fijo en el Otro". Falta un pacto con el otro.

Así mismo se puede entender la conexión con La "Urverdrängung" (represión originaria). Porque ella nos permite considerar aquellas interrupciones del discurso inconsciente, que dan la significación. Pensemos en el olvido del nombre Signorelli, en aquel ejemplo paradigmático con que Freud nos legó en la Psicopatología de la vida cotidiana. El Otro es allí el inconsciente de Freud. Freud concluye que es el tema de sexualidad y muerte, aquello reprimido. Nótese que esto es algo generalizable : todo síntoma, todo olvido, toda formación del inconsciente tiene por causa la sexualidad y la muerte. Con respecto de La represión originaria dice Freud :

Es indispensable tener también en cuenta la atracción que lo primitivamente reprimido ejerce sobre todo aquello, con lo que le es dado entrar en contacto. La tendencia a la represión no alcanzaría jamás sus propósitos si estas dos fuerzas no actuasen de consuno y no existiera algo primitivamente reprimido (Freud, "La represión" 1915)

Es esa represión originaria lo que permite el punto de capitón, por el que el discurso es puntuable. Y que tenga la aptitud de adquirir sentido y una cierta fijación del significado. Lo contrario sería un discurso maníaco, pero también sicótico en general.

No hay pacto entre S1 y S2, no hay acuerdo con el Otro que pueda fijar el sentido a lo dicho. Cualquier acuerdo es sólo de apariencia, son esos acuerdos que en el momento posterior se ven como sucesivamente cambiados, como si no se hubiera pactado. Lo dicho adquiere siempre un nuevo significado, no hay fijación temporal entre significante y significado, y esto continúa hasta el infinito si no hay castración que haga un corte, es decir que ponga el punto gramatical, la ley, que es punto de capitón.

Lo que hace que este capítulo se presente dentro de los Nuevos Estudios sobre la histeria, es que en la histeria puede haber algo de este orden : por ejemplo cuando ella encarna el falo, que es una forma de retorno en lo real y es entonces no-toda castrada. En ese caso en el lazo social Ella podría ser la (o él) aniquiladora que no permite nada que no la haga la única, y, parafraseando a Marie Charlotte Cadeau, no dará lugar a que ningún sujeto surja.

Si esto atañe a lo simbólico y a lo imaginario, veamos que hay algo análogo desde el punto de vista real del nombre del padre : el viene a amarrar tres registros heterogéneos. No es casual que esta cita de la pulsión venga tan bien. Recordemos que el seminario 11 debió ser el de los nombres del padre, la excomunión no se lo permitió y cambió entonces al de los 4 conceptos fundamentales, se dice entre algunos psicoanalistas que estos vienen a ser nombres del padre.

El nombre del padre, permite hacer un nudo porque hay cosas que son heterogéneas, que es preciso amarrar para que estén juntas. Heterogéneos como son el cuerpo real y el lenguaje hablado, como lo es el inconsciente y el cuerpo. Es conocida la metáfora de Lacan acerca de la pulsión :

El montaje de la pulsión es un montaje que, en primer lugar, se presenta como si no tuviera ni pies ni cabeza -en el sentido en que se habla de montaje de un collage surrealista. Si aproximamos las paradojas que acabamos de definir al nivel del Drang, al nivel del objeto, al del fin de la pulsión, creo que la imagen que nos aparece mostrará el funcionamiento de una dínamo empalmada en la toma de gas, saliendo de ella una pluma de pavo real que cosquillea el vientre de una hermosa mujer que permanece allí por la belleza del aparato.

Lacan seminario 11
6 de mayo de 1964

En la paranoia Marie Charlotte recordaba aquí, ante mi pregunta, que aquella no necesitaba de un cuarto nudo, porque la singularidad de su topología, sería la de un solo registro continúo, para R, S, I. Concluimos de ello que no habría forclusoión del n. del p., pero tampoco n. del p. Propiamente sino una forma sustituta. Y cual es su discurso : el delirio, en que todo le coincide tan bien para su certeza, por esa coincidencia de lo registros que no le da lugar a la duda neurótica. Así pensado, este camino nos lleva a suponer que el delirio suple el nombre del padre neurótico que en el paranoico hace que su locura impide volverse psicótico :

"Es la falta del Nombre-del-Padre en ese lugar la que, por el agujero que abre en el significado, inicia la cascada de los retoques del significante de donde procede el desastre creciente de lo imaginario, hasta que se alcance el nivel en que significante y significado se estabilizan en la metáfora delirante." Lacan, "De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis", Escritos 2,1955-1956

En otra viñeta de Lacan, nos muestra en el caso del Presidente Schreber como puede en la psicosis manifestarse el desamarre de los registros :

"(...) (S. 217-XVI) :
1] Nun will ich mich (ahora me voy a...)
2] Sie sollen nämlich... (debe usted por su parte...);
3] Das will ich mir... (Voy a...),
para atenernos a estos -a los cuales debe replicar con su suplemento significativo, para él nada dudoso, a saber :
1o a rendirme al hecho de que soy idiota;
2o por su parte, ser expuesto (palabra de la lengua fundamental) como negador de Dios y dado a un libertinaje voluptuoso, para no hablar de lo demás;
3o. pensarlo bien.

Puede observarse que la frase se interrumpe en el punto donde termina el grupo de las palabras que podríamos llamar términos-índices(...) o sea precisamente los términos que, en el código, indican la posición del sujeto a partir del mensaje mismo."

Lacan, "De una cuestión preliminar para el tratamiento posible de las psicosis".

Esto permitiría aclarar las cosas; salvo si notamos que se trata de un efecto de desamarre de los registros. Suponíamos que en la paranoia hay una suplencia, en esa continuación de los registros R S I... Para ello podemos proponer aquí, pues no lo he encontrado en Lacan en relación a Schreber, no se ha producido aún, la metáfora delirante, es un momento anterior a la estabilización significado-significante, por ello el Sujeto aquí es la interrupción.

Lógica excluyente condición de la paranoia.

"Esta pareja se distribuye sobre el eje a-a? del esquema L, pero la falta de tercera referencia priva a los partenaires de un apoyo en la verdad y los abandona a la arbitrariedad pura". Melman, Nuevos Estudios Sobre la Histeria, Nueva Visión, 19.., pág. 222

"Las lógicas bivalentes, llamadas justamente del tercero excluido, además de obtener un asentimiento tácito porque parece excluir la diferencia entre los sexos, se funda verosímilmente en el ideal de dominación de un pensamiento que sería transparente para sí mismo." Idem, pág 223

"(...) una pista que nos llevaría a considerar al plano euclidiano, soporte tanto de nuestra escritura como de nuestras cogitaciones y de nuestras divisiones del espacio, como modelo sugerido por el ideal paranoico". Idem

La lógica de "términos excluidos" es La lógica, cuando ella se creía La única. Hoy sabemos que es una más, que no existe La Lógica sino, las lógicas, por eso propongo siguiendo la nomenclatura de Lacan que sólo existe LA Lógica y que La Lógica no existe, que es no-toda. La Lógica tuvo que reconocer que era una más.

Es que era tan obvia que por más de 2300 años, nadie la desenmascaró como un discurso de apariencia : Aristóteles enunció tres principios :

El principio de Identidad afirma que toda cosa es igual a si misma. A es A. De P siempre se infiere P.

El principio de no-contradicción : ninguna cosa puede ser y no ser. A no puede ser B y al mismo tiempo no ser B. Dos proposiciones contradictorias no pueden se las dos ser verdaderas.

El principio del tercero excluido : tradicionalmente se definió así o A es B, o A no es B, hoy en día se lee o bien P es verdadera o bien su negación (-P) es verdadera. Entre dos posiciones contradictorias no hay una tercera posibilidad, la tercera está excluida.

Estos tres principios se llamaron los principios del Pensamiento, fueron incuestionables.

Ocurrió primero la caída de la geometría euclidiana, pues Lobachevski (1793-1856) construyó una geometría en que el 50 postulado de Euclides resultaba falso, el que dice :

"Y que si una recta al incidir sobre dos rectas hace los ángulos internos del mismo menores que dos rectos, las dos rectas prolongadas indefinidamente se encontrarán en el lado en el que están los (ángulos) menores que dos rectos. "

La Lógica, que se proponía cómo el pensamiento correcto pasó a ser cuestionada, cuando algo cayó de la geometría euclidiana.

Esa lógica retrasó a la física, fue también Aristóteles que dijo que un cuerpo no se mueve sino actúa sobre él una fuerza ; si se mueve hay una fuerza, sino se mueve no hay una fuerza. Pues eso es falso, el principio de inercia era una tercera posibilidad.

Lacan ha señalado también, que alguien no sea un hombre no quiere decir que es una mujer, en particular considerando que la mujer es no-toda. He aquí, además otra vertiente para abordar aquello de que "no hay relación sexual", que no hay para cada uno, una cada una, que sería su negación.

Un matemático de nombre Brower fue tal vez, el más entusiasta opositor de la lógica del tercero excluido. Consideró que las matemáticas debían prescindir completamente de la lógica :

Se llamó a su escuela la lógica intuicionista : en su disertación doctoral (Ámsterdam, 1907) Escribía :

"El mundo no es un sistema lógico, y por lo tanto no podemos discutir acerca de él lógicamente (...) sabemos que las únicas disputas posibles son aquellas que pueden entablarse mediante el razonamiento matemático. La fundamentación de la matemática en la lógica, la teoría de conjuntos y los números transfinitos muestran el peligro de caer en un camino falso por hacer uso del razonamiento lógico." Se dice que para mostrar el error que denunciaba se dedicó a la topología durante 5 años, y se lo ha considerado su creador.

Lo cito pues está lucha la hizo de un modo dramático. Se dice que era egocéntrico, que se sentía a disgusto con todos los que entraba en contacto con él, era hipersensible y sus colegas no podían cooperar con él. Convertía los debates académicos en batallas, los que no compartían sus ideas se transformaron en sus enemigos. Tuvo el mérito de liberar a la matemática de la Lógica, lucho toda su vida contra ella.

Es decir que Brower paradójicamente en lo real, de sus relaciones sociales, en el plano imaginario, funcionaba según la lógica de exclusión : o él o el otro. El otro era quien defendía, a sus ojos, la lógica del tercero excluido. Lo que su enunciado decía estaba en contradicción con su enunciación. Esa es la lógica excluyente de la paranoia, en que no hay terceras posiciones. Esta paradoja, podemos verla desde el punto de vista clínico y también como una demostración que confirma la validez de sus hipótesis :

El principio del tercero excluido se muestra como verdadero y falso a la vez : verdadero en el imaginario de Brower, según sus disputas, y falso según la argumentación de Brower.

Para Brower su argumentación sería un acto, a modo de synthome, por el que reparaba su estructura. Con la recusación de la ley de la lógica bivalente a nivel del enunciado de sus argumentaciones él estaba haciendo el reverso de lo que su estructura simbólica de lógica excluyente : si el argumento de los otros fuera verdadero, el de él sería falso, y la pasión de su disputa permite suponer que eso le implicaba su existencia, y su lugar móvil en el Otro. De hecho cayó en una gran depresión por la que cesó de producir al ser expulsado del comité editorial de una importante revista.

La física moderna se ha encontrado con principios que no responden a los axiomas aristotélicos del pensamiento. Por ejemplo el principio de incertidumbre de Heisenberg, muestra que una partícula puede estar y no estar en un lugar determinado; otro ejemplo es que algunas partículas no son idénticas a si mismas con un giro (spin), pero sí con un segundo spin, esas son las partículas de spin llamado 1/2, que forman nada más y nada menos que la materia del universo. El catálogo de los catálogos que no se contienen a si mismos tampoco cumplen con el principio de identidad. En la cinta de M?bius vemos que no es lo uno o lo Otro, puede haber una continuidad

¿Cómo podemos valernos de la historia de la geometría euclidiana y qué por el hecho de su cuestionamiento también la lógica lo fuera, para intentar comprender la propuesta de Melman de un plano euclidiano como modelo sugerido por el ideal paranoico?. Está pregunta la propongo equivalente a : ¿porque la exclusión del tercero, es congruente con un plano euclidiano?.

Sabemos de la paranoia y de la pseudoparanoia que el Otro está excluido, el eje imaginario se encuentra autónomo, es relación del yo con un semejante, del yo que se ha desdoblado de si mismo y se desconoce, del uno y del otro en rivalidad por el mismo deseo, pues el deseo del uno es el deseo del otro. El deseo del otro es transparente "yo se lo que tu quieres : lo peor", que es respuesta a su pregunta ¿Qué me quiere él?. La certeza es la transparencia que ofrece el espacio plano en el que todo se domina y está en la superficie, a diferencia de la cinta de M?bius que oculta el reverso. Es por este camino que creo se puede tender un puente entre la lógica paranoica y su topología.

Pablo E. Grosz Schwarz



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno