¿Cómo se hace para tener una onda sexy y ser al mismo tiempo una académica rigurosa?

Entrevista realizada por: Ricardo Duranti y Alejandra Brassó.

Publicado el: 2021-06-04


       Facebook               Texto en Word 


    


Esther Díaz, una de las profesoras más populares del CBC (Ciclo Básico Común de la UBA), una escritora prolífica y entretenida, una defensora de las minorías...






Entrevista a Esther Díaz

¿Cómo se hace para tener una onda sexy y ser al mismo tiempo una académica rigurosa?


¿Una académica prestigiosa que reivindica el amor a los jóvenes en todas sus formas, al mejor estilo de los antiguos griegos? ¿Una crítica de la actualidad que pasó por un convento de clausura? ¿Una mujer que hace filosofía? Todo esto y mucho más cabe en una mujer llamada Esther Díaz, una de las profesoras más populares del CBC (Ciclo Básico Común de la UBA), una escritora prolífica y entretenida, una defensora de las minorías...

Entrevista realizada por: Ricardo Duranti y Alejandra Brassó.


Trato de tener un cuidado de mí misma, de ser crítica de la sociedad en la que vivo pero sin quedarme en el pasado, como hacían los viejos profesores. Una condición de posibilidad para ser un buen profesor es tener buena memoria, acordarse de cuando uno era chico o joven y teníamos esos mamotretos enfrente, quejándose de que ?la juventud está perdida? o de que ?jóvenes eran los de antes?.
Ahora bien: no hay que aceptar todo lo nuevo. En este momento en que hablamos de posmodernidad, hay corrientes que son más bien reaccionarias, y hay cosas positivas como la aceptación de la diferencia, algo bastante paradigmático. Pero hay cosas negativas, como la vuelta a los valores tradicionales, las propuestas de Daniel Bell, en EE.UU., que es uno de los primeros que habló sobre posmodernidad. Desengañado, como yo, de la modernidad - porque creemos que terminó -, pero con la diferencia de que él cree que la solución es volver a la premodernidad, y esto es lo peligroso de la posmodernidad: que acepta todos los tiempos. No es como la modernidad, que borraba el pasado. La posmodernidad acepta cosas muy revolucionarias o piolas -la marcha del orgullo gay, por ejemplo-, que eran totalmente impensables a principios del siglo XX y que, aunque podrían haberse hecho, el costo hubiera sido terrible. Creo que la respuesta a tu pregunta es pensar qué no me gustaba cuando era joven de los profesores y en función de eso modificar en lo posible mis conductas. Y para mantener mi nivel académico, me meto entre los libros y la computadora un promedio de doce horas por día. Pero los sábados escucho Rock and Pop o miro MTV y aunque sea una vez por semana miro algún programa con el que los pibes se identifican. Trato de observar los códigos de la gente joven sin perder mi nivel académico. La mejor manera de darse cuenta es mirar los rostros, y cuando empezás a ver caras de embole o que empiezan a hablar entre ellos, inmediatamente me pregunto qué esta pasando, si hablo en difícil, o doy por supuestas algunas cosas, o me estoy yendo a otro espacio. Yo estoy frente a alumnos que nacieron con el televisor color, que aprendieron a hacer zapping antes que a hablar, a ver video clips antes que a caminar, a ver cuerpos perfectos antes que a las profesoras. Primero la vio a Madonna, después a Esther Díaz. Yo no voy a competir con Madonna físicamente, pero sí estando aggiornada en el discurso con mi propio pensamiento.

¿Y cómo te trata la academia?
Bueno, la academia me maltrata horrores. Gregorio Klimovsky me hizo mierda en un concurso. Yo estaba defendiendo en concurso mi cátedra del CBC que tengo hace doce o trece años, con cuatro mil alumnos y treinta y tres docentes a mi cargo por cuatrimestre. Entonces Klimovsky puso en el dictamen que la profesora Esther Díaz ?no estaba en condiciones pedagógicas ni intelectuales de estar al frente de una cátedra?. El dolor fue muy grande, tanto en lo personal como para la universidad, porque según Klimovsky, hacía 12 o 13 años que había una inútil al frente de la cátedra. Por supuesto que impugné el dictamen y al año el Consejo Superior de la universidad disolvió el concurso (por única vez desde que empezó la democracia) y sacó un dictamen en el que Klimovsky es sospechado de arbitrariedad hacia mi persona.

La academia me hace pagar duramente que yo, siendo una académica doctora en filosofía, doctorada con diez sobresaliente, me permita tener una visión diferente. Me doctoré con Foucault, y desde el vamos trato de tocar los temas prohibidos en filosofía: Nietzsche, la sexualidad, la homosexualidad, la seducción, todo lo que tiene que ver con el cuerpo, lo que Occidente dejó de lado desde el siglo V antes de Cristo y a mitad del siglo XX. Yo soy epistemóloga, pero desde la reflexión sobre la ciencia amplío mi análisis hacia la sociedad. Esto es lo que no se me perdona, porque lo que quieren hacer los epistemólogos de la corriente anglosajona es hacernos creer que la ciencia es como una torre de cristal que no tiene que ver con la sociedad, y por lo tanto no tiene responsabilidad ética. De este modo los científicos -a veces- se ponen al servicio de las peores causas, pero como tienen ese halo de santidad, son impunes.

Todas esas investigaciones biológicas que se hacen principalmente en EE. UU. para tratar de demostrar que el instinto materno o la homosexualidad están regidas por genes, están al servicio de la represión y avaladas por la ciencia, así como en la época de Hitler la ciencia avalaba que había razas inferiores. Trato de denunciar todo esto y además no dejo de estudiar lo que ellos saben, porque para ser una critica respetada hay que saber bien lo que se critica. A veces pienso ?¿es una elección o no me habrá quedado otra??

Vos sos mujer y te dedicás a la filosofía... ¿Tiene género la filosofía?

Yo brego para que no tenga género. Ustedes saben que hay un grupo de mujeres que se llama ?Mujeres en filosofía?. Yo prefiero no ahondar en la diferencia; respetarla, pero no marcarla. Creo que la diferencia hay que marcarla en las primeras instancias de la lucha; por ejemplo, las primeras feministas, los primeros grupos de gays. Pero una vez que esta denuncia está hecha y que se va tomando conciencia en la sociedad, creo que el gay, la mujer, el judío, todos los que somos minorías desde el punto de vista del poder, tenemos que tomar la causa no de nuestra diferencia sino de todos los excluidos.

Yo quiero que me respeten como persona que hace filosofía, no como mina que hace filosofía. A mis amigos gays les digo ?vos no tenés que ser un artista gay, tenés que ser un artista, y que te respeten como artista?. A nadie le importa si Miguel Ángel era gay, sino la obra que dejó; a nadie le importa con quién se acuesta Carlos Alonso; entonces, ¿por qué tiene que importar si es gay? Yo prefiero no ahondar en la diferencia.

La filosofía no debería tener género; lo tuvo porque el poder hegemónico era de los varones. Encontramos muy pocos antecedentes de grupos de mujeres en filosofía. En grupos no asimilados a la sociedad menciono a los filósofos cínicos. Ellos estaban en contra de los filósofos del statu quo, vivían en la plaza, hacían el amor en público, se masturbaban delante de la gente; entonces los llamaban ?perros? -o sea, cínicos-. La filosofía cínica dice la verdad sin tapujos. En ese grupo había mujeres, pero justamente era un grupo marginal.

La mujer es minoría en las empresas, en la política, en todo; en el proyecto del genoma humano, no llega ni al 5%. La ciencia también tiene un género masculino que es el que yo quisiera desarticular.

Género masculino sostenido por mujeres, en muchos casos...
Por supuesto. Ser sojuzgado no garantiza lucidez. Las mujeres que les regalan barbies a las nenas y ametralladoras a los nenes, están resaltando la diferencia. Cuando escribo sobre la mujer en mi último libro hago un análisis sobre la mujer, que hoy no es sierva, pero que tampoco es liberada como nos creímos en los sesenta, con el invento de la píldora, el amor libre, etc.. Ahora no somos ni siervas ni liberadas, somos sobrecargadas. Porque tenemos que pensar en que la heladera debe estar llena y a la vez hay que estar linda, hay que trabajar y hay que estudiar.

Entonces, estás en contra de las políticas de la identidad.
Sí, estoy en contra, porque para qué luchar tanto para acceder al matrimonio, si al matrimonio, igual que a la democracia, los seguimos manteniendo porque no encontramos algo mejor. Yo me pregunto por qué grupos exiliados del sistema luchan por entrar al sistema. A mi entender, deberíamos unirnos heterosexuales y homosexuales para que no haya más casamientos. ¿Para qué luchar? ¿Para conseguir conquistas burguesas? Entiendo que es importante por el tema de la herencia o los beneficios sociales, pero a mí me parece que deberíamos ser más creativos, que no habría que luchar para conseguir estas cosas que ya están podridas, que fue un invento de los burgueses modernos y que no le sirve a nadie. En las primeras instancias de la lucha es importante marcar la diferencia, pero después no. Creo que hay que hacer mucha autocrítica. ¿Qué queremos del matrimonio?, ¿no vimos a nuestros padres?, ¿para qué sirve el matrimonio?

En realidad, la lucha es para tener derechos legales.
Bueno, desde ese punto de vista está bien. Pero desde el punto de vista existencial, no hay amor que se sostenga -independientemente de los derechos, con lo que estoy de acuerdo- si no hay renovación. El deseo o la calentura es lo que vamos generando entre todos y después, como dice Deleuze, hacemos el amor con mil... Bueno, lo hacemos con uno porque no nos queda más remedio. ¡Cómo nos hacemos el bocho! Porque vemos un culo, una mirada, etc., y con todo ese colage que nos hacemos durante el día, después hacemos el amor con uno. Pero físicamente, porque con la cabeza hacemos el amor con los estímulos del exterior. Entiendo lo de los derechos legales, pero yo misma preferí dejar los derechos legales y optar por la libertad. Obvio que la independencia se paga con mucha soledad, eso también es cierto.

Algunos dicen que el estado civil de los gays es ?solos?...
Y además, el hecho de que cambien de pareja con mucha más asiduidad que los heterosexuales, lo encuentro como algo altamente positivo. Si los heterosexuales tuviéramos bolas, haríamos lo mismo. Pero como está tan estabilizado el matrimonio, seguimos por inercia. Pero las prácticas que se ven entre los gays es el deseo en acción: ?sí, te quiero mucho, pero la verdad que esta noche tuve ganas de hacer algo en un baño con otro?. Eso es el deseo en acción, y no te digo que no lo hagan los heterosexuales, pero se cuidan muy bien de que no se sepa. Entonces, ese modelo de libertad dentro de la represión llegará a encorsetarse en un matrimonio y, desde el punto de vista del deseo, me da mucho miedo. Ojo, desde el punto de vista de los derechos tenés razón, pero hay que hacerlo desde vivir una vida plena, estar con quien tengo ganas, independientemente de la promesa que hice. Creo que los homosexuales, mientras sigan siendo marginales, van a seguir siendo libres; en cuanto se encorseten en lo burgués, perdieron.

Hay una crítica que le hacen las feministas a Foucault y es que tiene una visión en la que la figura del varón predomina, y que excluye a las mujeres. ¿Cuál es tu opinión?

Se puede hacer una lectura así. Él hablaba desde su cuerpo, también. Pero me parece que es una critica rebuscada porque cuando él habla de los oprimidos, cuando denuncia las exclusiones, no deja de lado a las mujeres. Él estaba preparando un libro sobre la vida de ?los hombre infames?, del que solo escribió el prólogo, y ahí cuenta no solo casos de hombres sino también de mujeres; de ninguna manera hace una exclusión. Como a todo gran pensador, se lo puede agarrar para la izquierda o para la derecha. Lo mismo pasa con Nietzsche. Los primeros que lo toman son los nacionalsocialistas; pero después, en los sesenta, hay corrientes de izquierda en Italia que lo reivindican. Lo que pasa con los grandes autores es que son tan amplios en su pensamiento que se los puede tomar para cualquier lado.

¿Nos describirías brevemente esa idea de la posmodernidad?

La antigüedad miraba al pasado, a la patria, a los santos. Con la modernidad miramos a un futuro mejor; Marx dice que hay que ?hacer la revolución para que nuestros hijos la disfruten?. Freud, otro moderno, dice que hay que ?tratar de crear una sociedad psicoanalizada para que la gente sea feliz y pueda cumplir sus deseos?. La modernidad comienza a resquebrajarse a mitad del siglo XX; pero ojo, que no hay una zona clara. La posmodernidad toma distancia de ambas corrientes pero las rescata. Por eso los reciclajes; los boliches son galpones que el posmoderno recicla; el moderno los hubiera tirado abajo y hubiera construido algo ?moderno?. A nivel estético está bien, pero a nivel ideológico es muy jodido. La posmodernidad rescata el pasado, vive el presente pero va al futuro. Inventa la computadora, por eso a mí parece que es a mitad del siglo XX cuando comienza a surgir. La epistemología tradicional considera que primero hay ciencia básica y luego hay ciencia aplicada o técnica. En cambio, la informática surgió como técnica. A partir de ese momento se puede acelerar la fisión del átomo que produjo la bomba atómica y se puede acelerar la decodificación del ADN que produjo el genoma humano. Se rescata el pasado con ironía. Hay una multiplicidad de tiempos. Antes, con la libreta de ahorro el moderno juntaba para el futuro, ahora con la tarjeta de crédito se gasta antes de tener el dinero: hay un futuro que ya es presente.
Los primeros chicos posmodernos son los de los ?90, pero van a un sistema educativo moderno, la escuela. La maestra se vuelve loca porque no leen, pero bueno, cuando yo era chica la única cosa para zafar de la realidad eran los libros, en cambio ahora el pibe tiene el control remoto y cuando va al colegio no solo que no se encuentra con Madonna sino que se encuentra con la maestra, que además le pide que lea. Entonces los pibes tienen cortocircuitos porque las prácticas nuestras los han puesto en ese lugar. Pero si ahora me da un ataque, llévenme a un médico que haya leído y no a uno que solo vea televisión. Por lo tanto, no creo en la dialéctica, en la idea de la superación, como dicen Engels o Marx. Creo que hay tensión entre los sexos, entre los que nos odiamos y amamos; siempre hay tensión, y puede haber algún momento de superación, pero siempre hay tensión. Por eso nos gusta tanto orgasmear. Para mí, uno de los pocos momentos de superación es el orgasmo, o la obra de arte. Cuando vemos una obra de arte o tenemos un orgasmo, nos asomamos a la eternidad, porque perdemos la noción de temporalidad. Es un momento único, y mirá qué breve es. Lo que sucede es que la modernidad nos hizo creer que institucionalmente podíamos hacer durar las cosas.

La idea de la sexualidad que tenemos es una idea psicoanalítica. Sin embargo, vos tenés una idea diferente en cuanto al Edipo. En uno de tus libros, cuando hablás de postsexualidad, contás que el mito popular de Edipo no era el que contó Freud, sino uno donde Edipo mata al padre en una pelea por un joven al que ambos querían como amante.

Bueno, también Freud habla del perverso polimorfo. Por un lado dice ?perverso?, que ya tiene una connotación negativa, y por otro lado lo dice para los niños; creo que se quedó corto... Por ejemplo, Hegel le hace una crítica a Kant, porque Kant presenta cuatro contradicciones de la razón, entonces Hegel plantea que está de acuerdo pero que no son cuatro sino que son infinitas las contradicciones de la razón. Con este tema pasa lo mismo: no es un sexo, son infinitos los sexos; si hasta con un objeto uno puede calentarse... Lo que pasa es que si a la mañana te gusta un hombre, a la tarde una mujer, a la noche un perro, sos mucho menos manejable que si a los nenes les gustan las nenas y a las nenas los nenes...

Finalmente quiero decirles que me siento muy bien por haber tenido una entrevista con ustedes, ya que mi objeto de estudio son los marginales, entre los que me incluyo como mujer que ama a los jóvenes y como persona que hace una filosofía que no se pliega a la oficial.






Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno