Queridos amigos y amigas:

Alberto Noé

Publicado el: 2003-02-12


       Facebook               Texto en Word 


    


El titulo me pareció apropiado para comenzar estas notas sobre mi viaje a Israel y posteriormente a Portbou donde rendí mi humilde homenaje a Walter Benjamin...



Queridos amigos y amigas:

Alberto Noé


El titulo me pareció apropiado para comenzar estas notas sobre mi viaje a Israel y posteriormente a Portbou donde rendí mi humilde homenaje a Walter Benjamin.

La pregunta inicial estaba influenciada por el miedo que se siente cuando se va a entrar en un escenario donde el "otro" es imposible de tolerar, es decir, un cuadro de guerra, donde lo imprevisible se torna cotidiano y la muerte puede estar en cualquier sitio de Israel, será que no me va a pasar nada?.

Sin embargo, mi viaje estaba motivado, principalmente, por un evento singular: plantar un árbol, inaugurar un bosque y rendir mi homenaje a Víctor, mi hermano y a a traves de Víctor, a todos los Victors secuestrados y desaparecidos en la Argentina, creo que ese sentimiento me permitió vencer todos los miedos y fantasmas posibles y poder caminar y viajar a ciudades modernas y ancestrales, llenas de misterios como Sfat y Tiberias, donde están enterrados los padres fundadores de la Cabala, como Shimon Bar Yochai, hasta Maimonides y el venerado Rabí Meir Baal HaNes, sentir los olores orientales del Mercado Majanéh Yahudá de Jarusalem y caminar por sus laberintos, donde se encuentra de todo y la presencia sefaradí marca la cultura expresada por músicas y por comidas que nos recuerdan que alguna vez estuvimos allí.

Claro que todo esto está dentro de un contexto de guerra, porque en la entrada del milenario mercado como en la salida, hay que pasar por una severa revisación realizada por adolescentes tardíos vestidos de soldados y soldadas, creo que el mas grande debería tener 19 años, esto te hacia poner los cables a tierra, después de curtir los colores y los perfumes del mercado, una pequeña torre de babel donde se encontraban sefarditas de lugares inimaginables como Kurdistan, Libia, Egipto, Turquestan, Irak, Bosnia, Bulgaria, Yemen, Etiopía, Irán, Turquía, Grecia, donde el ladino era la lengua oficial y el árabe la segunda lengua, claro que todos hablaban hebreo con quienes no formaban parte de su endogrupo.

Fue un museo vivo que visité en Jerusalén, comiendo falafel y shuarma, dentro de unas pitas de todos los tamaños posibles, y entonces me preguntaba como era posible esa guerra de exterminio en medio de un país donde el multiculturalismo configura a Israel contemporáneo?

Israel es Jerusalem y Jerusalem es Israel, porque en esa ciudad milenaria reencontré mi identidad judía, sin tener que pensar en nada, todo me parecía haberlo visto siempre y me sentía en casa. Es importante subrayar que en Jerusalem vencí al miedo y la caminé solo, es decir, estaba en casa de amigos queridos como Diana y Efraim Zadoff, pero el circuito me lo iba dibujando a medida que caminaba por las calles y laberintos desconocidos que me llevaron por ejemplo al barrio Meah Sharin, de los ultra-ortodoxos, no solo que lo recorrí, sino que entré en sus misteriosas sinagogas, acompañado por imágenes de la película Hakadosh de Amos Guitai, un barrio lleno de gente que no trabajan y que lo único que hacen es rezar, rezar y rezar, y ahí me di cuenta que en el viejo Mercado Majanéh Yehudá todo el mundo trabaja para que estos parásitos puedan rezar, es decir, cuando uno cae en la real, se da cuenta que en Israel la carga impositiva es muy alta, por eso los Haredim, es decir, los ortodoxos aumentan el tamaño del grupo familiar para recibir mas dinero del Estado, además no hacen el servicio militar y son los que realmente están a favor de Sharon y sus guerreros y sus halcones, son los fundamentalistas que mataron a Rabin porque sabian que Rabin estaba profundamente interesado en la paz y en la coexistencia de los dos pueblos.

La mayoría para no decir, todos, los israelíes que viven en los territorios ocupados son ultra-ortodoxos.

Conocí el monstruo por dentro, porque en mi familia paterna que vive en Israel, se vive un drama generalizado a muchisimas familias, que a veces puede transformarse en una tragedia: muchos de sus hijos o hijas se casan con los ultra-ortodoxos y dejan de frecuentar la casa paterna porque no cumplen con los preceptos ortodoxos y entonces surge la pregunta: quien representa la ley? el padre o el Rebe?

En la reunión de mi familia en Rosh Hashaná, dos hijos de mi primo no vinieron simplemente porque mis primos no cocinan comidas kasher y por lo tanto no solo no vinieron, sino que no llamaron por teléfono porque está prohibido por el Rebe, claro, la pregunta surge inmediatamente, en la época de Shimon Bar Yochai y de Maimonides, había teléfono?

Realmente hay que estar adentro para darse cuenta de la metamorfosis del judaísmo que pretenden hacer los haredim.

Esto me hizo cambiar mi hoja de ruta y quise conocer donde vivía mi prima haredim y como es la casa de un ortodoxo. Y fuimos toda la flia. a Ben Shemesh, una ciudad, no un barrio, una ciudad de ultra-ortodoxos, lo primero que me impactó fue que no pude besar a la hija de mi primo, ni siquiera darle la mano, porque así lo establecen los Rebes, Orith, así se llama la hija de mi primo, tiene 30 años y cuatro hijos y un quinto por venir, el marido no hace nada, se la pasa todo el día en la sinagoga y quien los mantiene? El Estado, por una parte y la flia. por la otra, porque según Abraham, mi primo, no puede permitir que sus nietos pasen necesidades, así que la cosa es producir mas nietos.

Claro todo esto es una introducción para narrar la ceremonia del Bosque Memoria, que está en Ben Shemen, en la ruta de Jerusalem a Tel Aviv, un lugar único, donde los arboles y las piedras recuerdan la tragedia argentina, creo que fue el lugar apropiado para llorarlo a Víctor, mi hermano querido, y lo hice acompañado por mi soledad, única compañera en estas circunstancias, canté el himno nacional argentino y el Hatikva me salió completo, me sorprendí cantándo sin errar una palabra, Freud explica.

Después de que el presidente Moshe Katzav descubrió las piedras con los nombres, me acerqué lentamente y me puse a su lado y con inglés salteñizado, le dije que mi hermano era su colega, porque ambos son abogados y además sefarditas, me preguntó cuantos años tenia y cuando le dije: 28 años, le salieron lagrimas que se juntaron con mis lagrimas.

Salimos del Bosque y nos internamos en la modernidad que configura a Tel Aviv, fue una revelación, una ciudad moderna, con playas y en el Mediterráneo, insólito, en medio de una geografía poblada por guerreros ancestrales, sirios, jordanos, libaneses que les resulta insoportable un territorio donde no hay analfabetos, donde la medicina es publica y de avanzada, donde la biblioteca de la escuela que visité después de la ceremonia del Bosque en Modiin, es mas grande que la de la facultad donde doy clases, en fin el pueblo del libro en medio de la barbarie y con la barbarie adentro también. Por eso es necesario la paz, porque en ambos lados los fundamentalistas tienen interés en la guerra y eso es importante destacarlo, no hay inocentes en esta historia.

Y además, en Tel Aviv vive un gran amigo, un hermano del alma, mi querido Mochi que no lo veía desde hacia mas de 20 años, amigo de la infancia de nuestra Salta querida.

Fue emocionante encontrarse después de tantos años y así en Tel Aviv, también la caminé con tranquilidad, porque además estaba con Mochi, o mejor, el Dr. Moisés Zeitune, un gran medico y un ser humano ejemplar

Me fui de Israel, pensando que tengo un lugar donde puedo homenajear a Víctor, mi hermano, pero también me fui con la sensación de que el antisemitismo se trasvistió de antisionismo y me fui también pensando que hay un juego de todo o nada, es decir, no hay turistas en Israel y eso significa el aislamiento de todo un pueblo, producido, entre otras causas por los medios de comunicación de masas que intentan todos los días mostrar un país en guerra así no va nadie y casi yo caigo en la trampa, pero fui, volví y vi un pueblo que trata todos los días de que la esperanza tiene que vencer al miedo.

Un gran abrazo

Alberto Noé




Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno