El suicidio en la obra de Lacan

Deborah Fleischer

Publicado el: 2003-08-08


       Facebook               Texto en Word 


    


El siguiente desarrollo intenta dar cuenta del estatuto del suicidio melancólico en la obra de Lacan.







El suicidio en la obra de Lacan

Deborah Fleischer

Fuente: http://www.elistas.net/lista/descartes/archivo/indice/141/msg/150/



?La muerte no es abordable más que por un acto. Aún para que sea logrado, es preciso que alguien se suicide sabiendo que eso es un acto, lo que solo sucede muy raramente?.

J.Lacan. R.S.I . (18/2/75)Seminario inédito



El siguiente desarrollo intenta dar cuenta del estatuto del suicidio melancólico en la obra de Lacan.

En el momento de la pregunta- ¿qué me quiere el Otro?, Lacan ha explicado que es en el punto de carencia del Otro, donde el sujeto ofrece al deseo parental su desaparición como respuesta. Es por la estructura discontinua del significante que se puede preguntar -¿Qué me quiere?. Es ahí, en los intervalos del discurso del Otro donde el sujeto aprehende su deseo.(1)

Este suicidio, que podríamos llamar estructural, le permitió decir a Lacan, que la acción del significante provoca un sujeto entre dos muertes. Muerte que viene después de la vida, exterior al sujeto hablante, dado que el significante se sostiene justamente en él, pero para el sujeto hablante esta muerte es también algo interior, puesto que esta instalada en la experiencia de la palabra. Es así, que dirá en Encore , que los que hablan no son cualesquiera, son seres a los que estamos habituados a calificar de vivientes, y tal vez resulte muy difícil excluir de los que hablan la dimensión de la vida, pero nos percatamos de inmediato de que esta dimensión introduce a la vez la muerte, y que de ello resulta una total ambigüedad significante.

La única función a partir de la cual puede definirse la vida, a saber, la reproducción de un cuerpo, no puede ella misma designares ni como vida ni como muerte, ya que como tal en tanto sexuada, entraña a ambas: vida y muerte.

Lo dicho hasta aquí introduce el tema. Eric Laurent en una visita a la entonces Biblioteca Internacional de Psicoanálisis: dijo: -"No se podría decir en principio que en el fin del análisis se trata de aislar un deseo puro. El deseo puro es la melancolía . No tiene que ver con la vida sino con la inmorta-lización del deseo. Hay que hacer compatible ese deseo con lo vivo. La carne goza cuando se conecta la biología con el deseo. Ahí se produce nuestro campo".

Planteo entonces que en la afánisis, el sujeto se manifiesta en el movimiento de desaparición llamado por Lacan, letal .

La ausencia de afanisis, la holofrase o solidificación, hacen serie con el fenómeno psicosomático, la debilidad mental y la psicosis. La melancolía es ubicada como un tipo de psicosis, estableciéndose, de esta manera, una relación con la neurosis obsesiva. ( No hay discurso obsesivo- no hay otra psicosis que la paranoia). Este lazo entre melancolía y neurosis obsesiva es explícito en Freud, qué lo toma de Abraham.

En el siglo XIX, la melancolia adquiere para la psiquiatría, el estatuto de enfermedad maniaco- depresiva, psicosis degenerativa, constitucional o endógena.

En relación al psicoanálisis, Abraham lo relaciona con la neurosis obsesiva en tanto compartían la ambivalencia. En 1923 utiliza el término verstimmung , traducible como disonancia, mal-humor al referirse a la protodepresión de la infancia, paradig-mática de la melancolía ulterior. Freud en Duelo y melancolía hará una diferencia entre el trabajo del duelo y la melancolía. Cuando el melancólico introyecta al objeto, la identificación narcisistica deja sentir los efectos de la ambivalencia. Si el amor al objeto llega a refugiarse en la identificación narcisistica, recae sobre el objeto, el odio, calumniándolo, insultándolo, haciéndolo sufrir y encontrando en ese sufrimiento una satisfacción sádica. El tormento, indudablemente placentero que el melancólico se inflige a sí mismo, significa análogamente a los fenómenos correspondientes a la neurosis obsesiva, la satisfacción de tendencias sádicas y del odio dirigido a un objeto, pero retraídas al yo por el propio sujeto.

Lo que Freud señala de característico en la melancolía es que el melancólico sabe a quién a perdido pero no que ha perdido. (diferenciando, el quien del que, el objeto de amor del objeto de la pulsión). No es el objeto del amor quien cae sobre el yo, sino su sombra, designando así un a sin maquillaje. No hay vergüenza por el autorreproche. La neurosis obsesiva y la melancolía comparte así la pérdida del objeto y la ambivalencia y se diferencian por el tipo de objeto y porque para Freud lo característico de la melancolía es la regresión que por un lado vuelve a la identificación y por el otro al sadismo. El sadismo es aquí la muerte de algún otro.

El odio aparece en Las pulsiones y sus destinos ligado al yo de placer purificado, el yo percibe así, como hostiles las partes del mundo que no puede incorporar, acogiendo los objetos que la economía narcisista le permite absorber y volviendo a cerrarse, percibiendo entonces como hostil lo que le es extraño. Lo no incorporado queda en relación a lo odiado. Los efectos unificantes de la libido no alcanzan para dominar un reducto último al que se acoge cierto real , un resto inalienable, motivo de rechazo y odio.

Si el melancólico no puede soportar la pérdida del objeto, la muerte del otro, no es sino porque ese otro no es sino el mismo. La melancolía, dice Masotta en El modelo pulsional , es el intento fallido de reducir el reducto. El otro como cuerpo extraño, en la enfermedad melancólica, permanece como inalienablemente otro.

Serge Cottet estableció en el III Encuentro del Campo freudiano una serie:Un agujero en el Otro, dolor, inhibición, depresión.

Las depresiones las dividirá en neuróticas, psicóticas y la del fin del análisis. La depresión psicótica es la melancolía. Psicosis que pone de relieve la impotencia del fantasma para constituirse. Hay disolución del i(a) que hace aparecer al objeto en su crudeza, al desnudo.

III

Las referencias en la obra de Lacan al suicidio melancólico son las siguientes:

En Televisión , Lacan se refiere a las depresiones como la forma de ceder ante el deseo, mientras atribuye el suicidio a la manía. Cito:" Y lo que resulta por poco que esa cobardía de ser deshecho del inconsciente vaya a la psicosis, es el retorno en lo real de lo que es rechazado, del lenguaje, es por la excitación maníaca que ese retorno se hace mortal ".

Al concluir el Seminario La angustia (inédito), después de extenderse sobre la neurosis obsesiva dirá: El problema del duelo es el mantenimiento de los vínculos por donde el deseo esta suspendido del i(a), por el cual todo amor, en tanto este

término implica la dimensión idealizada, esta expresado narcisisticamente. Y esto constituye la diferencia de lo que sucede con la manía y con la melancolía. Si no distinguimos el objeto

i(a) del a , no podemos concebir lo que Freud recuerda y articula en la misma nota (se refiere a Inhibición ,síntoma y angustia ), así como lo hace en el bien conocido artículo Duelo y melancolía , en el que indica la diferencia entre ambos términos.

Recuérdese el pasaje donde después de haberse embarcado en la noción de retorno, de reversión de líbido pretendidamente objetal, sobre el yo propio del sujeto, Freud confiesa: es evidente que en la melancolía este proceso no culmina (lo dice el propio Freud), el objeto supera su dirección y es él el que triunfa.

Lacan acentúa así la diferencia del a con el i (a) e indica que en la manía no funciona el a, no solo se lo desconoce. "Es aquello por lo que el sujeto ya no es lastrado (lesté) por ningún a que a veces sin ninguna posibilidad de libertad, lo entrega a la metonimia infinita, lúdica, pura de la cadena significante"

Tenemos entonces en el ciclo duelo/ deseo la referencia al Ideal del Yo que tiene la función en tanto significante de la identificación primordial (recordar que estamos a la altura de la enseñanza de Lacan del Seminario La angustia ) de simbolizar este agujero (-@) como falta para el sujeto y estando radicalmente separado de él.

En Hamlet , Lacan hará algunas reformulaciones interesantes, al hablar del duelo. Dirá que en la forclusión hay una falla en lo simbólico, en el duelo un agujero en lo real, falta alguien en lo real ahí donde el la psicosis falta un significante en lo simbólico. Hay duelo cuando desaparece al-guien cuya falta colmábamos. Es así que en Matemas I en el texto "Producir el sujeto" J. a. Miller lo nombra como lo decisivo que fue el sujeto para el Otro en su erección de ser vivo.

Siendo lo real pleno por naturaleza, para hablar de agujero en lo real es necesario introducir la dimensión de lo simbólico. Es por eso que Lacan designa como vida el agujero en lo real para interrogar mediante el nudo borromeo la estructura necesitada por Freud del lado de la muerte.(2)

Hay una moción que regula este movimiento, que es imaginaria. Si ésta fracasa, ante la falla de la imagen, el suicidio ¿sería un intento restitutivo, al devolver al cuerpo los límites donde puede hacer imagen?.

Si i(a) se corre deja al aal descubierto, fallando la función reguladora del fantasma, ya que ese a es el deseo puro, ahí donde el sujeto no encuentra nada para identificarse.

En el fantasma sadeano se afirma el carácter indestructible del Otro. El neurótico obsesivo con su demanda de muerte hace de la muerte un acto fallido, el fantasma funciona y exige la destrucción del deseo del Otro. En la melancolía en cambio, al Otro le falta el agujero y eso es sin apelación. No hay llamado como lo hay en el suicidio neurótico.

Es en la Conferencia de Ginebra donde Lacan habla del suicidio de los hijos no deseados. Al Otro le falta el agujero, el sujeto se libera de la cadena significante (a diferencia de la neurosis. Recordar el Niederkommen de la joven homosexual), ya no se hace representar ahí y escapa a toda inscripción. El significante ha perdido la batalla. Se trata entonces en la melancolía de un deseo no ligado a la cadena significante. No hay distancia entre $ y a, más bien se puede escribir $ equivalente a a ($~a), deseo inmortal que resiste más allá de toda vida.

El suicidio melancólico entonces no es un acto. Es una certidumbre de goce cuando el significante ha perdido la batalla ante el duelo imposible










Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno