El psicoanálisis en el dispositivo epistemológico Por una epistemología del detalle

Esther Díaz

Publicado el: 2003-08-06


       Facebook               Texto en Word 


    


Es sabido que la distinción entre teorías científicas y no científicas ha sido una de las mayores preocupaciones de cierta tradición epistemológica y el fin último de...







El psicoanálisis en el dispositivo epistemológico

Por una epistemología del detalle

Lic. Esther Díaz

http://textospsi.galeon.com/diaz1.html


Es sabido que la distinción entre teorías científicas y no científicas ha sido una de las mayores preocupaciones de cierta tradición epistemológica y el fin último de sus análisis críticos. Es sabido también el carácter controvertidamente platónico de esa crítica de la ciencia que, por un lado, busca la adecuación de lo real, las ciencias concretas, al modelo epistemológico ideal, y, por otro, lejos de poner en juego la "voluntad de negación" -la autonomía de la razón- que el eidos platónico supone en su distanciamiento crítico de "lo dado", practica la aceptación de la ciencia telle quelle, tal y como ella existe en la trama social, con todas sus insuficiencias e irracionalidades, convirtiéndola en criterio de su propia verdad y en dicho modelo o ideal cosificado.

Por el camino de la heteronomía de la razón epistemológica la invocación de la ciencia se convierte así, como señala Adorno, "en instancia de control que censura el pensamiento libre". "La ciencia, el medium de la autonomía, ha degenerado en un aparato heterónomo" .

Nos hemos referido ya en otro lugar a los procedimientos de carácter jurídicos que genera la puesta en práctica de esa forma de racionalidad filosófica, ambos paradigmáticamente ilustrados en el capítulo introductorio de la publicación Análisis Epistemológico del Marxismo y el Psicoanálisis . Las críticas que allí aparecen, toman en serio, se dice, la conocidas palabras de Marx y de Freud en el Prefacio de la primera edición de El Capital y en la Introducción al Psicoanálisis:

"Acogeré con los brazos abiertos todos los juicios de la crítica científica".

"Porque (el psicoanálisis) no lo abarca todo, es demasiando fragmentario, no tiene ninguna pretensión de ser un todo cerrado en sí mismo ni de constituir un sistema, no merece el nombre de Weltanschauung ".

Marxismo y psicoanálisis se beneficiarían con la confrontación metodológica que permite distinguir las descripciones corroboradas por la experiencia y las prescripciones ético-políticas y reaccionar contra el vicio teológico en que muchos marxistas y psicoanalistas han caído, apreciando la fantasía temeraria de las hipótesis explicativas y, al mismo tiempo, el control riguroso y severo de las conjeturas mediante la observación y el experimento.

Sólo podemos transformar la realidad conociéndola y para ello sólo disponemos de una ciencia que se manifiesta en el paradigma de las ciencias naturales y sociales. Se comprende, entonces, que sea un problema de fondo el contenido en estas reiteradas pregunta:

"Son ciencias el marxismo y el psicoanálisis ?".

"En qué sentido, bajo qué aspectos y en qué partes se alejan de tal paradigma ?".

Independientemente de las peculiaridades de la teorización epistemológica, de las variaciones internas de esa modalidad invariable de ejercer la crítica de la ciencia, los resultados de ésta han subrayado de manera uniforme la carencialidad del psicoanálisis, la "miseria de su método", su imposible lugar en el universo epistemológico. No obstante, como veremos, en la epistemología argentina es posible señalar una excepción en la uniforme corriente de condenas.

Mientras imperó la hegemonía neopositivista, con sus preocupaciones puestas en la difícil pero siempre buscada armonía entre los dos niveles del lenguaje de la ciencia -el de los términos observacionales y los términos teóricos-, en la metodología inductivista que sólo consideraba aceptables las proposiciones que describieran hechos o sus generalizaciones, y en la verificación o confirmación como prueba, el psicoanálisis recibió el veredicto de "No probado": no responde a la lógica de la prueba, el método de recolección de datos -la asociación libre bajo la guía del analista- y su interpretación no satisface la exigencia del control por terceros que exige la objetividad científica, los datos no pueden testear las hipótesis ni la teoría y no hay modo de decidir entre interpretaciones diversas .

Popper, por su parte, considera que tanto aquella actitud epistemológica como el proyecto de una ciencia fisicalista unificada -y, en particular, por lo que aquí nos interesa, de una "psicología en lenguaje fisicalista"- quedaron desarticuladas bajo el impacto de su falsacionismo. Pero aunque el inductivismo, la verificabilidad y el criterio del significado cayeran bajo el peso deductivo del método de las conjeturas y las refutaciones y las demarcaciones epistemológicas que el mismo hace posible, el psicoanálisis continuó recibiendo un veredicto análogo, "Pseudocientífico": la teoría resultaba compatible con todo acontecimiento, con toda conducta posible, era inmune a la falsación empírica, carecía de un base empírica de contradictores potenciales .

La situación no varió en la versión sofisticada del falsacionismo. Un "programa de investigación" podía considerarse progresivo cuando su desarrollo teórico anticipara su desarrollo empírico, es decir, mientras continuara prediciendo hechos nuevos con cierto éxito, y debía considerarse estancado cuando su desarrollo teórico quedara rezagado en relación al empírico, cuando sólo aduciera explicaciones post-hoc o, bien, sólo proporciona descubrimientos por casualidad o predijera hechos anticipados o descubiertos por un programa rival. Las falsaciones, desde este punto de vista, no implicarán rechazo sino cuando la fuerza del programa disminuya y el nuevo criterio de demarcación planteará entonces otros requisitos: coherencia y poder predictivo, crecimiento continuo. El psicoanálisis sólo satisface el primero, instalándose en el campo de la "ciencia inmadura", remendada secuencia de ensayos y errores, ciencia "integrada" que absorbe anomalías y diseña teorías auxiliares cuando se encuentra de cara a ciertos hechos .

A su turno, también aquella visión ortodoxa se disolvió bajo la acción del ácido crítico que destilaba La Estructura de las Revoluciones Científicas: la crítica en el sentido popperiano es excepcional, la razón científica es dogmática, históricamente ninguna teoría ha satisfecho la normativa falsacionista, el cambio de teoría no se explica racionalmente por la eliminación del error -ninguna teoría es desde el principio un error aunque llegue a serlo- sino por el estudio de los comportamientos

de las comunidades científicas. Pero, si bien el concepto de "paradigma" indicaba, en principio, un proceso de flexibilización epistemológica en favor del psicoanálisis, Kuhn no abordó jamás centralmente la cuestión desviando su consideración hacia casos menos polémicos, como lo es el de la astrología .

Entre los epistemólogos argentinos, G. Klimovsky sostiene una posición discordante del conjunto que creemos de interés considerar con cierto detenimiento. En un texto de 1971 el autor afirma que dado el hecho de que la tarea de la epistemología es "juzgar la bondad o el defecto que pueda poseer una teoría", se procederá a analizar sus elementos constitutivos.

En primer, su esfera de objetos, empíricos y teóricos, el tipo de experiencias clínicas que integran la base de la teoría, si esa base es epistemológica, es decir, compuesta por entidades directamente dadas u observables en la práctica cotidiana, o metodológica, es decir, compuesta por "teorías presupuestas" a través de las cuales leemos los objetos teóricos y los epistemológicamente empíricos. Luego, sus términos, los términos básicos que nombran entidades o situaciones clínicas y los términos teóricos; sus afirmaciones y los niveles en los que las mismas se distribuyen, nivel 1 de las afirmaciones básicas, nivel 2 de las generalizaciones empíricas y nivel 3 de los enunciados teóricos, puros o mixtos-. Mas tarde, su estructura deductiva, las hipótesis fundamentales o principios, las hipótesis derivadas y las consecuencias observacionales y, finalmente, la contrastabilidad del sistema por el método hipotético-deductivo.

El psicoanálisis parece pasar victorioso las diversas instancias del análisis epistemológico, en efecto:

"Freud emplea en algunos de sus escritos un estilo de exposición -que sin duda refleja un estilo de investigación- consistente en referirse primero a sucesos y eventos relacionados con casos singulares; en esa etapa se "protocoliza" todo lo que ocurre en particular que posea carácter observable, tanto humana como clínicamente. Luego pasa a generalizar lo observado extendiéndolo a todos los casos: obtiene así leyes de la conducta manifiesta, de la formación y aparición de síntomas, etc.; se está entonces en el segundo nivel. Luego pasa a dar explicaciones de lo que ocurre, introduciendo entidades hipotéticas de carácter teórico: libido, catexias, huellas mnémicas, superyó, etc. Diseña modelos que describen el comportamiento de estas entidades (lo cual se expresa mediante enunciados teóricos puros) y vincula lo teórico a lo clínico mediante principios que son hipótesis teóricas mixtas (como puede serlo, por ejemplo, que el aumento de catexias en el aparato psíquico puede acrecentar el displacer)" .

El inconsciente y el superyó pueden considerase como entidades a las cuales se tiene acceso a través de las hipótesis psicoanalíticas aceptadas (y del material manifiesto que el paciente ofrece), es decir, como parte de la base empírica metodológica, la que se invalidará en caso de que las teorías presupuestas se desmoronaran un día por obra de la crítica epistemológica .

A partir de los protocolos "clínicos" se podrán obtener generalizaciones clínicas, leyes empíricas acerca del desarrollo de las características observables y manifiestas de enfermedades, síndromes y conductas. Luego, al construir explicaciones psicoanalíticas de lo que ocurre empíricamente, se nos podrán ocurrir leyes que atañen al material latente o no observable. La distinción entre material latente y material manifiesto es ejemplo de la diferencia entre base empírica y entidades teóricas .

En el psicoanálisis ya es un paso ir de las observaciones clínicas hasta la resistencia, transferencia o proyección, luego, dar un nuevo paso para pasar a los objetos internos y a la fantasía, y luego, otro para hablar de libido y catexias. Cada estrato constituye una especie de base empírica relativa respecto de los superiores.

"Esta concepción tiene el mérito de permitir un testeo por etapas del sistema total, consistente en asegurar la calidad de los estratos inferiores e irse elevando al problema de testear los superiores contrastándolos por sus consecuencias en los estratos inferiores. Por otra parte, otra ventaja es que en caso de derrumbarse una teoría por obtenerse consecuencias observacionales indeseables, ésta no se perdería por completo sino solamente aquellos estratos superiores responsables de la deducción ?fatal?, salvándose los componentes empíricos y los estratos inferiores (salvo que el accidente provenga de las propias generalizaciones empíricas, lo cual sería definitivo en contra de la teoría)"

Un texto publicado varios años después se hace cargo del escepticismo sustentado con respecto al psicoanálisis, teoría profunda que da una inteligibilidad y una comprensión explicativa y predictiva de la conducta humana que antes no se había alcanzado pero que "no es el mejor ejemplo de lo que tiene que ser una teoría científicas", habida cuenta de las dificultades para refutar o corroborar sus hipótesis: el factor de sugestión hace muy difícil la contrastabilidad induciendo la adecuación del paciente a la hipótesis interpretativa del analista; los hechos no son hechos fácticos sino significativos; las condiciones de la situación psicoanalítica hacen imposible la variabilidad de situaciones que en algunas ocasiones constituye precisamente el valor de la prueba, el factor ideológico.

Sin embargo, y si bien la mención de todos esos factores contiene un grano de verdad, estos no impiden que el método científico actúe, aunque compliquen el testeo: el gesto, las manos, el tono de voz -diversos canales de comunicación- pueden ofrecer material delator; existe abundante literatura sobre la testabilidad significativa de los modelos interpretativos; la carga ideológica es una perturbación que no impide la adopción del método científico.

En su libro de 1994 crece la confianza del autor en la testabilidad del psicoanálisis . Freud se presenta allí ubicado en la tradición médica de sus maestros "fisicalistas", como un decidido partidario del método hipotético-deductivo consciente de que las teorías psicoanalíticas sólo tiene un valor conjetural y son aceptadas por sus éxitos explicativos, predictivos y terapéuticos, y como un empirista convencido del valor de la observación, "piedra de toque que otorga validez y alcance a las teorías y a las actividades científicas" y que permitiría superar la dosis de vaguedad de sus conceptos nacientes.

Ello permite al autor polemizar con los representantes más ortodoxos de la tradición anglosajona, como Nagel, con los racionalistas que padecen de "fobia observacional" y piensan que el control de las teorías queda en manos de la práctica, como los francesas, con los que postulan una "ciencia light" elaborada en reuniones de café, como los seguidores de Kuhn, con Bunge que atribuye a Freud un dualismo que afirmaría la existencia de una sustancia mental distinta de la material, es decir, del cerebro y sus funciones.

En efecto, para M. Bunge ese dualismo es una de las razones por las cuales el psicoanálisis no consigue pasar la prueba de la cientificidad, la que está sujeta a dos requisitos fundamentales, el requisito de la contrastabilidad empírica -necesario pero no suficiente- y el criterio de la compatibilidad con el grueso de conocimiento científico. No consideramos pseudocientíficas a la homeopatía o la astrología por su fácil refutabilidad empírica, sino porque no son compatibles con el conocimiento científico. Lo mismo ocurre en el caso del psicoanálisis.

En primer lugar, sus tesis son ajenas a la psicología, la antropología y la biología, y, a menudo, incompatibles con ellas. En segundo lugar, no adopta el enfoque científico, debido a que comprende una ontología no naturalista, dualista, que supone la existencia de una sustancia mental, desdeña los problemas referentes a la conducta, no emplea el método científico y no se propone explicar ni predecir mediante hipótesis incorporadas a teorías empíricamente corroboradas. Por su incompatibilidad con los cánones de racionalidad aceptados en nuestro siglo, su incontrastabilidad, su resistencia a la crítica, su prescindencia de la estadística, queda encuadrado -precediendo a la psicología conductista y a la psicología psicobiológica plenamente científica- en el ámbito del mentalismo precientífico, el que debe ser rechazado en bloque como pseudocientífico .

Ante ello Klimovsky opone el hecho de que Freud proviene de la llamada escuela de ?médicos fisicalistas? vinculados a la postura filosófica, metodológica y científica del fisiólogo alemán Herman Helmholtz, quienes habían juramentado explicar todo fenómenos de la conducta humana en términos físico-químicos. Partidario del monismo pero careciendo de información acerca de cómo reducir las leyes psicológicas a leyes físico-químicas, Freud admitiría, no obstante, que toda una serie de fenómenos psíquicos (resistencia, represión, mecanismos de defensa) o de sectores de la conducta (conducta superyoica, conducta inhibida, hechos inconscientes) se pueden entender sin acudir a la misma, "y por ello reconocería su monismo ontológico pero adheriría a un ?dualismo metodológico? en cuestiones de investigación" .

Es interesante constatar el carácter antagónico de estos trabajos de crítica epistemológica que, más allá de los detalles que los particularizan, provienen de la misma tradición, comparten el mismo estilo, la misma concepción global de la epistemología, esa a la que nos referíamos al comienzo.

En efecto, para Bunge esta disciplina se ocupa de los "problemas filosóficos que se presentan de hecho en el curso de la investigación científica o en la reflexión acerca de los problemas, métodos y teorías de la ciencia" -problemas lógicos, semánticos, gnoseológicos, metodológicos, ontológicos, axiológicos, éticos, estéticos,- y para Klimovsky, en una concepción más restringida, ella se ocupa de "problemas del conocimiento científico, tales como las circunstancias históricas, psicológicas y sociológicas que llevan a su obtención, y los criterios con los cuales se lo justifica o invalida" .

No obstante, para ambos la epistemología debe ser "capaz de distinguir la ciencia auténtica de la pseudociencia" e "indagar acerca de los elementos de juicio por los cuales una determinada teoría científica merece ser considerada como conocimiento legítimo". En ambos casos, como vemos, es tarea fundamental separar la paja del trigo, la verdad del error, la teoría verdadera del mito, lo que exige llevar a las teorías ante el Tribunal de la Razón Epistemológica que, provista de un criterio de juicio metodológico que la retiene en el "contexto de justificación", decidirá acerca de su estatuto teórico y de sus méritos a la hora de recibir los apoyos necesarios para la práctica de la investigación.

Sin embargo, o algo ha fallado en el dispositivo o es inherente a la lógica de sus procedimientos que, dado un mismo objeto de crítica, los juicios resultantes puedan ser disímiles, contradictorios, incompatibles, como ha ocurrido en el caso del psicoanálisis, descalificado, por un lado, como un dualismo no-naturalista indiferente al uso del método científico, legitimado, por otro lado, como un monismo naturalista que, aunque trabajosamente, emplea el método científico. Que ha ocurrido?. Es evidente que no podríamos resolver la cuestión internándonos por los mismos caminos, acudiendo a un "tribunal de la razón meta-epistemológica" que decida dónde se encuentra la verdad o se esconde el error. Y es evidente también que si el objetivo es comprender algo del complejo y ambiguo estatuto epistemológico del psicoanálisis, ese dispositivo de juzgar falla en su conjunto, pues ni ésta ni ninguna teoría creativa admiten ser encastradas en esquemas simplistas, rígidos y lineales.

En principio, ni la historia de la filosofía ha sido después de la muerte de Kant una sucesión de sistemas "puros" contrapuestos -revisión del kantismo, idealismo alemán, disolución del hegelianismo, "vuelta a Kant"-, ni la historia de la ciencia del siglo XIX ha sido la historia del triunfo inapelable del positivismo naturalista y su metodología objetivista.

Estos no tardaron en desatar las más variadas reacciones espiritualistas y la hermenéutica como alternativa metodológica. Algunos que se consideraron auténticos herederos de Kant y manifestaron su aversión al idealismo, como Schopenhauer, no han podido ocultar su afinidad espiritual con la orientación de Fichte y Schelling. Otros que, como C. Bernard, consideraron que la investigación biológica debía orientarse por el supuesto del más riguroso determinismo mecanicista, con exclusión de toda visión finalista, admitían que los fenómenos de la vida, aunque estuvieran regulados por aquél determinismo, no son perfectamente reductibles a fenómenos físico-químicos, son más complejos y constituyen una manifestación de factores que no son simplemente físico-químicos, aunque para conocerlos hubiera que recurrir al método experimental y al criterio del determinismo absoluto.

Tampoco las reacciones ante la reducción naturalista o fisicalista de lo psíquico constituyeron un campo homogéneo y aliado de una metafísica especulativa sino que la afirmación de la irreductibilidad vino muchas veces de la mano de la afirmación del ordenamiento mecánico de lo físico, al que se le concedió el valor de medio para la realización de una finalidad esencial de la vida psíquica, y de una metafísica que quería llevar al dominio de lo suprasensible los procedimientos inductivos y generalizadores de las ciencias de la naturaleza, como ocurrió en los casos del idealismo teleológico de Lotze o de la psicofísica panpsiquista de Fechner -uno de los referentes reconocidos por Freud-, médico y físico, lector de Spinoza, en cuya física matemática del sentido externo el triunfo del cuantitativismo obedecía a las exigencias de un paralelismo psicofísico en el que podía avizorarse un dualismo metafísico mitigado.

Los mismos naturalistas se inspiraron en Goethe, un Goethe darwinizado que combinaba la exigencia de lo positivo con la ambición sintética, que selló la unión de cierta Naturphilosophie con cierto positivismo, y al que Haeckel revelará como precursor de la idea de evolución y del método científico monista. El espíritu del romanticismo se amalgamaba al espíritu positivo.

La consideración de la complejidad del horizonte de la cultura alemana desde donde emerge el psicoanálisis pone de relieve la temeridad de los reduccionismos. Nada parece más claro que la presencia del kantismo en el pensamiento de Freud que desde el comienzo habla de representación y no de ideas, y que, sensible a la exigencia de la cuantificación parece sumarse a la corriente que se propone superar la gran objeción opuesta por el filósofo a la pretensión de cientificidad de la psicología.

Pero no es menos cierto que el psicoanálisis no se ocupa de la mente, noción que nos remite a lo intelectivo y a la fuerte tradición epistémica de Occidente, sino del alma, noción proveniente de la tradición mítica, de la religión, de la metafísica. Y que la representación lejos de conducirnos al ámbito de lo que tiene forma y organización, al ámbito consciente del conocimiento y de la acción conforme a fines que requiere una explicación por la causa final, nos conduce al ámbito de una vida anímica agitada por pasiones inconscientes y gobernada por causas eficientes que requiere una explicación que, aunque la resiste, pide auxilio a la especulación.
Freud no interviene expresamente en el debate epistemológico de su tiempo que oponía a los partidarios de la Erklären y a los partidarios de la Verstehen, se autoposiciona en el mismo aparentando no tomar posición: el psicoanálisis es ciencia, es decir, ciencia de la naturaleza, la ciencia de donde emana la norma epistemológica fisicalista que le transmitieron sus maestros fisiólogos, Helmholtz, Brücke, Du Boys-Reymond, que asimila en su aprendizaje e incorpora a su práctica, al que adhiere sin reservas y del que nunca renegará.

El Psicoanálisis es una ciencia hecha a la medida de ese monismo ontológico y metodológico para el cual todo es reducible a la acción de fuerzas físico-químicas y explicable por el método físico-químico, único capaz de reducir a dichas fuerzas las manifestaciones en principio no reductibles. En cuanto tal, el psicoanálisis debe perseguir los gérmenes de irreductibilidad de los fenómenos "inconscientes" por medio del análisis o descomposición que le permitirá llegar a los componentes últimos de la vida psíquica, las pulsiones, elementos que forman unos "complejos", los síntomas, que, a su vez, forman el "complejo" de la enfermedad.

De allí que la Metapsicología, donde se define la originalidad de su objeto, se nutra del fenomenalismo convencionalista y el energetismo de Mach, el gran teórico de la familia cientificista que, situado ante el problema de encontrar un punto de vista que ponga de relieve la continuidad entre la física y la psicología, reduce el universo a un complejo de sensaciones que son, físicas en una conexión -externa- y psíquicas en otra -interna- según las esferas que traza el límite espacial del cuerpo propio que organiza la relación funcional del conocimiento. Lógicamente anteriores a las cosas, las sensaciones son los elementos neutros del mundo, si destacamos ciertas relaciones los vemos como físicos, si destacamos otras los vemos como psíquicos.

El conocimiento consiste en describir fenómenos e insertarlos en relaciones. El físico estudia las relaciones interiores de los complejos externos de cuerpos y las relaciones entre éstos, el fisiólogo estudia las interiores a los complejos de cuerpos vivos, el psicólogo estudia las relaciones entre estos dos tipos de complejos y los complejos mentales. La elección de las relaciones primeras es convencional y la exposición de los hechos debe regirse por el principio de economía, siendo la meta la descripción más completa, precisa y económica de los hechos, frente a la cual las teorías se revelan como auxiliares y transitorias. Las leyes, descripciones abreviadas, informes generales y condensados acerca de los hechos, permiten explicar y predecir.

No hay oposición entre lo físico y la psíquico sino una simple identidad de elementos; en la esfera sensorial todo es al mismo tiempo físico y psíquico, pero los colores no son en sí mismos ni físicos ni psíquicos. No se trata tampoco de un paralelismo del tipo de Fechner, que en cuanto los considera dos aspectos de una misma realidad alude a un tercer término incognoscible, metafísico. Los elementos dados en la experiencia son neutros y se definen como psíquicos o físicos según la relación que destaquemos. Ello permite a Mach afirmar que no hay divisiones "naturales" entre las diversas ramas de la ciencia y que tales divisiones son arbitrarias y convenientes.

Freud firmó el Manifiesto en favor de la creación de una sociedad para la difusión de la filosofía positivista que Mach promoviera -contándose entre sus redactores- en 1911; temía que el psicoanálisis se asociara a la Naturphilosophie. Freud nunca rompió abiertamente con el sensorialismo convencionalista del empiriocriticista, cuyo objetivo principal era la eliminación de toda afirmación superflua que no pudiera ser controlada por la experiencia -metafísica en el sentido de Kant-, lo que exigía vigilar que los principios y conceptos de la ciencia no se extendieran más allá de los límites de la experiencia sensorial posible que aseguraba su significado científico.

Pero el agnosticismo de Freud, cuyo postulado es el carácter de "cosa en sí" del inconsciente, le obliga a conjugar con aquél fenomenalismo un racionalismo operacional, fenomenotécnico, a destacar el papel determinante de las "ideas abstractas" y los "conceptos fundamentales" en la construcción, el nexo que liga la racionalidad y lo imaginario y que hace que el procesamiento teórico se alimente de una lógica del inconsciente homóloga cuya raíz sería el Phantasieren . Lo lleva a romper la perspectiva objetivista del sujeto-soporte de operaciones lógicas y de procedimientos metódicos, separado de un objeto que es su opuesto.

Lo real a conocer por la ciencia natural psicoanalítica, la vida anímica, es objeto de observación, pero de una observación peculiar pues su concatenación presenta desgarramientos, lagunas, agujeros, debiendo lo ideal, la actividad cognoscente, constituir un objeto de conocimiento que llene las mismas y establezca, como lo afirmaba Schelling, una "serie complementaria" consciente respecto de lo psíquico inconsciente.

Para Schelling la realidad se desarrolla dialéctica, históricamente, y en ese proceso se realizan, correlativamente, Sujeto y Objeto, Pensamiento y Ser, Dios y Mundo. La aparición de la sensibilidad en la evolución de la naturaleza inicia una nueva etapa del desarrollo tendiente a recorrer conscientemente el proceso de productividad inconsciente del que ha nacido y a reivindicar como propio, por el camino de la reflexión, lo que se produjo a la sombra del inconsciente. De la misma manera, el conocimiento consciente de la vida anímica es "consciente-inconsciente", pues obedece a leyes del objeto que bajo ciertas condiciones dan nacimiento a los fenómenos conscientes, entre los que cuenta el conocimiento científico que "reconstruye" esas tramas de lo real, los nexos no-dados a la observación, en el mundo interior de nuestro pensamiento.

Sujeto y objeto se co-constituyen y afirman recíprocamente en un círculo epistémico. La tarea de la ciencia de llenar esas lagunas, completar lo que falta y traducirlo a un material consciente, tiene a ese círculo como condición de posibilidad y conduce, precisamente, al establecimiento de una "serie complementaria" consciente respecto de lo psíquico inconsciente.

Lo real psicoanalítico, la cosa en sí, permanecerá siempre incognoscible, pero podemos inteligir, ver, intuir intelectualmente los nexos, lo cual permite comprender, establecer una identificación de la serie real a la ideal, de la cosa del mundo a lo sabido por la conciencia y discernir las propiedades de las cosas, en tanto atributos, de la cosa misma, su núcleo. Y ello es posible porque el yo que intelige y discierne tiene su núcleo, intelige y discierne desde su núcleo -el oscuro ello-, existiendo una identidad estructural entre el aparato psíquico que intelige y discierne y el que constituye el campo fenoménico de la exploración .

El naturalismo consecuente de Freud nos conduce a una doble y sorprendente constatación que colisiona con la originalidad de su objetivo, el inconsciente.

Por un lado, situado el psicoanálisis por su creador en el hueco -en la carencia- del "triedro de los saberes" naturalistas -anatomía, química, física- de los que proceden sus modelos -el de la anatomo-fisiología de Brücke, el de la dinámica de las representaciones de Herbart, el médico-físico de Helmholtz-, y destinado a morir absorbido por ellos una vez que "las correlaciones anatómicas fijadas, las sustancias químicas descubiertas, las mediciones realizadas", permitieran acabarlo en su triple dimensión tópica, dinámica, económica, define un estatuto provisional -anatomía provisional, química provisional, física provisional-, que lo destina a realizarse en su disolución.

Por otro lado, haciendo suyo Freud el esquema genealógico copérnico-darwiniano, tópico del discurso naturalista, cuyo uso define y codifica Haeckel, y vuelto a su entusiasmo inicial por Goethe que abandonara tras el primer contacto con los fisiólogos, alienta por un momento la esperanza de que el psicoanálisis dejara su huella en el campo de la biología al lograr explicar la "necesidad" lamarckiana que crea y transforma los órganos, como el poder ejercido por la representación inconsciente en el propio cuerpo; y, aunque el proyecto que se concretó, en su calidad de tal y aún con su carácter efímero, podría investir al psicoanálisis de un estatuto diferente, el de la aspiración a la consumación, acabamiento o remate del majestuoso edificio del saber naturalista.

Si a ello se agrega que :

"Es un hecho que Haeckel constituye un referente omnipresente en Freud. Más allá de este esquema específico, su influencia se encuentra en numerosos puntos de la conceptualización freudiana, desde la teoría de las pulsiones fundamentales, que restablece la inspiración atomística y cosmogónica (*), hasta la teoría de la civilización con las consideraciones antifinalistas que la connotan" ,

de ese carácter de referente fundamental del haeckelianismo -el discurso de la Weltanschauung darwiniana- para descifrar los mecanismos más importantes del psiquismo, derivaría la probabilidad de considerar al psicoanálisis como una extensión del neodarwinismo a los fenómenos psíquicos.

Pero sería un error, pues ese "lenguaje persistente permanece separado por un hiato de exterioridad a la revolución del objeto", porque ese lenguaje persistente proporciona el "código de desciframiento de algo inédito que transgrede irresistiblemente sus términos". Por ello, más allá de sus coincidencias, y aunque al utilizarlo como vehículo pague un tributo a la concepción que traduce, "Freud subvierte ese lenguaje que emplea para significar su especificidad inédita".

De allí las insalvables diferencias entre el optimismo naturalista de Haeckel que, tras los descubrimientos de Copérnico y Darwin, nos trae la buena nueva de la pérdida de las ilusiones antropocéntricas, nos coloca ante la evidencia del progreso y la certeza de que ha llegado la hora de la reconciliación con la naturaleza y del recentramiento en el gran Todo y el pesimismo del naturalismo autoinmunizado de Freud que, tras las heridas narcisistas y la renuncia a tales ilusiones, renuncia también a la ilusión de que es, lo que le impide toda reconcialiación, aún con su naturaleza, y solo ofrece la modesta promesa de una cura que no aspira a recuperar ningún centro ni proveer uno nuevo, sino sólo a "vivir en buena inteligencia con su pulsión -nueva versión pulsional del ?conócete a tí mismo?".

"Acaso esto sea lo que constituya la originalidad de la nueva de Freud, en la medida en que el inconsciente se define como la imposibilidad de pensar el centro". De tal manera Freud se vale del lenguaje de la Weltanschauung haeckeliana de la recentración para sugerir "un objeto de descentración radical, o sea ?el inconsciente?". Hace del mismo "un uso puramente ?regulador, cuando parece hacer de él un uso puramente ?constitutivo?" .

Como vemos, Kant, pero también Fichte. Kant, pero a través de Schopenhauer. Ciencia de la Naturaleza, pero también Filosofía de la Naturaleza. Fisicalismo naturalista y cientificista, pero también superestructura especulativa. Fenomenalismo machiano, pero también conceptos globales que transgreden "lo dado". Racionalismo realista, pero también agnosticismo. Explicación, pero también interpretación. Ni dualismo desembozado ni monismo consecuente. Ni blanco ni negro. En su lugar, una compleja ambigüedad. Y como resultante, un objeto de novedad irreductible.

Lo que nos conduce al punto problemático donde se originó nuestro recorrido. El mismo dispositivo crítico sobre el mismo objeto pronuncia juicios diferentes e inconciliables: el psicoanálisis es tan pronto ciencia como pseudociencia. Es una falla del dispositivo o se trata de un dispositivo fallado?. Pongamos la verdad donde se quiera, ello nos habrá permitido comprender algo, epistemológicamente hablando del psicoanálisis?.

En una entrevista de 1977 , Foucault decía, refiriéndose a cuestiones relativas a su Historia de la Sexualidad, que trataba de situar bajo el nombre de dispositivo:

"...un conjunto decididamente heterogéneo, que comprende discursos, instituciones, instalaciones arquitectónicas, decisiones reglamentarias, leyes, medidas administrativas, enunciados científicos, proposiciones filosóficas, morales, filantrópicas: en resumen: los elementos del dispositivo pertenecen tanto a los dicho como a lo no dicho. El dispositivo es la red que puede establecerse entre estos elementos" .

En un trabajo referido a Foucault, Deleuze precisaba que un dispositivo es un conjunto multilineal, compuesto de líneas de diferente naturaleza que siguen direcciones diferentes, forman procesos siempre en desequilibrio, se acercan o se alejan unas de otras, sufren variaciones de dirección y están sometidas a derivaciones. Podemos distinguir en él varias dimensiones: las de lo visible y lo enunciable, la de las líneas de fuerza, la de las líneas de objetivaciones-subjetivaciones .

En cuanto a los estratos de lo visible y de lo enunciable podemos distinguir forma y contenido. "Supongamos una ?cosa? como la prisión: es una formación de medio (el medio "carcelario"), es una forma de contenido (el contenido es el prisionero)". De la misma manera, el derecho penal a nivel de la enunciación puede ser considerado como forma de contenido (el contenido es la delincuencia) .

Si trasladáramos el análisis al dispositivo epistemológico constituido en la línea de la tradición positivista, podríamos distinguir a nivel de lo visible una forma, la institución académica, un contenido, las teorías con pretensión de verdad; a nivel de lo enunciable una forma, el discurso de la episteme , un contenido, la (verdad-era) cientificidad. Las líneas de fuerzas, el poder epistemológico, van y vienen, no cesan de librar batalla, de producir efectos de legitimación -"científico"- o deslegitimación -"pseudocientífico"-. Y a veces, en una especie de plusvalía, implican formación de subjetividades des-subjetivadas, es decir, objetivas y neutrales, soportes de operaciones puramente lógico-metodológicas.

No es extraño que el dispositivo de la crítica epistemológica falle contradictoriamente, una teoría con pretensión de verdad es científica o no lo es según su adecuación al criterio de demarcación y al modelo de cientificidad unitario del que aquel derive. Pero si este modelo y este criterio son en lo esencial los mismos, entonces podemos sospechar, en un caso, que el juicio de no-adecuación al modelo -y su consiguiente exclusión del campo de la cientificidad- ha sido erróneo o, si no lo ha sido, en el otro caso, que el juicio de adecuación -y su consiguiente inclusión en dicho campo- entraña una anexión -abusiva, como cualquiera- a dicho modelo.

Respecto de éste último tema, Althusser, refiriéndose al carácter conflictual de las teorías marxista y psicoanalítica, observaba que, desde su nacimiento, los intentos de revisión y de anexión no han dejado de acecharlas y que ello es debido a que las mismas contienen algo de verdadero y algo de peligroso, a que eso que es verdadero es peligroso y a que, por ello, es preciso revisarlo para neutralizarlo. Y eso verdadero peligroso del psicoanálisis es lo irreductible de su objeto :

"...los efectos, prolongados en el adulto superviviente, de la extraordinaria aventura que, desde el nacimiento a la liquidación de Edipo, transforma un animalito engendrado por un hombre y una mujer en una criatura humana, uno de los "efectos" del devenir-humano del pequeño ser biológico fruto del alumbramiento humano: he aquí, en su lugar, el objeto del psicoanálisis que lleva el simple nombre de inconsciente" .

Quizá haya habido psicoanalistas que hayan aceptado la anexión naturalista, o cualquier otra; quizá se haya tratado de una concesión para "salir por fin de su ghetto teórico y ser reconocidos, como miembros con plenos derechos, de la gran familia de la psicología, la neurología, la psiquiatría, la medicina, la sociología, la antropología, la filosofía; y de estampar en su triunfo práctico el sello de este reconocimiento ?teórico? que les concedía por fin, después de décadas de injurias y exilio, el derecho de ciudadanía en el mundo de la ciencia" .

Por todo ello, volviendo a la contradictoriedad de sus juicios, podemos creer que no se trata de una falla del dispositivo epistemológico -tampoco se trata de un dispositivo fallado-, sólo se trata de un funcionamiento estratégico: el propio de un dispositivo de legitimación de la institución científica. Por ello, la epistemología de tradición positivista:

"...anda a la greña con un formidable problema: ser el punto de partida, en las prácticas científicas, de lo que resulta del trabajo de inteligibilidad y de lo que pertenece al campo de la sociedad y de sus imperativos políticos. La ciencia está atravesada de un lado a otro por la política; muestra lo que no ha cesado de ser desde hace más de tres siglos: un instrumento de dominación. En consecuencia, así como no existe ciencia ?pura?, tampoco hay epistemología ?pura? que pueda tomar, con serenidad, el relevo de la filosofía" .

De tal manera, si de lo que se trata es de intentar comprender algo del complejo y ambiguo estatuto epistemológico del psicoanálisis, si el objetivo es comprender su singularidad irreductible, su originalidad, aquello que lo hace diferente, de nada podrían servirnos ninguna de aquellas epistemologías académicas y trascendentes y estaríamos obligados a recurrir a alguna epistemología del detalle que, frente a aquellas, quizá modestamente, se vería obligada a reconocerse como una epistemología "rigurosamente indígena e inmanente al itinerario de conocimiento que pertenece a Freud"

Rosario, noviembre 1996






Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno