La terrible vuelta a la era de los Emperadores y de los reyes absolutos

Guillermo Cortés Lutz

Publicado el: 07/05/20

Publicidad que nos ayuda a mantener el sitio.
Te invitamos a hacer click en el anuncio.
    


Pareciera, viendo acciones y andanzas de algunos modernos gobernantes, que volvimos a la era oscura de emperadores, reyes y reyezuelos del pasado histórico. En la larga historia del mundo, se caracterizaron por ser personajes, ultra autoritarios, idiotas, seres violentos y crueles; que además muchas veces dejaban a sus válidos, lo que serían sus ministros cometer las más abyectas fechorías.

 

                                                                Facebook    





Pareciera, viendo acciones y andanzas de algunos modernos gobernantes, que volvimos a la era oscura de emperadores, reyes y reyezuelos del pasado histórico. En la larga historia del mundo, se caracterizaron por ser personajes, ultra autoritarios, idiotas, seres violentos y crueles; que además muchas veces dejaban a sus válidos, lo que serían sus ministros cometer las más abyectas fechorías. En Roma, ya Tiberio inauguraba la era de las crueldades, luego el excéntrico Calígula, se proclamó dios, de Nerón mejor, ni hablar, entre las incorrecciones de esta gente, decir que violaban, robaban, asesinaban, fornicaban con sus hermanas, y como ocurre hoy en Chile se casaban entre primos. Que podemos de personajes decir de Temujin, Gengis Kan, fanático expansionista y cuya autoridad se basaba en su poderío bélico, era la conquista por el solo hecho de guerrear. A lo menos tenía la pudor de ponerse al frente de su tropas, y no estar escondido en el pentágono.

Ya más modernamente aparecen los reyes absolutos, con horribles ministros, un ejemplo del siglo XVII, es Gaspar de Guzmán, Conde y Duque de Olivares, favorito de Felipe IV de España, ministro arrogante y sin contacto con la realidad, que creía, como dijo un ministro de Chile; “ tener una protección tan fuerte”. Hablaban algo así como en leguaje de mafia. Que tiempos oscuros aquellos de nuestra historia mundial. Luis XIV de Francia el rey sol, su frase arquetípica, “El estado soy yo”, habla de la barbarie e insolencia de algunos gobernantes. Los brutales reyes y reinas de Inglaterra no lo hacían mejor, la Torre de Londres, fue un centro de torturas para cualquier opositor a sus absurdas ideas. O los zares de la sagrada madre Rusia. La dinastía de Los Romanof, terminan entregando toda la influencia al no menos violento y fanático monje Rasputín. Así se manejaban los emperadores, reyes y reyezuelos, con una moral de cloaca , y administraciones del estado y de los pueblos crueles, arbitrarias e ineficientes por decir lo menos. Pero, se fue imponiendo, a fuerza de luchas de los pueblos, la participación y algo de democracia, vendrán la revolución francesa, la revolución mexicana, la revolución rusa, Chile, tuvo su propia revolución en 1932, liderada por un Copiapino Marmaduke Grove Vallejo, que buscaba alimentar al pueblo, vestir al pueblo, domiciliar al pueblo. Todas estas luchas van abriendo tímidos caminos a un mundo más humano y civilizado.

Pero, el mundo recaerá, vendrán los grandes tiranos; el fascismo de Mussolini, el nacismo demente de Hitler, el Stalinismo o la traición al socialismo, el catolicismo criminal de Franco, pero la democracia se iría imponiendo, el fin de la segunda guerra mundial deja en algo fortalecidas a las democracias. Los pueblos evolucionan y buscan desarrollar ciencia, y educación, vivienda y trabajo, salud y derecho a la recreación, se trata de generar equidades, libertad y justicia. India, se independiza del abusivo gobierno de su majestad inglesa. Incluso África vive sus independencias, Nelson Mandela, es el ejemplo del político, un demócrata a profundidad, que abra una camino para un nuevo mundo. Y por cierto, están las nefastas dictadura cívico militares que devastaron a América Latina, donde Chile, no estuvo al margen, la figura tiránica de Pinochet, con todos su acólitos civiles, que hoy visten de demócratas, y no han tenido que pagar por sus crímenes y sus robos. Pero, todas estas funestas dictaduras van cayendo por el peso de las constantes y cobardes violaciones a los derechos humanos, como por su propia ineficiencia y corrupción, dejando paso a la democracia, y a una vida con humanidad. Pero, aún hoy la sombra de la tiranía asoma en América Latina, el fatídico golpe de estado contra el presidente Evo Morales, por parte de la rancia y fanática oligarquía boliviana, es una señal de que este mal virus aún no le hemos exterminado.

Pero, hoy mirando la historia del mundo, vemos con cierta angustia la llegada , o tal vez nunca se fueron, de los nuevos emperadores, reyes y reyezuelos, o si no, como podríamos definir a personajes tan controvertidos y peligroso como Donald Trump, el ultra derechista Jair Bolsonaro, el excéntrico ingles Boris Johnson, el dinástico Kim Jong-un, el violento Duterte, el siempre presente Vladimir Putin y si lo pensamos bien, la mismísima Angela Merkel que lleva en el poder 15 años, religiéndose por 4 veces seguidas, un presidente latinoamericanos que se religiera por 4 veces , seria tratado por el eurocentrismo y por con nuestra doble moral, como bananero y dictador. Luego están los reyezuelos conservadores, estos son del tipo menor en Sudamérica, igual de corruptos, bufones, codiciosos y ladrones, que han aprovechado el escaso poder que les ha dado esta coyuntura del Covid 19.

La historia, no juzga, dijo alguna vez el gran historiador Marc Bloch, pero Clío, la vieja y joven Clío, a veces les da a las personas y los pueblos la capacidad para definir y juzgar, y todo indica que ya se les ha juzgado.


Guillermo Cortés Lutz
Doctor en Historia
GEA Atacama



Comentarios sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2021. Política de uso de Antroposmoderno