POR QUE LA HISTORIA, SU APORTE AL SER HUMANO

Prof. Guillermo Cortés Lutz

Publicado el: 29/04/13


       Facebook               Texto en Word 


    


Sin duda este es la pregunta central de la ciencia histórica, en este apartado, advertimos, no será nuestro objeto de reflexión la historia en cuanto devenir, sino en cuanto a ciencia que estudia la vida de las sociedades, y junto a ello el compromiso social , político y generador de conciencia que tiene la historia. Lo primero que me gustaría despejar es que la historia, no es la historia del hombre, es de la mujer y el hombre, o si se quiere del ser humano, ya no es posible el uso de un lenguaje sexista que deje fuera como sujeto histórico a las mujeres, como tampoco es admisible los que siguen parapetados en que el uso del concepto hombre es genérico, nos parece a esta altura una imbecilidad tal argumento.



Sin duda este es la pregunta central de la ciencia histórica, en este apartado, advertimos, no será nuestro objeto de reflexión la historia en cuanto devenir, sino en cuanto a ciencia que estudia la vida de las sociedades, y junto a ello el compromiso social , político y generador de conciencia que tiene la historia. Lo primero que me gustaría despejar es que la historia, no es la historia del hombre, es de la mujer y el hombre, o si se quiere del ser humano, ya no es posible el uso de un lenguaje sexista que deje fuera como sujeto histórico a las mujeres, como tampoco es admisible los que siguen parapetados en que el uso del concepto hombre es genérico, nos parece a esta altura una imbecilidad tal argumento.
La ciencia de la Historia es transversal en el tiempo, es decir ya no es solo el estudio del pasado, sino que es la comprensión del presente y la generación de información para la toma de decisiones de cara al futuro, ella, se encarga de estudia la vida de las sociedades y como estas han ido modificándose a través del tiempo, para lograr estados distintos y en lo posible mejores en cuanto a calidad y condiciones de vida.

Marc Bloch, el historiador más visionario y talentoso del siglo XX, entrego la semilla para esta nueva concepción historia cuando planteo: Se ha dicho alguna vez. la Historia es la ciencia del pasado. Me parece una forma impropia de hablar. Ciencias de los hombres, hemos dicho. La frase es demasiado vaga todavía. Hemos de agregar de los hombres en el tiempo. . A partir de este momento la ciencia histórica entraba en conversaciones con otras ciencias, con el fin de buscar la esencia de la historia y su rol en la vida del ser humano y la comunidad.

Algunos historiadores respecto al tópico analizado han sido mucho mas incisivo, tal es el caso de Tuñón de Lara, que ha planteado que: Es evidente que si un pueblo no ha comprendido su pasado y no sabe como y por que ha llegado a se lo que es, ese pueblo no podrá prever ni afrontar el futuro . Todo ello nos parece le entrega a la ciencia histórica un mayor campo temporal y social para su actuación.
Ahora analicemos otras aristas que le dan a la historia su carácter científico y de alguna manera nos acercan al por que de la historia.

Dada la multiplicidad de factores que impulsan los hechos y procesos humanos, y que la cultura, por definición engloba todo el producto del que hacer humano. , concluimos que la historia y sus fenómenos también son multivariables, a esto se debe agregar la lejanía temporal, escasez de noticias, archivos , la yuxtaposición y deterioro de las fuentes y la oscuridad de muchos antecedentes de la historia, , y lo más importante de todo, la multiplicidad de interpretaciones sobre un mismo hecho, nos encontramos con una ciencia mal llamada blanda . La historia en cuanto a Ciencia Social no genera leyes ni explicaciones únicas e inmutables, pero si debe necesariamente intentar realizar generalizaciones o lo que es lo mismo extender sus observaciones, y conclusiones a la mayor cantidad de casos posibles. ¿ Como llegar a este momento seria entonces la pregunta? Esta generalización surge del buscar similitudes en los procesos políticos, sociales y económicos, nace del verificar las relaciones o influencias en el trato económico y de comercio, los intercambios y aportes mutuos entre individuos y sociedades, en suma de una serie de elementos comunes que permiten esbozar análisis extensibles al estudio de la historia. Allí esta la historia como ciencia en cuanto esencia, trabajar desde lo individual hasta llegar a la conclusión de universalidad.

Desde la perspectiva de pensar en los análisis y estudios de los hitos y procesos que se dan a lo largo de la historia, aceptamos la afirmación de Topolsky, en cuanto a que : El historiador debería saber como hacer llegar a los diversos destinatarios los resultados de su investigación : no puede limitarse al circulo de los iniciados, sino que debe popularizar el conocimiento de la historia.

Esto, desde mi opinión quiere decir que no podemos y no debemos, quedarnos trabados en nuestro documento secreto, en un articulo excepcional de algún código, en el archivo más rebuscado y desconocido o en la cuadricula inconexa con la sincronía histórica, en el estudio irrepetible de caso, todo ello esta bien, pero la historia en cuanto ciencia, en cuanto ciencia social, va mas allá de lo que es la simple anécdota o erudición positivista, recordar nuevamente a Bloch, cuando manifestaba: la historia no permite autarquías, Ninguno de ellos comprenderá si esta aislado . O como ha manifestado certeramente Sergio Villalobos, El historiador vivirá entusiasmado con su tarea, satisfecho con sus conocimientos específicos... Sabrá como se ha dicho cada vez más y más acerca de menos y menos, sin dirigir la mirada al horizonte.. La historia, no es simple erudición, la historia es un relato de vida, de lo profundo del alma de las sociedades, ella, la historia , es formadora de conciencia, social, política, de clase cultural y ecológica de los seres humanos y sus comunidades, de allí que deba tender a la generalización , popularización y difusión masiva, ya que existen patrones comunes en la marcha de nuestras investigaciones y de esta humanidad, así la investigación que se hace historia se vuelve útil , operativa, un modelo para la acción transformadora, la historia no será por lo tanto una imagen estática, El saber histórico es el que mas necesita ser remodelado, por la urgencia que tiene cada generación de construir el presente y de producir su propia realidad social . De esta forma la historia junto con estar en permanente revisión y cambio, debe asumir su papel intensamente educador, lo importante es que esa labor pedagógica sea traspasada a las grandes mayorías ciudadanas. Sin duda, y citando nuevamente a Salazar y Pinto, la historia a sido un símbolo del poder, es el momento de cuestionario, y traspasarlo al conjunto de la sociedad, ese poder de la historia puede servir y debe ser así, para la profundización de la democracia en sus más variados y heterogéneos aspectos, como para la mejora en la calidad de vida de la sociedad, lo que implica que la historia es en esencia una herramienta del cambio y avance de los logros de la humanidad, logros que deberán ahora abarcar a todos y cada uno de los ciudadanos, y no como hasta ahora, donde una minoría ha usado y abusado de la historia,. Los cientistas de la historia deberán tomar su papel de agentes sociales, verdaderos agitadores de la transformación amplia y permanente sobre el mundo. Así la historia como ciencia de la vida, como memoria de los pueblos y de los individuos, realizará su aporte a la marcha de hombres y mujeres por la zigzagueante línea de la historia.



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno