HEADBANGER : ¿QUÉ SIGNIFICA SACUDIR LA CABEZA?

Adriana del Rocío Hernández
ariadnayco@yahoo.com,
Publicado el: 04/06/09


       Facebook               Texto en Word 


    


Lo que significa habitar el lugar del otro atrae al cuerpo del investigador a la posibilidad de romper con su propia estructura consciente y corporal, el ritmo del black metal o el death metal en un concierto; soltar el cuerpo, en el ritmo alocado de cabeza. Talvez sacudir la cabeza también implica sacudir la cultura, el mundo, sacudir de uno el miedo a la expresión corporal, al uso de un nuevo color que talvez nunca de había pensado usar y la entrada para morar el espacio urbano metalero: su obscuridad revelada en los cuerpos: obscuridad como símbolo de la organización que encerró el cuerpo en la mirada panóptica de los organismos religiosos, políticos, familiares y estéticos occidentales, los cuales son desmitificados a través de líricas en el metal o desafiando la normalidad corporal a través de los devenires corporales hacia nuevas intensidades ocasionados por el consumo de alcohol o alucinógenos o en el baile/golpiza del pogo, en la experimentación de estados físicos extremos.





HEADBANGER 1:
¿QUÉ SIGNIFICA SACUDIR LA CABEZA?


…Escuchando Sad but true de Metallica…


Lo que significa habitar el lugar del otro atrae al cuerpo del investigador a la posibilidad de romper con su propia estructura consciente y corporal, el ritmo del black metal o el death metal en un concierto; soltar el cuerpo, en el ritmo alocado de cabeza. Talvez sacudir la cabeza también implica sacudir la cultura, el mundo, sacudir de uno el miedo a la expresión corporal, al uso de un nuevo color que talvez nunca de había pensado usar y la entrada para morar el espacio urbano metalero: su obscuridad revelada en los cuerpos: obscuridad como símbolo de la organización que encerró el cuerpo en la mirada panóptica de los organismos religiosos, políticos, familiares y estéticos occidentales, los cuales son desmitificados a través de líricas en el metal o desafiando la normalidad corporal a través de los devenires corporales hacia nuevas intensidades ocasionados por el consumo de alcohol o alucinógenos o en el baile/golpiza del pogo, en la experimentación de estados físicos extremos.

________________________
1 Menear la cabeza al ritmo de la música y mejor aún tener un cabello largo, implica en el mundo del heavy metal el término "HeadBanger" (sacudidor de cabeza) que define típicamente al fan de heavy metal revolviendo la cabeza en primera línea de un concierto. Según la tradición se dice que Alice Cooper dice que el Headbanger es un místico que se autoinduce un estado de trance excitado.


Esta ruptura con los organismos de la cultura occidental que instauran el cuerpo fue pensada por Antonin Artaud, desde el pensamiento emotivo que con relación al cuerpo, muestra la necesidad de devolverle su fundamento sagrado y natural, quizás animal y su relación consigo mismo en el mundo de la vida, a través de una estética teatral eminente corporal y según nuestra visión en la estética de las escrituras corporales como la de los metaleros, reflejadas tanto en su líricas, en su producción de escritura de las mismas, en su actitud, moda y consumos culturales 2.

El análisis de la masa crítica de la observación participante, de las entrevistas e historias de vida implican un examen de estos cuerpos metaler@s, según la siguiente caracterización: cuerpo como campo problema en sus planos: estético, semiótico, discursivo y pragmático, para revelar ¿Cómo se han producido esos cuerpos jóvenes en sus discursos y en sus prácticas cotidianas en el sentido de Michel de Certeau?, esta pregunta será clave en el trabajo con los jóvenes.

El cuerpo debe ser el primer lugar de superación de la colonización occidental (sea de la zona geopolítica que fuese, en el pasado o en el presente) porque el cuerpo ha sido pensado en occidente (s) como un simple aparato físico sujeto a la enfermedad, lugar del pecado y la destrucción. Especialmente, esa es la representación en el pensamiento de corte platónico e incluso cristiano, donde el cuerpo es un sucedáneo del alma, una cárcel donde el alma está encerrada. Entonces el cuerpo es el problema. Esas imágenes sobre el cuerpo están presentes en los discursos sobre la sexualidad y sobre el disciplinamiento, al decir de Michael Foucault, pero en la investigación sobre corporeidad metalera se estudiará ¿si estos supuestos se reproducen en los discursos y prácticas de los jóvenes metaler@s o si el lugar de su enunciación y las prácticas son contradiscursivas, contraconductuales? o si existe una capacidad de agencia tanto individual, como colectiva en la construcción. ¿Si hay un lugar para el pensamiento y las prácticas decoloniales?

En este sentido en el trabajo etnográfico, especialmente a través de las letras de las líricas del black y el death metal (y otros subgéneros del metal) interpretadas por estas bandas, se muestra el cuerpo revelado en su visceralidad, enfermedad y belleza anómala, desde la ruptura con categorías fundamentales de la misma, donde lo bello es lo feo, donde el cuerpo en su esqueleto (Eddy el de Iron Maiden) y revela el oxímoron de la vida y la muerte coexistiendo triunfantes, igualmente, revela una destrucción de un concepto occidental de un cuerpo bello o armónico (especialmente de la mujer) que es una representación básicamente constituida y legitimada a través de la publicidad. En las carátulas de la banda Iron Maiden se muestra una imagen de marca de un cuerpo que configura una somatograma contra una estética corporal occidental de lo bello.
_______________________
2 Ver glosario.

En este mismo sentido, el death metal como el black metal, son dos géneros que tienen una profunda conciencia del paso del tiempo sobre el cuerpo y la relación física del mismo cantando la posibilidad del reconocimiento de la muerte (en su relación tanática que expresa en el black y el death metal, incluso podríamos hablar de una lírica de la putrefacción o como sucede en el primer álbum de la banda inglesa Carcas3 una lírica de la enfermedad), a través de letras como blooddy eyaculation4 o el amor a una mujer gorda que nada tiene que ver con la imagen corporal de una mujer en el consumo publicitario como por ejemplo, en la lírica Gordofilia de la banda Urban terror5 . Que al presentarse en concierto afirma “para los que les gusta comerse a las
_________________________
3 La banda está conformada por médicos que al tiempo tienen formación musical en conservatorio.
4 Lírica del grupo Urban terror.
5 Observación participante en el toque en Popayán, 03 de noviembre del 2008.

gordas”. Existe una transvaloración del somatograma 6 occidental legitimado qué es materia del canto.

De otro lado, el uso de una imaginería especialmente representativa de algunas bandas del metal y del black metal por el culto a la bestia, muestra como este es el mayor símbolo de la rebeldía con el cual se identifican algunos jóvenes metaleros, naturalmente comprende la marcación de un territorio corporal y musical, que se expresa en el contenido de las líricas e imágenes de marca en las camisetas, o en las carátulas de los compact disc, en un sinnúmero de accesorios. La forma de acercarse a estas alteridades implicará entender a través de un análisis semiótico esas simbolizaciones:



(Banda Venon de Black metal)

El problema de las representaciones contemporáneas del cuerpo 7 en los jóvenes como escritura/huella/subjetividad es sobre lo cual se quiere interrogar, especialmente, cuando se encuentra como ellos, no son sólo un producto de sus propias elecciones vitales y prácticas, o de su capacidad de agencia, de las ideologías y la religión, de la cultura, sino un producto social, al decir del sociólogo alemán Karl Manheim. Contra Manheim va también la crítica en el sentido, de lo qué es la cultura occidental, especialmente la francesa, en el pensamiento de Antonin Artaud: que involucra una protesta contra la limitación insensata que se impone a la
____________________
6 Ver glosario.
7 entiéndase en el sentido antropológico de la relación corporeidad, simbolización, subjetivación.


idea de la cultura al reducirla a una especie de inconcebible panteón; lo que motiva una idolatría de la cultura, parecida a la de esas religiones que meten a sus Dioses en un panteón” (Artaud, 1978,10)

En este sentido, el pensamiento de Antonin Artaud como pivote de la investigación muestra a los organismos como la familia, la cultura, los sistemas económicos, los sistemas de pensamiento han organizado los órganos del cuerpo y el deseo, perdiendo en el camino al propio cuerpo y su plano de consistencia del deseo. Para lo cual desde el concepto de crueldad afirma que el cuerpo debe violentar el organismo lo cual consiste en una práctica corporal que involucra… una ética que produce el despojo, las castraciones, el deshacer las organizaciones que deprimen el ser humano. Significa el rigor, aplicación y decisión implacable, determinación, irreversible, absoluta...” (Artaud, 1933, 155) que implica la elección misma de ser metaler@.

Sin lugar a dudas, en el trabajo etnográfico de observación participante uno descubre, la otra cara de la moneda, cómo existe una organización del deseo en los consumos culturales de los jóvenes, que son cooptados por los organismos y organizaciones; especialmente cuando se organizan para ellos, eventos y conciertos para que “vivan” a través de la música unas prácticas donde es posible escuchar, bailar, cantar y hacer un desfogue como ritual y catársis social en el pogo, como sucede en eventos complejos, como por ejemplo Rock al parque en la ciudad de Bogotá que en el momento lleva varias versiones ininterrumpidas desde 1995 o en los conciertos locales de varias de las culturas juveniles, especialmente, la del metal en Popayán y Bogotá Colombia.

Desde este otro lado de la cuestión en cuanto a preguntarse por la diferencia colonial surgen varias preguntas provisionales en cuanto al consumo cultural en el metal, pueden ser ¿Hasta qué punto esto que pareciera un lugar desde donde se construye una identidad, una subjetividad individual o colectiva es otra forma de cooptación de sus gustos y consumos culturales por la gran industrial musical global, una colonización desde una estética o un consumo cultural? Este es un cuestionamiento clave o ¿hasta que punto ha sido “organizado” el joven a través del consumo cultural? ¿Realmente el joven está creando sus propios lugares de enunciación y vivencia del cuerpo desde una construcción identitaria propia? Estas preguntas no pueden responderse hasta el momento en el sentido se saber ¿Cuál es la diferencia colonial en una cultura juvenil metalera?

En la observación realizada desde el año 2003 se encuentra como existen formas propias de habitar los espacios de la ciudad y el propio cuerpo, espacios de socialización en el parche, en los toques desde el mismo vagabundeo nocturno y el consumo de licor y alucinógenos (marihuana, perico, anfetaminas, éxtasis, popper, entre otras), la conversación con el parche son formas propias para reterritorializar las ciudades, en nuestro caso, Popayán y Bogotá. En Popayán hay lugares de encuentro donde van los jóvenes como El eléctrico, El parque Carantanta, la zona rosa, el parque Caldas, Ell Morro, El pueblito payanés, lugares para los consumos citados.


(Metaleros esperaron cinco días afuera del parque Simón Bolívar
para escuchar a la legendaria banda Iron Maiden)


Ahora bien, los sujetos de estudio no son homogéneos, si partimos de afirmar que las representaciones como escritura/huella/subjetividad de los jóvenes dependen de una compleja red de significaciones como materiales que visualizan, construyen y producen los cuerpos jóvenes metaler@s, sino también, de un sentido que implica la subcultura del metal, e incluso dentro de lo que pareciera ser una subcultura homogénea, no lo es, al contrario es heterogénea, porque hay consumos distintos según los subgéneros del metal y que no son sólo de tipo material, como moda, marca, estilos, posturas e inscripciones corporales, sino que corresponden a varias ideologías y concepciones del mundo y prácticas cotidianas.
__________________________
8 Ver glosario.

Las inscripciones sobre el cuerpo decididamente son modelizaciones socio/culturales que debemos interrogar, pero también, ¿Cuáles han sido los agenciamientos para ser “si mismo” “un ser para sí” de esos jóvenes metaleros? , ¿Cuál es el orden de los agenciamientos de aquel que decide tener tal consumo o consumos dentro del metal para formar una corporeidad? Corporeidad entendida en el sentido de David Le Breton en La sociología del cuerpo así: Frente a este paisaje con tantos elementos, la tarea de la antropología o de la sociología consiste en comprender la corporeidad en tanto estructura simbólica y no debe dejar de lado representaciones, imaginarios, conductas, límites infinitamente variables según las sociedades. (Le Breton, 1992, 31)…El cuerpo es una realidad cambiable de una sociedad a otra: Las imágenes que lo definen y que le dan sentido a su espesor invisible a otra: los sistemas de conocimiento que intentan dilucidar su naturaleza, los ritos y los signos que lo ponen en escena socialmente, lo que puede llegar a hacer, las resistencias que le ofrece al mundo, son asombrosamente variados incluso contradictorios para nuestra lógica aristotélica del tercero excluido… En primer término es una estructura simbólica, superficie de proyecciones que pueden vincular las formas simbólicas más amplias…(Le Breton 1992, 30)


En torno al problema de decolonizar el cuerpo o los cuerpos encuentro como el primer cuerpo para decolonizar es el del investigador. La orientación colonial (del querer investigar al otro, con cuál derecho) no nos permitiría interrogar a la cultura juvenil metalera, si seguimos el papel de conocedores y no de “moradores” o “vividores” dentro de esa cultura, porque podría suceder que las fuerte simbolización corporal ( ropa negra, taches, camisetas con una iconografía agresiva: calaveras, tumbas, guerreros, mujeres vampiros, cementerios, cruces invertidas) y la actitud de los mismos metaleros, nos pondrían un muro, no nos permitirían comprender y habitar o morar, esos cuerpos/mundos del metal: sus actitudes, su silencio, su autarquía, su aptitud salvaje en algunos casos, su importaculismo o la “mirada rayada” 9 que aparta. Pienso que el primer problema es disolver la problemática desde una orientación decolonial, lo que involucra es construir preguntas como las que proponemos, tanto para des-sedimentar el hecho del peso de la representación del metaler@ e incluirnos con él o ella en su diferencia.

En el plano de la investigación la mirada decolonial nos permite reflexionar acerca de cómo se reproduce el objeto o el sujeto y es de base metodológica, pero en esta perspectiva de la metodología se construye en el mismo proceso de conversación con los jóvenes metaleros, que en muchos casos no quieren ni siquiera hablar, menos contestar, el problema es cómo lograr conversar con un metalero si sus saberes están sin lugar, son desterritorializados. ¿Cómo comprenderlos, cómo escribirlos?


Otro problema y no menos importante es ¿Cómo vincular y reflexionar la investigación en términos de subjetivación? En primer lugar, se recuerda la reflexión de Johannes Fabian acerca de cómo entrar en el tiempo del otro, sin repetir las relaciones que la investigación, especialmente en la antropología desde una subjetividad colonial. Esto interroga la producción desde la subjetividad del investigador entonces la escritura sale de la colonialidad del poder y el saber, si se considera escritura del proceso, más un empoderamiento que un resultado, que puede venir del relacionamiento 10.
_________________________
9 Mirada agresiva.
10 Al decir de Alejandro Haber.


Reflexiones sobre la diferencia colonial para la investigación ¡Que viva la música: cuerpos de jóvenes metaleros urbanos¡ 1977-2009


En primer lugar, creo que el problema fundamental es la reproducción de la diferencia colonial en el mismo espacio de la construcción del proyecto de investigación. Una ayuda fundamental en este sentido, es romper con esas estructuras epistémicas y supuestos coloniales en lo que implica estudiar las relaciones locales que nos llevan a la diferencia. El trabajo etnográfico como un proceso que se hace, casi en la reconstrucción de la experiencia en la escritura, en la vivencia de la participación “morando los espacios de los metaleros y compartiendo sus prácticas” y la tensión que crea la escritura etnográfica, en el proceso al preguntarnos ¿hasta cuál punto comprendo al otro: metaler@?

Otro tema importante es el de la diferencia colonial como un diferencial de poder. Esto explica el problema de las subjetividades en las disciplinas y en diversos campos. La diferencia colonial se hace a veces invisible, relativamente en parte, tiene que ver con configuraciones de diversidad, sin reemplazarse unas a otras. El proceso de construcción de la subjetividad está en la yuxtaposición y asimilación y capas de sedimentadas (capas de sentido). Esto implican interrogar la diversidad misma de nuestro grupo de estudio, en cuanto a cómo se construyen las subjetividades, como las corporeidades metaleras, que en el trabajo en terreno muestran como éstas no corresponden al lugar de la normalidad, sino de la anomalidad en el sentido de Gilles Deleuze, cada metalero construye su singularidad11 por ello, la dificultad que se nos presenta es desde dónde se discuten esas identidades, y si tenemos el poder de clasificar a partir de cómo se designa al otro.
__________________________
11 Ver glosario

Por lo tanto, esto rompe la relación colonial del sujeto-objeto de investigación. La reflexión va de la mano de la pregunta acerca de cómo en la escritura no se designa al otro, se hace la construcción del que designa (o sea el investigador) (eso es colonial no es reversible) por ejemplo, esto es evidente en la escritura del Corazón de las tinieblas de Joseph Conrad. Desde la escritura racializada configurando el lugar que se designa, a través de la visión del que designa. La escritura desde la antropología mantiene una relación colonial y metropolitana. ¿Existe una epistemología decolonial o decirlo de este modo es una contradicción? Esto es clave para orientar los horizontes de interpretación buscando ser relacional en el sentido de Viveiros de Castro12.

La subjetividad colonial tiene una implicancia en la relación metodológica. Es clave para conceptualizar la diferencia del poder que termina reproduciéndose en la relación con el otro. No hay escapatoria porque se reproduce la diferencia. Alejandro Haber se inquieta al respecto ¿Hay antídotos ante esa determinación? Viendo la imagen de la banda Mayhem se observa cómo es muy difícil salir de la representación metafísica occidental (onto-teología) cuando se usan los mismos símbolos, pero de manera invertida, para burlar la iconología de la religión cristiana/católica que han colonizado los cuerpos en occidente:

Dos conjuntos de antídotos a esa relacion según Haber, se muestran en el trasegar que han seguido las disciplinas críticas, en primer lugar, la objetivación del sujeto objetivante, ¿cómo llegó a plantear el proyecto con mi historia?, ¿Cuál es la diferencia oculta en este proyecto? En segundo lugar, la investigación sin objeto: en términos de subjetivación, incluye consecuencias para la normativa usual de la investigación. El problema no es disolver la diferencia, estamos en términos hegemónicos. La diferencia no hace que la distancia desaparezca, en el caso colonial se quiere mantener la diferencia. En este sentido la decolonialidad involucra la complejidad en la relación con las cosas no puede restringirse como una relación de conocimientos (es relación más asimétrica, es una relación de conversación)
______________________________
12 Alejandro Haber.

El conocimiento se representa, pero emerge en términos de vida en la perspectiva de Bruno Latour, en la posibilidad de relación humana/ no humana. Hay referencia a la diferencia entre una diferencia de poder y no esencial (discurso que violenta a otros). Para Thomas es necesario descomponer el discurso colonial mediante etnografíar encuentros coloniales, desconstruir el discurso de la colonialidad como totalidad; es mejor mirar las culturas de los colonialismos, descomponiendo sus categorías. Haber, igualmente, muestra la necesidad de historizar proyectos y realizar una etnografía de los colonizadores, no como discurso global, sino como agencia, como subjetividades. En este sentido, es fundamental observar en la investigación ¡Que viva la música¡ cuerpos de jóvenes metaleros urbanos, 1977-2009, ¿Cómo es el discurso de agentes distintos a los metaler@s como las transnacionales de la música, las productoras, las emisoras y sus programas? ¿Cómo construyen subjetividades no sólo colectivas sino individuales? para evidenciar en la tensión los distintos discursos, para lo cual, son fundamentales las entrevistas y análisis del discurso de las mismas.

Esta perspectiva de la construcción de subjetividad, se revela en esta entrevista al director del programa radial, Factor R.H13, Mgter Luis Fernando Arévalo quien responde a la pregunta ¿Cuál es la recepción que de tu programa hacen los jóvenes, qué gustos musicales son los que podrías identificar en tu experiencia: A mi parece que desde que empieza el programa, nosotros habíamos percibido los géneros más aceptados
_________________________
13 Radio Universidad del Cauca. 104.1 fm Stéreo

entre los jóvenes, por eso decidimos fragmentar el programa en los géneros más aceptados, lo que recepcionan positivamente los jóvenes. El programa está estructurado así. Los lunes: va la vieja guardia desde el origen del rock de los finales de los 50 a la primera década de los setenta. Nos parece que hay jóvenes que les gusta el rock que se hizo en esos años, nosotros llamamos y en el que nos incluimos como productores, los rockeros románticos. Los martes tenemos rock contemporáneo entonces incluimos una serie de géneros que se han dado en la `década del 90 y los más recientes. El género por excelencia es el grunch, las nuevas corrientes del punk (Emo punk) entre otros, entonces los martes, los jóvenes escuchan estos géneros, (edades desde los 13 años a los 20). Los miércoles de metal con los géneros más extremos, más fuertes y irreverentes, incluimos los subgéneros del metal y muy de vez en cuando el punk, porque sabemos en nuestra experiencia de 13 y 14 años, sabemos que este día es el que más se escucha. Los seguidores de estos géneros son los más fieles y aficionados, es el día emblemático de Factor Rh, cuando se han organizado conciertos las convocatoria es el mas aceptado. En el primer concierto asistieron 1600 rockeros que para Popayán es bastante14 . Los jueves tenemos el rock en español. Porque sabemos que el rock en español les gusto a los jóvenes como a los más crecidos en los distintos géneros. Los viernes los dedicamos a una época clave que son los ochenta 80 gusta a los jóvenes como a los más viejos; esa distribución representa los gustos, hoy en día se emiten los programas los siete días de la semana. Los sábados se dedican con especiales para rockeros que más saben, y los domingos al conteo de lo más reciente en el rock basados en las revistas más conocidas como Bildboard, Factor representa los gustos, mucha variedad. Porque por ejemplo se incluye el pop.

En el mismo orden de ideas, se espera mostrar la fisura de las resistencias de los discursos neo-coloniales, especialmente en cuanto a nuevas formas de colonialismo a través de la relación que se crea entre estéticas y consumos culturales, especialmente en cuanto al mercado y
_____________________________
14 Alexander Buendía: Comunicación Social hizo un trabajo “Jóvenes, radio y ciudadanía” Sistematización de la experiencia. Estudiante doctorado en educación de la Universidad del Cauca.
consumo de la música metal. Como hipótesis, en ello se podrá evidenciar la diferencia colonial que invisibiliza las condiciones mismas de la representación, para dar respuesta a ¿Cómo se construye la diferencia?

Ahora bien, otra reflexión parte de la mirada antropológica que es colonial, eso no la invalida, lo que se cuestiona es ¿cómo ha tratado la diferencia colonial, este es el reto para la investigación?, ¿Cómo revelamos la mirada de la colonialidad en las particularidades históricas del universo simbólico metalero en la relación consumo/producción de subjetividad? Talvez una perspectiva decolonial sirva para eliminar o por lo menos evidenciar con la investigación, las condiciones de los colectivos subalternizados, lo que puede llevar a contestar que la mirada decolonizadora puede contribuir a los procesos de descolonización de la sociedad.


De otro lado, la reflexión de Bruno Latour muestra la crisis que la investigación tiene para incorporar al investigador como parte de la investigación, suena redundante pero el problema consiste en términos de Alejandro Haber en contextualizar, en trabajar desde la conversación en una situación de la realidad. La mirada decolonial debe modificar el lugar de la academia como un lugar privilegiado del conocimiento. La relación no se recorta por una relación con el conocimiento, eso sería una objetualización. El ideal es componer la situación, construir sujetos. Componer las relaciones sería una propuesta vista desde la diferencia del lado del otro ¿Qué derecho tiene el otro a venir a investigarme?, eso implica abrir la situación ¿Quién soy yo para hacer esto? Esto trae relaciones que antes estaban silenciadas, se trataba de construir un objeto (Hay relaciones que son subjetivas) eso hace parte de la composición, ese es el inicio de la investigación. Aparecen tensiones que no pueden ser expresadas y encuentran formas de expresión. Existe una cuantía de negociación práctica que implica cómo ponerse con esa situación

De lo anterior surgen una serie de problemas paralelos para elaborar la representación desde aquellos que voy a investigar, el primero de ellos, es cómo decido expresar como etnógrafo, en otro género, distinto a las prácticas corporales y discursivas de los metaler@s, en cuanto al complejo entramado de relaciones con el metal, que en sus líricas expresan una estética tensionante con los discursos hegemónicos, para componer la situación al otro lado de la diferencia.


El problema metodológico implica cambiar las relaciones en las cuales se produce el conocimiento “morar en el otro” “conversar con el otro”. Según Haber es pasar y asumir riesgos que nos inquietan, es un ejercicio hermenéutico con consecuencias prácticas, para disolver el sujeto de la distancia, esto implica un reposicionamiento político en los encuentros. Entonces, el replanteo del proceso de conocer y los procesos metodológicos, surgen de relaciones intersubjetivas. Aquí se instala la subjetividad no el objeto. El Proceso intersubjetivo consiste en qué aportar, pero no a importar (herramientas analíticas), esto es lo que he encontrado. Lo que importa es la intervención política más que intervención académica y asumir un lugar desde donde se enuncia, el antropólogo inventa subjetividades que se mueven en un plano de normalidad en la subjetividad blanca, criolla. Cuando se hace con sujetos subalternos, de qué lado de la diferencia está buena parte de la academia, por lo menos, aquellos que expresan la resistencia.

Según lo anterior se debe preguntar si los metaleros hacen su propia diferencia a través de cierta resistencia desde su subjetividad, su corporeidad y sus consumos culturales y si uno puede comprenderla. Hay diferencia colonial no sólo política, se habla visceralmente, esta es una actitud clave para la investigación ¡Que viva la música: cuerpos de jóvenes metaleros urbanos¡ 1977-2009.

En conclusión, las reflexiones de Thomas, Spivak y Briones son orientadoras. En cuanto a Thomas al examinar el resultado de la situación actual que no aparece como se pretendía, sino en lo que hace la comunidad para resistir. Y en cuanto a Spivak quien muestra esa diferencia fundamental para mi investigación, en cuanto a una política de la representación, cuando él involucra dos modos de representar: La vertreten: hablar por en el dominio de la política o la darstellen: re-presentar y predicar sobre el sujeto mediante una producción ideológica de significado y subjetividades que trabajando a través de la retórica como tropo es mayormente inscrita por la filosofía y el arte. (Briones, 2005, 54)



BIBLIOGRAFÍA.

• BRIONES, Claudia (2005) (Meta-cultura del estado nación y estado de la (meta) cultura. Popayán. Editorial Universidad del Cauca.
• LE BRETON, David (2002) La sociología del cuerpo. Buenos Aires. Nueva Visión.


GLOSARIO

• CONSUMO CULTURAL 15 : Serie de actividades y actitudes individuales y grupales, publicas o privadas de los ciudadanos en las cuales compran, usan, asisten, ven, escuchan, sienten, ven, escuchan disfrutan e interactúan con la diversa gama de la oferta cultura.

• CONSUMIDOR CULTURAL 16 : Es la persona o las personas que establecen relaciones de uso, valor, apropiación o apreciación con cualquier área o elemento de la oferta cultural. Este es comúnmente el comprador, espectador asistente o usufructuante del elemento y/o acto cultura, de los bienes materiales y simbólicos. Este está medido por una relación mercantil, benéfica, altruista o de goce, con el panorama cultural del entorno público o privado. Puede ser un aficionado, un artista, un especialista, un estudiante, un lego, un individuo solitario, una pareja, una familia o un grupo ocasional o intencionalmente interesado en la actividad cultural.
________________________________
15 Consumo cultural en Bogotá. Experiencias vitales y estéticas: actuar, sentir, y pensar. 1998. p.94
16 Ibíd. cit. P. 94

• HEAD BANGER: sacudidor de cabeza.

• PARCHE: engrupamiento de jóvenes en una subcultura generalmente constituido en el barrio o en la universidad.

• SOMATOGRAMA: es un dispositivo estético que es legitimado en los discursos especialmente del consumo en general según Gabriel Weisz, en la antropología del conocimiento.

• SINGULARIDAD: en el sentido deleuziano, la lógica del sentido es singularidad no individualidad. Según Javier Muñoz: La nueva filosofía afrontada por Deleuze supone, por lo tanto, un elogio al deseo y permanece atenta a los movimientos singulares de los cuerpos en el espacio social, un “cuerpo sin órganos” en el espacio liso del cual emana. En el lenguaje deleuziano, el pensamiento sigue siempre un movimiento (Se trata siempre de plegar, desplegar, replegar) que cuestiona todo modelo formal de verdad

• TOQUE: encuentro en lugares generalmente underground para escuchar una banda local, nacional o internacional.



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno