Exposición y responsabilidad política por el otro

MARIO RODRÍGUEZ
mario_rodriguez@argentina.com
Publicado el: 19/12/07


       Facebook               Texto en Word 


    


Intento en este trabajo mostrar que los conceptos (exposición y responsabilidad) actúan como origen del pensamiento político comunitario, pues tienen su raíz en la proximidad del y con el Otro, concepto este de suma importancia en su pensamiento.




EXPOSICIÓN Y RESPONSABILIDAD POLÍTICA POR EL OTRO

UNA APROXIMACIÓN AL PENSAMIENTO POLÍTICO DE ENRIQUE DUSSEL

La mera expresión del oprimido como exterioridad
es siempre exposición, riesgo, valentía
(Enrique Dussel)

Tolerar lo que a veces nos aleja
también es aproximarme a vos…
y a mis pensamientos.
(Mario Rodríguez)


MARIO RODRÍGUEZ


INTRODUCCIÓN:

Desde mi punto de vista el concepto de exposición y responsabilidad heredado de Levinas, están, de una u otra forma, presentes en el pensamiento político de Dussel, y más si hablamos de lo ético. Puede observarse esto en los textos donde Dussel trata sobre una Ética de liberación y esboza a la vez una política (los textos de los 70 especialmente) y no tanto en los actuales donde se lo ve consolidando ya una teoría política (en los textos: 20 Tesis de Política y Política de la Liberación), a grandes rasgos me parece ver que sigue intentando mantener cierta coherencia en su obra que va del pasaje de la Ética a la Política, aunque siempre estos campos van a estar entrecruzándose e implicándose mutuamente lo que genera al menos algunas confusiones.
Intento en este trabajo mostrar que los conceptos (exposición y responsabilidad) actúan como origen del pensamiento político comunitario, pues tienen su raíz en la proximidad del y con el Otro, concepto este de suma importancia en su pensamiento.
Además, deseo mostrar que los mismos son una pieza clave para un nuevo proyecto político puesto que están presentes, implícita y explícitamente en todo criterio y principio político, es decir, en esferas y campos materiales, formales y factibles.
A su vez los conceptos que aparecen como equívocos para el pensamiento político actual, intento mostrar que lo son en el pensamiento de Dussel pero tienden a ser unívocos desde una perspectiva crítica y análogos desde una perspectiva de liberación.
Si bien los dos conceptos tienen su tratamiento sistemático en Levinas, podrá observarse también aquí el esfuerzo de Dussel por superarlo.
Pero ya que la política tiene su sentido no solo en lo que se muestra y en la acción, sino también en la crítica, es desde la misma que trataré de observar algunas tensiones que aparecen marcadas en Dussel y sobre algunos inconvenientes en el asumir tan fuertemente la acción política estratégica que nos deja perplejos ante tanta instrumentalización y mediaciones.

ESTADO DE LA CUESTIÓN:

Hablar de política o lo político en el pensamiento contemporáneo actual, me da la impresión de querer hacer andar una inmensa maquinaria cuyo motor y engranajes tienen que ver con cuestiones funcionalistas e instrumentalistas (Estado, Instituciones, Poderes, etc.) que van describiendo luego un derrotero histórico que será sometido a la consideración de las generaciones venideras, alentadas desde ya a dejar de lado el interés por el bien común a cambio del “bien” individual, cayendo en la cuenta del “sálvese quien pueda”. Por eso es que la política aparece como ajena a los sujetos, salvo aquellos “profesionales” que viven de ella, atada a la corrupción, a la desocupación, a los índices de precios, a lo que mata, etc. Es así como lo político, como campo, está eternamente subordinado al campo de lo económico que como pulpo asfixia, traspasa y transgrede los límites de su propio accionar. Se dice, desde un pensamiento político funcionalista hegemónico: nada se puede hacer sin lo económico, no se puede pensar la educación, la salud y hasta a veces la dignidad tiene su precio. Podríamos, entonces decir, que política e intereses desde cierta perspectiva, van de la mano, dependerá de quien tiene la propiedad y la facultad de apropiarse de lo que es de todos. Como en las nefastas épocas de las dictaduras y de las democracias liberales “representativas” globalizadas, se pierde entonces, el hacer y el compromiso de todos por la cosa pública, por nuestras cosas, cayendo en la más amarga de las apatías: el inmovilismo.
Desde una perspectiva comunitaria este compromiso es vital en tanto y en cuanto ponga a la vida misma en el centro de la escena. Allí está expresado lo novedoso de la política de Dussel, sacar a la luz lo que no se dice, la acción concreta, lo nuevo que aparece.
Y es esto que aparece lo que intento expresar aquí. La política y lo político no irrumpe como por arte de magia y me religa inevitablemente a los demás. La política es, asumir-me y asumir-nos, nos expone, es esto que abre espacio a la crítica, damos cuenta-de, a la vez que alteramos, somos equívocos del pensar hegemónico e inauguramos la utopía positiva de la esperanza, somos anárquicos, tendemos a la acción, nos cuidamos. Suplantamos aquella maquinaria abstracta de piezas y engranajes por carne y huesos, por corporalidad que será testigo sufriente de la exclusión, el hambre, etc., a la vez que impulso liberador responsable por los otros.

LA EXPOSICIÓN COMO GERMEN DE LA POLÍTICA

Este hecho de cuidarnos, de asumirnos, de incorporarnos tiene su correlato en la vida misma, en el respeto por la vida y por el Otro, en cómo nos aproximamos, que lugar ocupamos, qué decimos y qué enfrentamos. Tomo una anécdota que siempre Dussel hace referencia para hablar de la exposición por el Otro. La escena es un diálogo con Levinas en Lovaina en1972 antes de una conferencia, donde el filósofo lituano-francés ante la pregunta de Dussel sobre qué es la exposición, se abrió la camisa y mostrando su pecho exclamó: “es como cuando uno se expone a un pelotón de fusilamiento” , queriendo responder así al grado de responsabilidad por el Otro que se debe asumir.
Dussel creo, va más allá de Levinas, asumiendo que la proximidad con el Otro, “es avanzar hacia el origen originario, hacia la arqueología misma del discurso metafísico, filosófico, pero más aún: histórico, político” . Pero a la vez, hay sujetos no pasivos, el otro para Levinas es absolutamente otro, su fin es equívoco porque es pasivo, no se lo puede liberar, pero en cambio la política para Dussel, es acción y su esencia es la voluntad de vivir. La liberación política es “la reconstitución de la alteridad del oprimido” .
A mi entender la categoría de proximidad es central. El avance hacia el origen de mi relación con el Otro es político, además de ético. Pero, para mí, la voluntad de vivir, que es fundamento del poder para Dussel, solo aparece cuando me expongo al Otro sufriente que me interpela. Hay proximidad y exposición si hay alguien. Determino “sí”, hay alguien y es di-ferente. Aparece desplegada la idea de proximidad en diversos pilares: aproximación, exposición, expresión y responsabilidad por el Otro.
La noción de exposición tiene también su sentido en la idea de “ex”, estar fuera-de, exterioridad. Solo desde allí puedo dar cuenta del Otro como corporalidad sufriente pero desde un lugar firme, anclado, crítico, estratégico y proyectual. Por eso es que no solo exponer es mostrar sino avanzar. El decir, la exposición anticipa a lo dicho como expresión. Primera condición para la reconstitución de la alteridad del oprimido.

LA RESPONSABILIDAD POR EL OTRO

Siguiendo con la temática de asumir al Otro en la exposición, anticiparnos y delimitar nuestra posición desde la exterioridad, más allá de dar cuenta-de, nos toca ahora hablar de la responsabilidad política por el otro, es decir toda acción política debe ser responsable, no solo en lo que muestro sino en lo que digo. La expresión responsable, a mi entender, amerita el título de ser primer criterio y principio de acción política. Traspasa las tres partes constitutivas de la arquitectónica de Dussel en sus aspectos material, formal y de factibilidad.
Puesto que para Dussel, “la política es una actividad que organiza y promueve la producción, reproducción y aumento de la vida de los miembros de una comunidad” , y puesto que está motivada por la voluntad-de-vida origen del poder; creo que se debe volver a pensar el contenido y la motivación del poder más concretamente desde una perspectiva de responsabilidad por el Otro.
Si se quiere puede tomarse lo que digo a continuación como una crítica positiva a Dussel. La voluntad de vivir no es una voluntad ciega así sea desde el oprimido, si es así volveríamos a reproducir la negación de la vida misma afirmando una totalidad que luego excluirá la vida de otros.
Si digo con Dussel como imperativo categórico o como principio inaugural de una política de la vida “No matarás a tu oponente político” solo puede entenderse en que aún desde la negatividad de mi oponente debo ser responsable por el, incluirlo en tanto es también humanamente vida, hombre, está más acá y más allá de considerar esta noción como mera normatividad ética o política que para Dussel tiene su expresión en una acción estratégica a ultranza, que determina un conglomerado de mediaciones . Para asegurar, entonces, el concepto de responsabilidad política, vuelvo aquí a la idea de servicio pero de servicio responsable.

UNIVOCIDAD, EQUIVOCIDAD Y ANALOGÍA

La idea de exposición y responsabilidad me liga inmediatamente a la idea de servicio y a la idea de representación desde el punto de vista político. A toda idea de poder Dussel la hace carne, esto puede verse en su obra 20 Tesis de Política. Todo poder es poder del pueblo, es quien tiene la potentia y delega la representación en un representante que asumirá el ejercicio del poder obediencial , deberá dar cuenta de su acción en tiempo y en forma. Pero no sé por qué en Dussel no aparece un comentario sobre la idea de exposición y responsabilidad del que ejerce este poder obediencial e inmediatamente luego dejará librado a las mediaciones políticas y un conglomerado macro-institucional de ejercer lo político. Se transforma la idea de responsabilidad en participación. Se elabora en Dussel, luego, una teoría de la democracia participativa, cuyos ciudadanos son capaces de poner las mediaciones institucionales-representativas, en donde ya se presupone un consenso generalizado a través de cumplir las máximas del Principio democracia, perdiéndose así el sentido de la ruptura inaugural con toda forma alienante totalitaria que se expresa en las estructuras organizativas sociales y cayendo en un pozo de sumatoria de burocracias a las cuales Dussel mismo tiende a evitar. A mi entender se pierde la apertura al Otro que tanto hiciera hincapié Dussel en textos anteriores .
A mi entender tanto la ética como la política que se asume desde la exterioridad se verá como equívocos desde una perspectiva sistemática totalitaria. Desde la exposición y responsabilidad por el otro debe verse como unívoca en tanto expresión de valores universales, como la vida misma, la justicia, la misma diferencia, la alteridad, etc., además porque analógicamente se observa esa especie de mestizaje que va abarcando los particulares y uniéndolos entre sí y en cuanto nos transforma por la defensa misma de la vida, motivada por la voluntad; analógica que retoma la senda de la crítica hacia la liberación política-social. Está claro que no queremos llegar a expresar que la voluntad no es voluntad de dominio sino voluntad de servicio responsable por el Otro.
Desprendernos de las nociones de exposición y responsabilidad política por el otro adquiere peligrosidad en tanto pérdida de sentido del valor de la proximidad y llamado a la di-ferencia, que entendemos es para Dussel y nosotros el origen de la política.
Es desde lo analógico que estas categorías adquieren relevancia. Por la exposición política por el Otro, en este aparecer cara a cara, asoma el ser-con, el desde-donde, la exterioridad y la alteridad. Por la responsabilidad política por el Otro se respeta las diferencias con toda justicia y solidaridad.

CONCLUSIONES

Por lo expresado hasta el momento podemos afirmar que la búsqueda desde lo político comunitario del bien común adquiere un desafío para las nuevas generaciones que ven día a día como sus sueños se frustran. Por eso creo que lo primero que intenté presentar aquí es la importancia que tiene el aparecer de Alguien, del Otro, de la vida, de la acción política, etc. y que tiene en Dussel, con sus matices, un referente necesario.
Los despliegues de una arquitectónica política que son el correlato de lo que Dussel da en llamar analéctica adquieren importancia en la medida en que en la práctica la vida misma surja desde el querer-vivir. Pero hay querer-vivir si se incorpora al Otro en este movimiento analéctico de la proximidad en sus vertientes de exposición y responsabilidad política por el Otro, entonces, el campo político puede ser configurado en la medida que todos nos sintamos partícipes necesarios (políticos) entendiendo y atendiendo la voz del Otro que me desvela, me muestra y me proyecta hacia un futuro de bien común a realizarse. No estamos solos, toda frustración puede ser superada, la liberación es posible.
MARIO RODRÍGUEZ
Universidad Nacional de Córdoba


Referencia Bibliográfica:

Dussel, E. Guillot, D. (1975) Liberación Latinoamericana y Emmanuel Levinas, Editorial Bonum, Buenos Aires
• (1996) Filosofía de la Liberación, 4ta edición, Nueva América, Bogotá, (1998) Ética de la Liberación en la edad de la globalización y de la exclusión. Ed. Trotta, España.
• (2006) 20 Tesis de Política, Siglo XXI editores, México.



Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno