Roy y su banda

Ps. Jorge Ballario
jballario@coyspu.com.ar
Publicado el: 11/09/07


       Facebook               Texto en Word 


    


Abajo les transcribo un artículo que envíe a La Nación en su momento, titulado: "Roy y su banda", el mismo es una réplica a lo dicho por un entrevistado de ese diario, el inglés Roy Ascott, pero no creo que lo publiquen, porque generalmente lo hacen en la semana; además, es un poco largo para el espacio de "cartas de lectores", y el contenido me parece que sobrepasa lo que ellos están dispuestos a publicar; aunque las barbaridades que dijo Roy Ascott en esa entrevista no se pueden creer: criticó al psicoanálisis sin tener la más pálida idea


Señores de Antroposmoderno:

Abajo les transcribo un artículo que envíe a La Nación en su momento, titulado: "Roy y su banda", el mismo es una réplica a lo dicho por un entrevistado de ese diario, el inglés Roy Ascott, pero no creo que lo publiquen, porque generalmente lo hacen en la semana; además, es un poco largo para el espacio de "cartas de lectores", y el contenido me parece que sobrepasa lo que ellos están dispuestos a publicar; aunque las barbaridades que dijo Roy Ascott en esa entrevista no se pueden creer: criticó al psicoanálisis sin tener la más pálida idea. Les recomiendo que lean la entrevista; debajo de estas líneas les reproduzco el encabezado, título, datos y fecha de la misma. Considero imprescindible que los psicoanalistas les respondamos a estos personajes pero de un modo claro y con un mensaje que "llegue al gran público", dado que como veran en mi artículo creo que esa es la jugada de "Roy y su banda".

Cordiales saludos
Ps. Jorge Ballario


"Los intelectuales del mundo y LA NACION // 22/08/07

"La gran revolución de la era digital fue liberarnos de Freud"

Lo afirma el inglés Roy Ascott, profesor, artista e investigador de la cibernética

"La idea de que hay un ser verdadero detrás del subconsciente es un truco", dice Ascott
“La verdadera revolución de la era digital es el poder que nos da liberarnos del ser, de esa temida idea de un ser unificado con el que Freud y su banda se hicieron ricos”, afirma Ascott. "


Roy y su banda


En relación a la entrevista efectuada por La Nación el 22 de agosto al profesor y cibernético Roy Ascott, quién nos comentó “el truco de Freud y su banda”, deseo efectuar algunas conjeturas. Si tenemos en cuenta la dimensión metafórica humana y otros ítems que describiré abajo, tal vez Roy, deseó hablarnos incoscientemente de su “propia banda”. Veamos.

Es bastante frecuente, que tal como ocurrió en esta oportunidad, destacados intelectuales del primer mundo, en el marco de sus giras académicas, aprovechen sus exposiciones mediáticas, para incursionar burdamente en disciplinas como el psicoanálisis, que evidentemente no manejan, pero que al mismo tiempo detestan y no pueden evitar referirse. ¿Qué los impulsa entonces a ese patético y contradictorio esfuerzo? Ni siquiera parece detenerlos el totalmente previsible aluvión de críticas que a cada paso desatan. Aparentan gozar mucho con sus arrebatos, y pareciera también que disfrutan de una gran impunidad, como si hubiese dos mundos académicos: uno el duro, el verdadero, el que los reconoce como hijos legítimos, y que a su vez los azuza y envalentona sutilmente para sus omnipotentes arremetidas, concediéndoles su merecido, imprescindible, y casi impune prestigio; y el otro mundo académico, el blando, el no tenido en cuenta; este y solo este sería el culpable, el hereje, el que habría desacatado la sagrada voz de LA CIENCIA, el que no merece ningún tipo de contemplación, y al que por último hay que defenestrar hasta su aniquilamiento total, tal como ya ha venido ocurriendo en el primer mundo. El psicoanálisis, constituye el paradigma de este demoníaco y tenebroso mundo oscurantista que hay que “suprimir” mágicamente, mediante un “clic” de ponzoñosas y brutales envestidas. Al parecer, solo ellos y sus dogmas cientificistas, constituirán la única luz que iluminará el camino de la nueva feligresía globalizada.

Aunque muchos de estos personajes ni se conozcan entre sí, dadas sus particularidades comunes, y para facilitar el análisis de su “modus operandi”, propongo incluirlos en una abstracta categoría denominada: “la banda de los cientificistas neoliberales”, cuya sigla identificatoria podría ser la “BCN”. De este modo contarían con un nuevo símbolo que los aglutine, y podrían aunar esfuerzos e intercambios más eficazmente. A los integrantes de esta banda los une su formación; ciertos gustos e intereses compartidos; los premios y el prestigio que les otorga el “primer mundo"; su afán por negar al psicoanálisis; y por sobre todas las cosas, su intenso deseo de crear una subjetividad dócil y fascinada por la tecnología.

El modus operandi de esos individuos es simple, se trata de un esquema elemental de marketing, pero muy efectivo: construyen unas pocas muletillas capaces de llegar al gran público, y en cada oportunidad mediática que se les presenta, o que directamente buscan, pasan su tanda propagandística, y la repiten en incontables ocasiones, con total desparpajo, alrededor del mundo, aunque se ensañan muy especialmente con Argentina y Francia, por ser los países con mayor “infestación psicoanalítica”.

A algunos de estos cientificistas, se los podría considerar, de modo tragicómico, como la prueba viva de varios conceptos psicoanalíticos, ya que, de cara a lo que odian, o al menos antipatizan (el psicoanálisis, en este caso), se comportan como cualquier humano al acecho de lo pulsional. “Pulsión,” “goce”, “resistencia”, “defensa”, “deseo” y muchos otros conceptos son graficados con gran elocuencia por estos “pedagógicos personajes” en sus frecuentes y combativos “actos”, que si sabemos interpretarlos nos van a ser de gran ayuda para comprender mejor al psicoanálisis. Dichos positivistas, cuando se inmiscuyen en sus respectivos “goces críticos”, se mimetizan con una especie de antisabiduría, que les bloquea tenazmente ciertas percepciones, aún cuando puedan alcanzar elevados niveles de creatividad en otras áreas no conflictivas de sus vidas.

Estos señores, lo sepan o no, son funcionales a la ideología neoliberal, que sigue “vivita y coleando”, en su afán de fabricar un mundo y una subjetividad afín a los intereses de las corporaciones.

Ps. Jorge Ballario
jballario@coyspu.com.ar
www.jorgeballario.com.ar





Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno