LAS POSIBILIDADES DE LA HISTORIA LATINOAMERICANA, UN ANÁLISIS DESDE LA MARGINALIDAD

Prof. Guillermo Cortés Lutz
gea_atacama@yahoo.es
Publicado el: 02/10/06


       Facebook               Texto en Word 


    


Preliminar: Sin duda escribir desde los bordes es siempre un desafió y una perspectiva muy personal, aun cuando se trate del análisis de la historia, y si bien el ensayo es una critica en el mas amplio espectro a las oligarquías y al conservadurismo de los historiadores y de la historia, no podemos dejar de ser herederos del pensamiento y del saber acumulativo a lo largo del tiempo, el conocimiento según Desiderio Papp, es una actividad evidentemente acumulativa.


LAS POSIBILIDADES DE LA HISTORIA LATINOAMERICANA, UN ANÁLISIS DESDE LA MARGINALIDAD


Prof. Guillermo Cortés Lutz
Doctor en Historia
Investigador del Grupo de Estudios de Atacama - GEA
gea_atacama@yahoo.es

Ponencia Central en el XII Simposio Internacional de Estudiantes de Historia SIEH , Universidad de San Agustín Arequipa Perú

Preliminar: Sin duda escribir desde los bordes es siempre un desafió y una perspectiva muy personal, aun cuando se trate del análisis de la historia, y si bien el ensayo es una critica en el mas amplio espectro a las oligarquías y al conservadurismo de los historiadores y de la historia, no podemos dejar de ser herederos del pensamiento y del saber acumulativo a lo largo del tiempo, el conocimiento según Desiderio Papp, es una actividad evidentemente acumulativa. No obstante la estructuración del propio saber es parte del ser culto ( Schwanitz,D. 2002), y la historia, aunque sea periférica es culta y humana. Por lo que el marco teórico de nuestras reflexiones quedan sujetos a nuestras necesidades, y son los elementos con los que pensamos identificar las debilidades y posibilidades de la historia en nuestro continente. Sin duda que en esta reflexión critica, siempre encontraremos líneas ,historiadores y pueblos que sean la excepción, pero ello viene a confirmar aun mas nuestra sospecha con relación al estado actual de nuestra historia.
No puedo dejar de pasar por alto este encuentro del SIEH, donde se forman los nuevos historiadores en una común unión distinta, esperando que bajo el liderazgo de Rubén Pacharí, historiador también periférico, pero valiente, consigamos el cambio en esta disciplina, que algunos llaman ciencia, pero que mientras no vuelva a las personas y todos se apropien de ella, no es otras cosa que una divagación de la elite.

¿Por que un análisis desde la marginalidad?

Me parece plenamente justificado un examen para conocer los principios y elementos ordenadores que han servido hasta hoy para la composición y estructuración de nuestra historia, a la vez que desde el método, ir desde lo complejo a lo simple. Analizaremos la historia, lo que algunos llaman historiografía, concepto que pretende ser de complejidad científica, como también parte del rigor y seriedad de la historia. “ Que seria e importante es la historia, nos dirá Paúl Veyne ( Como Se escribe la historia, 1984), pero lo cierto es que semánticamente y lo más importante socialmente no significa nada, así que solo hablaremos de historia.
Entonces por que un análisis desde la marginalidad, de la cual me siento parte, por que la mayoría de quienes nos movemos en ella y tendemos los puentes cognitivos ( no tengo claro si axiológicos) con la sociedad, con lo seres humanos reales, no hemos tenido la posibilidad de hacer nuestra propia historia y cobardemente hemos repetido sin critica lo que la oligarquía que escribe y publica la historia nos dicta.
La reflexión desde el borde, desde la ultima fila, tiene que ver con que desde el origen de nuestras estados, con muy escasas excepciones, la narrativa de la historia, las interpretaciones que copan el mercado de lo “in”, se expanden desde el centro a la periferia como un hongo atómico y toxico, desde el núcleo al borde , arrasando con todo lo que este a su paso, demás esta decir que destruyendo la posibilidad de una historia mas social y con ello sinérgica. Lo que queremos decir es que se da el aplastar desde las capitales en contra de la región o de la provincia, sin duda también este análisis periférico tiene mucho que ver con la construcción de héroes ajenos a nosotros, héroes representantes de las oligarquías criollas, elevados al olimpo de los valores republicanos, y que son mantenidos por sus actuales herederos, y por que no decirlo por nuestra falta aberrante de crítica a los iluminados que imponen la historia. Hoy esta muy de moda, a lo menos en Chile, la vida intima, vida intima que no nos representa.
La concepción de Eduardo Galeano, con relación a este tópico es ilustrativa. “ La historia oficial latinoamericana se reduce a un desfile militar de próceres con uniformes recién salidos de la tintorería” .
Sin pretensiones de cerrar la discusión, ya que este ensayo, pretende precisamente lo contrario, como dice el profesor Patricio Flores, busco intencionadamente dejar ventanas abiertas, para seguir mirando y ahondando a través de ellas.
Es así como los profesores y los cuasi investigadores periféricos ( ya que no nos alcanza para ser investigadores), los asalariados de la disciplina, no podemos seguir dejando libremente el paso a la elite castradora, de allí que la reflexión , el análisis se vuelva reivindicativo, e intente desenmascarar a la historia centralista, conservadora, nacionalistas, desembarazarnos de la verdad hecha revelación, herramienta constructora de la conciencia de nosotros y de los pueblos, herramientas en manos de los sempiternos dueños del poder y de los custodios de la historia.




Posibilidades reales de la Historia

Ante lo anterior , la visión evidente es que las probabilidades reales de la historia latinoamericana de ser una historia hecha vida, son a lo menos reducidas, retomando a Eduardo Galeano, en: Memorias del Fuego,; son pocas sus posibilidades de respirar, ha sido traicionada en los textos y los discursos académicos, mentida en las aulas y encarcelada en los museos. Es decir la historia esta en manos de los siúticos , los dueños de la verdad.
Nuestra visión , por supuesto sesgada, y un tanto falto de cultura y lecturas, nos ha llevado a pensar que desde hace algún tiempo estamos asistiendo a una escasa producción histórica o mejor dicho a una escasa renovación del pensamiento teórico en lo histórico y social en Chile y también en Latinoamérica. La mayor producción teórica nos llega de los historiadores anglosajones y es traspasada a nuevas generaciones de historiadores por quienes han estudiado y se han perfeccionado en Universidades inglesas o estadounidenses, por lo que podemos afirmar existe en la historia como en otras áreas del conocimiento un respeto reverencial y genuflexto por lo anglosajón en desmedro de nuestro propio ideario y trabajo latinoamericano, o de otras producciones como la producción portuguesa o española, para que decir de otras latitudes.
Pienso debemos realizar un trabajo cuya fortaleza estará en que nos entrega una interpretación original, documentada, entretenida, pero por sobre todo comprensible, con sesgo humano y por lo tanto aplicable, que da ha quien la lee sentido de pertenencia histórica con una determinada realidad, hecho este último esencial para que la historia sea una ciencia social. No obstante hoy día, no me apremia , ni apura ninguna consideración teórica o metódica, de definir radicalmente la historia como ciencia.
El asunto es que seamos capaces de rescatar la identidad, generar comparaciones e identificar semejanzas, y que el resultado sea la generación de un ser con conciencia. En palabras de Joel Spring, “ La generación de una persona no autoritaria, que no acepte obedientemente los dictados del sistema político y social” siguiendo la argumentación de este educador, no aceptar los dictados del mercado, ni del patrioterismo nacionalista. Si logramos eso me parece que estamos en la senda correcta, si eso es ciencia o no, ya lo dije, no nos apura.
Claro que hoy día pareciera que la interpretaciones sociológicas de la historia son el non plus ultra del conocimiento, pero estas interpretaciones sesudas aplaudidas a rabiar por la izquierda bonita, y que en nuestra opinión se han alejado de la misión pedagógica de la historia y por ende han dejado de ser una guía para soñar y diseñar una sociedad más libertaria y justa.
Desde nuestra opinión tanto las interpretaciones sociologistas, con aires de modernidad y “ progresismo”, como la historia de las rancias oligarquías universitarias son de un marcado corte elitista y han hecho las delicias de los historiadores e intelectuales diletantes de cafés, aventajados de los paseos por archivos y bibliotecas de moda, en ocasiones discípulos y a la vez siervos en el trabajo y la investigación de grandes profesores, genéricamente hablando son ellos los más gustoso de esta historia erudita, ellos como sus maestros son sin duda los siúticos de la historia, en lo concreto este tipo de aporte ha sido limitado en la difusión, conocimiento y comprensión del acontecer histórico del conjunto del tejido social y de las personas, ello sin duda por que no se ha tenido a la vista la dimensión pedagógica, la política, la militante y comunitaria de la historia, que se construye con mil aportes, con fuentes heterodoxas, con metodología propia y también con la interdisciplinaria, con el saber común, con humildad y con un sentido de misión del trabajo de la historia y su traspaso a la comunidad mediante la enseñanza .


Cobardía en la Historia

El actual estado de la historia y de su enseñanza en América Latina , desde siempre no ha permitido la reestructuración de lo saberes, y con ello alejo la crítica como elemento inherente a la historia, , lo que nos convirtió en una masa de mansas ovejas, donde el elemento central de esta manada es la cobardía. Primero, si duda alguna la nuestra, por no ser capaces de decir algo, con relación al manejo y la manipulación a las que nos han sometido las elites que escriben, interpretan y publican, por no ser capaces de romperla palabra sagrada, el dogma histórico, Vb. Gr. el peruano es inferior, el chileno es pillo, el argentino es fanfarrón, el venezolano es bananero, el boliviano es un resentido, el mexicano es solo un machista y un largo etcétera. Pero, también sostengo que existe cobardía en los detentadores del poder en la historia , por no haber permitido otras ideas, no haber escuchado y despreciado el saber que no es el de él, por estar al servicio del poder económico, cobardía, por que teniendo más conocimientos y estando objetivamente en una posición de privilegio , no han sido autocríticos y han sido acomodaticios para seguir en el sitial que hoy ocupan en le olimpo de la historia latinoamericana.




Que historia debemos construir, solo una propuesta

De allí la necesidad imperiosa de generar un nuevo pensamiento histórico latinoamericano, más social y popular, es decir comprensible y útil para la mujer y el hombre, una historia en clave humana a escala de las personas y nunca de las elites de los profesionales, de preferencia santiaguinos, de la historia, esta afirmación, bien puede ser extrapolada a cualquier capital de nuestra Latinoamérica. La historia con una dimensión objetiva y subjetiva, apasionada y militante, es donde encontraremos el sentido de la humildad que aprende y enseña.
Esta nueva historia es la que nos preocupa, la que nos motiva , la que nos permitirá relacionarnos horizontalmente con el resto de la historia americana, seremos duros críticos de los nacionalismos exacerbados, propositivos en una historia mestiza latinoamericana. La historia popular, esta en relación a tiempo y espacio, comprensible y útil para las comunidades, con el realce de sus propias vivencias, la historia que surge desde regiones. El pensamiento histórico pensamos debe ser crítico: capaz de enjuiciar y re elaborar la información que recibe, creativo. concebir ideas alternas y construir respuestas particulares a las ya dadas, y meta cognitivo, es decir reflexionar sobre ella misma.
Sin duda debemos avanzar en conocer más del otro, recordar la reflexión de Herodoto “ todos creen con mucho que sus costumbres son mejores que la del otro”, y sobre esa base con un conocimiento mas profundo intentarla la comprensión y la internalización de una historia más global , mas latinoamericana.
Nos parece que es hora de comenzar a construir una nueva historia, con vocación de marginalidad y en estrecha complicidad con los pueblos hermanos. Historia a contracorriente, esa que es valiente y comprometida. Allí esta la clave de la nueva historia latinoamericana.





Opiniones sobre este texto:




Condiciones de uso de los contenidos según licencia Creative Commons

Director: Arturo Blanco desde Marzo de 2000.
Antroposmoderno.com © Copyright 2000-2017. Política de uso de Antroposmoderno